¿Cómo eliminar las manchas de las axilas después del parto?

Eliminar las manchas de las axilas, esas sombras oscuras que a veces aparecen durante el embarazo y no se van después del parto, no es tarea fácil. En ocasiones perduran por meses, años y hay hasta quien después de tantos fracasos no tiene más remedio que aceptarlas y vivir con ellas.

Con respecto a las manchas de las axilas lo primero que debes saber es que no todas las pigmentaciones y las pieles son iguales. Nadie puede darte una receta o truco infalible que te libre de tales “negruras”, porque quizás lo que les sirva a otras no te resulte a ti.

Por este motivo, hemos decidido poner a tu consideración las mejores ideas que tenemos con la intención de que seas tú misma quien las pruebe y al final nos comente cuál es la que te resulta.

Tu salud, belleza y experiencia, es importante para nosotras.

Remedios para las manchas de las axilas

Fomentos con agua de patata

Coge una patata, lávala bien, córtala en fragmentos y métela a la licuadora sin echarle agua. Notarás que apenas comienzas a batirla desprende sus jugos.

Este jugo es el que usarás para eliminar las manchas de las axilas.

Ponte fomentos usando una gasa empapada en el jugo de la papa. Aplícatelos durante 15 minutos tres veces al día. Haz el remedio durante tres semanas.

Al terminar cada sesión retira la gasa y deja que el jugo se te seque debajo de los brazos de forma natural. Luego te podrás lavar con agua y jabón.

Con bicarbonato de sodio y limón

El zumo de limón es un producto natural muy popular para blanquear manchas.

Para hacer este remedio corta un limón a la mitad, espolvoréale bicarbonato de sodio en su interior y frótalo en tus axilas suavemente.

Luego, deja que las axilas se te queden remojadas durante 5 minutos y retira la mezcla con abundante agua y jabón. Sécate y úntate talco o alguna crema refrescante.

Haz este remedio tres veces al día durante dos semanas. Si notas que la piel se te irrita o que no te blanquea, abandónalo.

Azúcar crudo y agua oxigenada

Exfóliate la piel debajo de los brazos usando azúcar crudo. Para ello debes mojarte las axilas con agua del grifo. Coge un puñado de azúcar y frótatelo durante 1 minuto.

A continuación, lávate con abundante agua y jabón, sécate la zona y aplícate fomentos de agua oxigenada durante 15 minutos.

Este remedio lo realizarás dos veces cada día durante tres semanas.

Piedra pómez y leche

Mójate las axilas con agua. Exfóliate la piel con piedra pómez durante 1 minuto aproximadamente en cada axila. Lávate con abundante agua y jabón, sécate y ponte fomentos de leche de vaca durante 15 minutos.

Este remedio deberás hacerlo durante 1 mes entero para ver los resultados.

Azúcar crudo y vinagre

Usa el azúcar crudo para exfoliarte la piel debajo de los brazos durante 1 minuto aproximadamente. Recuerda que antes debes mojarte un poco las axilas con el agua de la pila.

Después de la exfoliación lávate con agua. Sécate la zona y aplícate fomentos de vinagre durante 20 minutos, entre dos y tres veces por día.

Luego, retirarás el vinagre usando abundante agua y jabón y te secarás bien.

Esta idea debes llevarla a cabo durante todo un mes.

¿Cómo eliminar las manchas de las axilas después del parto?

Las manchas en las axilas suelen tener diversas causas:

  • Una higiene deficiente en esa zona
  • El roce constante con las prendas de vestir
  • El uso prolongado de desodorantes con alcohol y otros productos higiénicos
  • Exceso de sudor y células muertas que se mezcla con la suciedad y a veces permanece allí un día entero
  • Causas genéticas

Las manchas oscuras debajo de los brazos que aparecen durante la gestación a veces desaparecen por sí solas tiempo después del parto.

Si no es tu caso lleva a la práctica algunos de nuestros remedios, mantén una buena higiene en la zona y no uses desodorantes que lleven alcohol.

¡Ah! Muy importante: a pesar de que estos que te sugerimos son productos naturales, para la protección de tu bebé, los remedios debes hacerlos alejados de la lactancia. Aprovecha sus horas de sueño para aplicártelos.

Categorías: Salud Etiquetas:
Te puede gustar