Estrategias para fomentar la resiliencia en el aula

16 Julio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la pedagoga María Matilde
Hablamos sobre algunas estrategias para fomentar la resiliencia en el aula y enseñar a los alumnos a enfrentar, de forma positiva, sus problemas y salir fortalecidos de ellos.
 

Es importante que en la escuela se enseñe a los niños a afrontar problemas y situaciones difíciles que se les presentarán a lo largo de sus vidas. Por ello, los docentes deben conocer y aplicar estrategias para fomentar la resiliencia en el aula y para conseguir en los alumnos desarrollar esta habilidad de saber reponerse frente a las adversidades.

Resiliencia, la resistencia de un junco

La resiliencia es una palabra que parece estar muy de moda en nuestros tiempos, sin embargo, se trata de una capacidad que es atemporal, ya que desarrollar la resiliencia, o aprender a ser una persona resiliente, es fundamental para poder vivir más plenamente en cualquier época y momento de la vida.

Así, en psicología, la resiliencia hace referencia a la capacidad de una persona de superar o de reponerse a circunstancias traumáticas, como un accidente o la muerte de un ser querido. Pero la capacidad de resliencia puede hacerse extensiva a cualquier otra situación que pueda ser difícil para una persona o que suponga una gran presión para ella. Además,  tiene que ver con la habilidad de aprender y de salir reforzado de una situación complicada.

Familia resiliente riéndose en el sofá de casa.
 

Por esto, en ocasiones, la resiliencia o las personas con capacidad de resliencia se asemejan a un junco, ya que lo que lo caracteriza es, precisamente, su capacidad de resistir, si se intenta doblar, sin llegar a romperse.

La resiliencia y los niños

Es importante enseñarle a los niños, tanto en casa como en la escuela, a ser resilientes para que, desde pequeños, sean capaces de equivocarse y de aprender de sus errores. Para que aprendan a gestionar sus emociones y a controlar sus miedos y evitar la ansiedad. Y para que desarrollen una autoestima positiva y expresen todas sus potencialidades.

En definitiva, enseñar a ser resilientes a los niños implica incidir de forma positiva en su capacidad de relación social y afectiva con los demás y en diversas situaciones.

Además, la habilidad de la resiliencia puede ayudar a los niños con sus propios procesos de aprendizaje y llevar mejor cuando se equivocan o fallan, e incitarlos a querer volver a intentar las cosas, en su caso, sus tareas y aprendizajes escolares, las veces que sean necesarias hasta conseguirlas.

Con lo cual, es importante considerar estrategias que fomenten la resiliencia en el aula. Por un lado, para que los niños, desde pequeños, comiencen a desarrollar una capacidad necesaria en sus vidas futuras. Y, por otro lado, porque, paralelamente al desarrollo de la misma habilidad de la resiliencia, los niños pueden ir mejorando sus propios procesos de aprendizaje.

Estrategias para fomentar la resiliencia en el aula

 
  • Fomentar el diálogo y el debate, y trabajar sobre temas como el miedo o cómo uno enfrenta sus problemas. Esta es una buena estrategia para alumnos de primaria o niños en edad preadolescente, cuyo objetivo es conseguir que los estudiantes se abran y se sientan más seguros para compartir con sus compañeros sus sentimientos. Así, los alumnos podrán comprobar que todas las personas viven o experimentan sensaciones y situaciones difíciles. También podrán conocer de qué forma sus compañeros de clase intentan hacer frente a esas situaciones para resolverlas.
  • Practicar el mindfulness o “atención plena” con los alumnos. Planificar algunas sesiones de mindfulness en el aula tiene grandes beneficios a la hora de trabajar el control de las emociones y el estrés. Se ha demostrado que la práctica de esta técnica ayuda a las personas a manejar mejor las dificultades y a adoptar actitudes optimistas, positivas y creativas frente a los problemas. Con lo cual, el mindfulness puede ser una buena herramienta que coadyuve progresivamente al aprendizaje y adquisición de la capacidad de resiliencia por parte de los niños.
  • Practicar deportes y hacer actividades lúdicas. Las reglas de juego de cualquier deporte implican la aceptación de determinadas condiciones y el fomento de valores, que ayudan al desarrollo de la resiliencia, como respetar turnos, no ser violentos, ayudar al compañero, trabajar en equipo y aceptar la derrota. Por su parte, el juego permite que los niños puedan expresarse libremente, mostrar sus intereses y sus gustos, y desarrollar al máximo sus potencialidades.
Profesora en clase con sus alumnos aplicando estrategias para fomentar la resiliencia en el aula.
 

Acerca de las estrategias para fomentar la resliencia en el aula

Además de las mencionadas, existen otras estrategias para fomentar la resiliencia en el aula. Algunas de ellas son estrategias o, en todo caso, metodologías muy estudiadas y desarrolladas que inciden, de forma directa, en el desarrollo de la resiliencia, pues permiten el desarrollo de actitudes y comportamientos afines con los de la resiliencia.

Hablamos, concretamente, de metodologías como el Aprendizaje Basado en la Resolución de Problemas o Problem-Basic Learning (PBL), cuyo objetivo es que los alumnos aprendan a resolver los problemas sobre la base de la investigación y la búsqueda y análisis de información, la discusión y el debate, y el trabajo en equipo.

A su vez, muy relacionado con la metodología del PBL, el aprendizaje o trabajo cooperativo se constituye también en una excelente estrategia para fomentar la resiliencia en el aula, ya que la metodología del trabajo cooperativo se basa en el trabajo en equipo para aprender valores de responsabilidad, compañerismo y empatía.

De esta manera, se fomentan las relaciones sociales y la interdependencia positiva entre las personas para resolver problemas. Ello es fundamental en la adquisición de la capacidad de resiliencia.