Arcilla mineromedicinal para cuidar la piel durante el embarazo

Agetna · 18 febrero, 2016

La arcilla mineromedicinal es un lodo que se forma cuando las sales y otros componentes naturales del interior de la tierra son expulsados hacia la superficie a través del torrente de agua.


Este fango mineromedicinal, como también se le conoce, proviene de fuentes termales no contaminadas y es un producto natural rico en minerales que revitaliza la piel del rostro y de todo el cuerpo.

Debes saber que la utilización de la arcilla mineromedicinal a través de las técnicas que aplica la fangoterapia significa un poderoso recurso de la medicina y la cosmetología del cuál puedes valerte para proteger tu epidermis.

El fango sirve para reducir la aparición de las tan temidas estrías que surgen durante el embarazo.

En los tratamientos faciales de hoy día puedes emplear la arcilla mineromedicinal para reducir el acné que no pocas veces brota durante la gestación.

Así mismo, las mascarillas de fango mineromedicinal revierten la pérdida de la lozanía en el rostro, depuran la piel y mejoran la epidermis.

Ten en cuenta además que este barro aclara los hematomas que a veces salen en las piernas de las embarazadas.

Este producto también sirve para reducir la profundidad de las arrugas, la flaccidez en el busto, las erupciones y los hongos que puedan aquejar a la gestante ahora que su organismo es mucho más sensible a contraer determinados agentes.

De igual modo, este recurso que viene del interior de la tierra ayuda a eliminar las manchas cutáneas y es sumamente recomendable contra la celulitis.

orange-peel-273151_640

Cuida y revitaliza tu piel durante el embarazo

La piel: el mayor órgano del cuerpo humano, indica lo que somos y cuanto nos importamos a nosotras mismas.

Es el tejido que cubre nuestro organismo y lo protege de factores como las infecciones y las radiaciones solares.

¿Te imaginas lo sensible que fuéramos si no tuviéramos piel?

Los restantes órganos del cuerpo, los vasos sanguíneos, los músculos… todos estarían al descubierto y serían atacados por agentes externos.

Pero además de la protección que nos da la piel, ella, es un componente importante dentro de los parámetros de belleza.

Tener una piel sana es sinónimo de buena presencia y salud.

Mujer, ahora que estás embarazada debes cuidarte mucho más que antes. Tanto por dentro: con los medicamentos y la alimentación que tienes, como por fuera, protegiendo y rejuveneciendo esa bonita piel que tienes.

Para nadie es un secreto que durante el embarazo nuestro cuerpo experimenta muchos cambios.

Y uno de esos cambios que por lo general no recibimos con alegrías es lo vulnerable que nos volvemos a la aparición de las estrías y la celulitis.

Para que prevengas estos nuevos “agregados” además de la utilización del fango mineromedicinal que te recomendamos antes, te tenemos otros consejos:

Usa diariamente una crema antiestrías en: los glúteos, la parte externa de los muslos, las caderas, los senos, pero sobre todo en el vientre
• Cuando vayas a exponerte al sol usa camisa, sombrilla, protector solar, gorra, gafas…, todo lo que encuentres para protegerte de los peligrosos rayos ultravioletas.
Aplícate varias veces al día cremas anticelulíticas e hidratantes en las zonas donde suele aparecer la piel de naranja
Consume frutas, vegetales y alimentos antioxidantes que también prevengan el envejecimiento cutáneo

baby-belly-1081336_640

Haz tuyas las técnicas para el drenaje linfático que te ayuden, mediante el masaje, a mantener tu cuerpo en pleno equilibrio y a eliminar líquidos. Esto también te servirá para relajarte
• Realiza ejercicios físicos si no de manera diaria al menos tres veces al día. Caminar puede ser un buen ejercicio para mantener tu peso y depurar tu piel gracias a la expulsión de las impurezas a través del sudor.
• Si vas a bañar tu barriguita con agua de mar debes hacerlo en las primeras horas de la mañana y al final de la tarde, nunca al mediodía o cuando el sol esté fuerte.
Bebe mucho líquido a lo largo del día y cuando el calor se intensifique mantén tu cuerpo hidratado rociándole un poco de agua fresca.
• Evita estresarte, estar malhumorada, y deprimida. Así como los ojos, tu piel también es un reflejo del alma. La tristeza va en contra de la lozanía y belleza de tu cutis.