El síndrome de la llave colgada

Óscar Dorado 22 marzo, 2018
No dedicar el tiempo y la atención que tu hijo necesita puede ser negativo para su desarrollo personal. El síndrome de la llave colgada es un buen ejemplo de ello. A continuación, te explicamos en qué consiste.

El síndrome de la llave colgada se utiliza para definir a aquellos niños que llevan la llave colgada del cuello. Son ellos mismos los encargados de abrir la puerta de su casa, ya que no hay nadie esperándoles. Los psiquiatras han bautizado a este grupo de adolescentes y niños como la generación de la llave.

Este concepto hace alusión a la importancia que tiene que los pequeños pasen el tiempo necesario con sus padres; esto es parte de su desarrollo psicológico y físico.

Un hecho cada vez más habitual

La conciliación de la vida familiar y profesional propicia que, en ocasiones, los padres no puedan pasar el tiempo que les gustaría con sus hijos. Este tipo de situaciones cada vez es más frecuente en la actualidad, sobre todo en las grandes ciudades.

Esto deriva en niños con falta de orientación, trastornos del comportamiento, obesidad, depresión e incapacidad para mostrar sentimientos, entre otros problemas.

El síndrome de la llave colgada también puede traducirse en la aparición de síntomas físicos. Algunos pueden ser las alteraciones del sueño, la pérdida del apetito, la pérdida de peso y los trastornos gastrointestinales. En consecuencia, el rendimiento académico y las características de comportamiento de los niños se verán afectadas.

Causas del síndrome de la llave colgada en los niños

Estas son algunas situaciones que pueden explicar el síndrome de la llave colgada:

  • El desarrollo de familias nucleares ha resultado en la ausencia de abuelos que puedan orientar al niño.
  • El empoderamiento de las mujeres condujo a un gran número de madres trabajadoras.
  • El mundo se ha convertido en un lugar caro. Debido a esto, el trabajo es la primera prioridad para ganar el dinero que requiere la educación de los niños.
  • La fuerte competencia en el sector corporativo ha dado lugar a horarios apretados y agitados.
  • La necesidad de una mejor educación para los niños también requiere estabilidad financiera.
Muchos niños no se acostumbran a comer en el colegio, por diferentes motivos.

Consecuencias del síndrome de la llave colgada en los niños

Es necesario hacer hincapié en las consecuencias; en la mayoría de los casos, el síndrome de la llave colgada tiene efectos negativos en los menores de 12 años. Esta es una etapa muy influyente en el desarrollo personal de los niños.

1.- Ansiedad

El síndrome de la llave colgada provoca que los niños se aíslen y eviten enfrentarse a cualquier situación de estrés.

2.- Crisis de angustia

También se puede manifestar con alteraciones visuales, como pequeñas alucinaciones o deformación de las imágenes reales.

3.- Trastorno de adaptación

Otra de las consecuencias que provoca es que los niños no vivan el papel que les corresponde a su edad; se lo denomina trastorno de adaptación.

4.- Independencia de los niños

Al no tener contacto con los padres, los niños aprenden a manejarse solos durante el día. Eso produce que tengan mayor libertad y que sean más independientes.

5.- Padres fatigados

Suele ser habitual que los padres lleguen exhaustos a casa, tras finalizar la jornada laboral, y ni siquiera tengan las fuerzas necesarias para dialogar con sus hijos. En otros casos, ellos llegan a casa a altas horas de la noche, cuando los niños ya se encuentran durmiendo.

“Lo que se les dé a los niños, los niños darán a la sociedad”
—Karl A. Meninger—

6.- Pérdida de autoridad

En lo que refiere a la relación entre padres e hijos, la falta de tiempo juntos provoca que los niños vayan perdiendo el respeto y la autoridad.

7.- Agresividad

Los niños pueden volverse un tanto agresivos o soberbios con los padres o presentar episodios de rebeldía debidos a la falta de autoridad.

8.- Amistades

Los amigos pasan a ocupar el papel o rol de la familia. Quienes sufren el síndrome de la llave colgada se apoyan, en gran medida, en sus amistades. El problema radica en que no siempre las compañías de los niños son las más adecuadas.

9.- Problemas de alimentación

Muchas veces, los pequeños deben aprender a cocinar y eso produce que no respeten los horarios de comida. Este hecho se traduce con frecuencia en una mala alimentación, como puede ser el consumo de comida basura.

Muchas madres y padres no dedican el tiempo que sus hijos merecen y esto genera el síndrome de la llave colgada.

10.- Falta de afectividad

La última consecuencia que produce el síndrome de la llave colgada es que, a menudo, los niños suelen ser incapaces de sentir amor por los demás, ya que ellos mismos no se sienten queridos o cuidados por sus propios padres.

En conclusión, se puede estar de acuerdo en que la vida de hoy requiere que los padres trabajen, pero eso no significa necesariamente que se produzca un distanciamiento entre los miembros de la familia.

Para estrechar la relación con tu hijo, te recomendamos que mantengas discusiones prolongadas y un intercambio fluido de ideas. En ese sentido, debes mostrar un interés activo en la vida de tu hijo; esto asegurará que el niño no se sienta ignorado.

Te puede gustar