Cómo interpretan los niños tus palabras

Es muy importante que tengas en cuenta cómo hablas a tus hijos, porque no solo es lo que les dices, sino cómo lo dices.
Cómo interpretan los niños tus palabras

Escrito y verificado por la psicopedagoga María José Roldán el 15 Enero, 2021.

Última actualización: 15 Enero, 2021

El leguaje con el que hablas a tus hijos es fundamental en su desarrollo, pero más que el lenguaje en sí mismo, lo que importa es cómo lo empleas. Tras reflexionar sobre ello, ahora, debes aprender cómo interpretan los niños tus palabras.

Has de tener cuidado en cómo les hablas a tus hijos y en lo que les dices. Cuando te diriges a ellos no es lo mismo que hablar con un adulto, por lo que medir tus palabras resulta fundamental.

Los niños interpretan las palabras que les dices de una manera diferente a cómo te imaginas. Por eso, la forma en la que les hablas podría causarles problemas de desarrollo, sentimientos de abandono, baja autoestima y un largo etc.

¿Cómo interpretan los niños tus palabras al decirlas?

Es importante que sepas mejor a qué nos referimos con ejemplos antes de explicarte algo más. A continuación, vamos a darte algunas muestras de lo que dicen los adultos, cómo lo interpretan los niños y cuál es la mejor forma de decirlo. Veamos.

  • “¡Te lo he repetido mil veces! ¿Por qué no lo entiendes aún?”. — Soy tonto. — “Venga, vamos a intentarlo otra vez que seguro que lo consigues”.
  • “Déjame en paz, ahora estoy ocupado”. — No me quiere, no le importo. — “Espera un segundo, en cuanto acabe jugamos juntos”.
  • “No llores. No hables alto. No te rías tan alto”. — Siempre molesto. Es mejor si no muestro lo que siento. — “¿Estás triste? ¿Estás enfadado? Me encanta verte reír así de feliz”.
  • “Para ya. Te portas fatal”. — Soy malo. — En este caso, más que hablar es mejor corregir la conducta y nunca etiquetar al pequeño.

Horribles consecuencias en su desarrollo por culpa del lenguaje despectivo

Estos ejemplos muestran frases habituales de los adultos que, posiblemente, hayas dicho alguna vez sin ser consciente del impacto negativo que tiene en tus hijos. Puede que sea el estrés diario lo que te haga hablar así, pero ahora que ya lo sabes, tienes que comenzar a ser más consciente de lo que dices y cómo lo interpretan tus hijos.

Es probable que tu intención no sea hacer daño a tus hijos, ni tampoco hacer que se sientan de ese modo, pero el cómo dices las cosas y el qué les dices puede hacer que les transmitas una información que no deseabas.

Si a ti te hablasen de ese modo, seguro que también te haga sentir mal e interpretes las palabras así. El mensaje que les queda grabado a los niños es que no valen para nada y se sienten poco queridos por las personas más importantes en su vida.

Esta sensibilidad se queda grabada en su subconsciente y les acompañará hasta su vida adulta, influyendo negativamente en su desarrollo. Al pensar que sus padres piensan estas cosas de ellos, les hará sentir mal.

En este sentido, como padre o madre, tienes la responsabilidad de no culpar a tus hijos de tu estrés diario ni de los problemas que tienes cada día. Ellos necesitan tu atención completa y todo tu amor incondicional para crecer felices a tu lado.

Pasa al lenguaje afectivo para saber cómo interpretan los niños tus palabras

Por todo ello, resulta tan importante pasar del lenguaje despectivo al afectivo lo antes posible. Solo de esta manera conseguirás que tus hijos sean felices de verdad y que puedan tener un desarrollo óptimo. Las palabras quedan grabadas en el subconsciente de tus hijos para siempre; puedes construir un niño feliz o destruirle y que no se sienta querido.

Desventajas de usar el lenguaje despectivo

¿Qué pasa si les hablas mal a tus hijos? Además de hacerlo sentir mal en el momento, puede suceder lo siguiente:

  • No se sentirán queridos por ti.
  • Sentirán abandono emocional.
  • Pensarán que no sos aptos para tu amor.
  • Creerán que realmente son las etiquetas que sienten que les dices (malos, vagos, tontos).
  • Su autoestima se verá gravemente afectada.
  • Aumentarán los conflictos en casa.
  • Tendrán un comportamiento rebelde.
  • Sentirán resentimiento hacia ti.
  • Seguirán tu ejemplo y también te hablará mal a ti y a los demás (pensando que es lo normal).
  • Se sentirán menospreciados por las personas que más quieren en el mundo.

Ventajas de usar un lenguaje afectivo en los hijos

Por supuesto, usar un lenguaje afectivo y con todo el cariño del mundo tiene grandes beneficios en el desarrollo de tus hijos. No pierdas detalle:

  • Se sentirán queridos por ti.
  • También se esforzarán por hacer las cosas mejor.
  • Se sentirán motivados para portarse bien.
  • Tendrán una actitud positiva ante los conflictos.
  • Construirán relaciones interpersonales saludables y duraderas.
  • Tendréis una relación en casa mucho más estrecha y especial.

Ahora que ya sabes lo importante que es la manera en la que interpretan los niños tus palabras, ha llegado el momento en el que reflexiones honestamente sobre cómo les hablas.

Si crees que no lo haces bien, usa el lenguaje afectivo a partir de ahora. Así, en vuestro hogar estaréis todos más felices, más conectados y con menos conflictos tanto en el presente como en el futuro.

Te podría interesar...
Eres MamáLeerlo en Eres Mamá
Cómo desarrollar el lenguaje expresivo y receptivo en niños pequeños

Es muy importante entender cómo se desarrolla el lenguaje expresivo y receptivo en los niños pequeños. ¡A continuación, te explicamos cómo!



  • Faber, A., Mazlish, E. (2013) Cómo hablar para que sus hijos le escuchen y cómo escuchar para que sus hijos le hablen. Editorial: Ediciones Medici.

Diplomada como Maestra de Educación Especial (Pedagogía Terapéutica) por la Universidad de Barcelona (2008) y licenciada en Psicopedagogía por la UOC (2012). Número de colegiada: 989/44881195. Ha realizado varios cursos: Montessorizate (tigriteando.com, 2016), Ser más creativos (Coursera UNAM, agosto 2013), Técnico en educación emocional (PRISMA, febrero 2011), El dibujo de la familia como herramienta diagnóstica (PRISMA, julio 2011), etc. Actualmente, escribe para varios blogs y revistas digitales.