Evita la crítica negativa a tu pareja

Okairy 23 junio, 2016

Ya conoces el típico dicho: “Si papá dice que no, le preguntamos a mamá”. ¿Pero no te has preguntado por qué tus hijos hacen eso con tu esposo y contigo? No es que los niños tengan preferencias, sino que ya conocen vuestras debilidades. Por tu crítica negativa a tu pareja, tus hijos notan que existe la forma de cumplir sus caprichos ya que alguien dirá que sí.

El problema ocurre cuando te enteras de que te están usando, porque tu esposo les había dicho antes a tus hijos que no. En ese momento todo el mundo está en problemas aunque esa sutil técnica aplicada por tus hijos, casi nunca se detecta.

Sin embargo, hay momentos en que pasa a mayores cuando estás socavando la autoridad de tu pareja. Ahí se convierte en un error perjudicial para las relaciones en la familia, incluso para el matrimonio.

Evita la crítica negativa a tu pareja

Sea el padre o la madre, el criticado siempre pierde autoridad ante sus hijos. Esto ocurre porque uno de los dos se está encargando de debilitar la autoridad del otro, dejándolo hasta por debajo de sus hijos. Debes recordar que el matrimonio es de dos personas y las decisiones se deben tomar en conjunto.

Muchos padres cometen el error de reprender agresivamente a su pareja delante de sus hijos. Por ejemplo, cuando la madre llega del trabajo a casa y ve a su hijo llorando porque el papá lo regañó. Aquí la mayoría tiende a consentir al niño, comprándoles un helado o un chocolate. Ahí comienza el poder manipulador de los hijos.

Esto socava a tu pareja, ya que estás poniendo tu opinión como la más importante. Es entonces cuando la crianza de tus hijos pasa a ser de una sociedad a una jerarquía donde tu pareja queda en el último escalón.

Uno de los dos padres terminará siendo visto como el malo de la historia

el malo de la historia

Los niños no tienen el conocimiento que tienes tú por lo que debes pensar en las consecuencias de tus actos. Algunos padres quieren ser el preferido de sus hijos y en el proceso empiezan a tomar decisiones erradas.

Quizás eres de los que cuando tus hijos quieren dormir tarde y tu pareja les explica que deben descansar adecuadamente, quieres hacerte el “héroe” y consentirlos. Sé que quieres que tus hijos te amen, pero lamento decirte que será una felicidad momentánea. Siempre es mejor enseñarles lo que los ayudará a superarse y no aquello que les afectará en un futuro.

Además, en estos casos debes evitar hacer una crítica negativa a tu pareja delante de tus hijos porque vas quebrantando tu matrimonio poco a poco. Si en verdad crees que una hora extra es adecuada pueden hablarlo en privado.

Pueden conversar y analizar si los pequeños ya pueden estar más horas despiertos o cambiar otra regla que consideres necesario.

No generes resentimiento en tu pareja

resentiminiento

Cuando haces una crítica negativa a tu pareja delante de tus hijos, lo que lograrás es producir resentimiento en tu cónyuge. Lo grave de toda esta situación es que has decidido ser la autoridad única en la casa.

Cuando no hay una comunicación saludable durante la crianza de los hijos, las cosas se desmoronan. ¿Por qué? Esto sucede porque te has estado centrando en lo que quieres y no en lo que es mejor para todos.

Lo mejor que puedes hacer es evitar todo este rollo y consultar todo con tu esposo. Si tus hijos llegan a pedirte permiso para algo, debes decir: “Esperen aquí para hablar con su padre”. En caso de que ya se hayan acordado ciertas reglas, es importante que las respetes. De los contrario, los niños aprenderán que obedecer es voluntario y podrías encontrarte con problemas de autoridad al paso de los años.

No critiques, trabaja en equipo

Ahora puedes notar cómo la crítica negativa a tu pareja puede llegar a ser una cosa devastadora en las relaciones familiares. Quizás todo inició de una forma muy sutil, pero luego poco a poco se agravará si no se toman prevenciones. Debes asegurarte de que realmente tu esposo y tú están trabajando juntos en la toma de decisiones del hogar. Todo esto lo deben hacer sin quitarse la autoridad que se tienen el uno al otro.

Te puede gustar