Cuando digas "eso no se hace", enseña a tu hijo cómo hacerlo

Las prohibiciones son muy efectivas cuando son utilizadas en situaciones que las ameritan, pero si se dicen a la ligera o se usan en exceso pueden perder su valor.
Cuando digas "eso no se hace", enseña a tu hijo cómo hacerlo
Marcela Alejandra Caffulli

Revisado y aprobado por la pediatra Marcela Alejandra Caffulli.

Última actualización: 11 mayo, 2022

¿Te has puesto a pensar qué tan a menudo le prohíbes cosas a tus hijos? En medio de situaciones de estrés o pataletas es común que muchos papás digamos “eso no se hace” más de lo que debemos, sin tener en cuenta que la palabra “no es muy poderosa. Y en vez de prohibir cosas a la ligera, podríamos enseñarles a los niños cómo hacerlas de manera correcta.

Detrás de estas dos letras, que pueden ser muy eficientes para corregir malas actitudes, se esconden sentimientos de rechazo y de coacción muy contraproducentes. Sin embargo, cuando los padres buscamos alternativas para poner límites sin recurrir a las prohibiciones, educamos a los hijos de una forma más positiva y respetuosa.



No digas “eso no se hace” con mucha frecuencia

El día a día con un niño pequeño es impredecible. Su energía y su curiosidad incansables hacen que más de una vez los papás se molesten con facilidad y que empleen la típica prohibición: “eso no se hace”. Y aunque los hijos mayores sean más atentos y hagan caso, lo más probable es que los pequeños no acaten las órdenes.

En vez de decir “eso no se hace” y prohibir cosas a diestra y siniestra, enséñales a tus hijos a hacer correctamente lo que están haciendo mal y explícales con cariño los riesgos que toman.

Frases comunes como “no toques eso”, “no corras muy rápido”, “no comas dulces”, “no saltes en la cama”, “no llores”, “no grites”, “no te subas a los árboles” suelen decirse reiteradas veces y sin pensar mucho. Esto es para impedir que los niños se lastimen o se comporten mal, pero cuando se repiten sin cesar solo logran perder su valor.

Una de las principales desventajas de utilizar el “no” con demasiada frecuencia es que los niños acaban por pasar por alto las indicaciones importantes o las prohibiciones que son rotundas. Por ejemplo, no hablar con extraños, no pasar la calle sin mirar a ambos lados o no ser grosero con los demás.

En vez de decir “eso no se hace” educa y brinda alternativas

La prohibición empleada de una manera eficaz advierte un peligro latente o una situación necesaria para evitar una acción. No obstante, para muchas personas (tanto adultos como infantes), las cosas prohibidas pueden ser muy tentadoras y atractivas para realizar.

Por ende, procura usar expresiones como “eso no se hace” cuando la situación lo amerite. Esto no significa que debas pasar por alto cualquier actitud ni permitirle a tu hijo todos sus caprichos. Implica poner límites y normas indispensables, pero de una forma más eficiente y apropiada.

Cuando haya algo que definitivamente tus hijos no puedan hacer, bríndales alternativas que sí puedan escoger para que hagan parte de la decisión final. Recuerda utilizar el “no solo cuando sea necesario, a fin de no restarle valor a la palabra.

La misión de los padres no es prohibir, sino educar

Cuando una mamá le dice a su hijo “eso no se hace” indiscriminadamente, pero no le explica por qué se lo dice, no le enseña nada acerca del peligro que corre en caso de ejecutar dicha acción. Esto, solo motivará a su inocente y curiosa mente a descubrirlo por sí misma, sin importar la advertencia.

Los niños necesitan del amor y la disciplina de sus padres para aprender a ser mejores personas mediante el aprendizaje de valores y buenas costumbres.

Por tal razón, debemos explicarles a los niños con cariño y autoridad por qué no está bien que hagan ciertas cosas. “¡Porque yo lo digo!” o “¡Porque no!” No son respuestas válidas. Intenta hablar con paciencia y bríndales otras opciones que sí puedan hacer.

A continuación, te daremos algunos ejemplos:

  • Si van a un parque público y tu hijo se emociona con los juegos del lugar, déjalo que explore por sí mismo sin perder en cuenta su seguridad. Si ves que se va a montar a un columpio muy alto, en vez de decirle: “eso no se hace”, dile: “ese columpio es muy alto y podrías lastimarte, déjame ayudarte a subir y te muestro cómo debes hacerlo. O si quieres puedes intentarlo en este más pequeño”.
  • Si se encuentran en una biblioteca y comienza a hablar muy duro, baja tu tono de voz y mediante el ejemplo explícale: “en la biblioteca debemos bajar nuestra voz, ya que podemos incomodar a los demás. Si quieres que hablemos podemos ir a otro sitio como la cafetería o la calle”. Así les dices la situación con cariño, les brindas alternativas y los haces parte de la decisión final.



Cambia la prohibición del “eso no se hace” por la enseñanza

Muchas veces olvidamos que los niños aún no cuentan con el razonamiento y la inteligencia con la que los adultos apreciamos la realidad. Así que, antes de prohibirle determinada cosa, pregúntate por qué es tan divertido para ellos hacerlo o qué los lleva a actuar de la forma en que lo hacen.

Educa a tus hijos con cariño y explícales las consecuencias de sus actos, pues la empatía y el respeto son claves en la crianza positiva.

Te podría interesar...
6 alternativas educativas en lugar de prohibir
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
6 alternativas educativas en lugar de prohibir

A la hora de educar a los niños, está comprobado que existen alternativas educativas en lugar de prohibir que resultan mucho más eficaces.



  • Aguayo Nazareno, G. M., & Yánez Jara, M. G. (2015). Consecuencias de la sobreprotección infantil en la inseguridad de niños y niñas de 4 a 5 años de nivel 2 y 1ro. de educación básica (Bachelor's thesis, Universidad de Guayaquil. Facultad de Filosofía, Letras y Ciencias de la Educación).
  • Naranjo Tamayo, E. V., & Tiahuaro Paucar, I. R. (2019). La sobreprotección infantil y su incidencia en el desarrollo emocional de niños de 3 a 4 años de edad (Bachelor's thesis).
  • Zurita Rovalino, M. E. (2018). El aprendizaje por imitación y la identificación de roles en los niños y niñas de la Unidad Educativa Madre Gertrudis del cantón Cevallos provincia del Tungurahua (Bachelor's thesis, Universidad Tècnica de Ambato. Facultad de Ciencias Humanas y de la Educaciòn. Carrera de Educaciòn Parvularia). Disponible en: https://repositorio.uta.edu.ec/handle/123456789/28650