El miedo a suspender en los niños

Este artículo ha sido verificado y aprobado por la psicóloga María Alejandra Castro Arbeláez el 5 marzo, 2019
Mervis Romero · 5 marzo, 2019
La época de exámenes suele causar tensión tanto en padres como en hijos, ya que estos sienten mucha ansiedad de si aprobarán o no. Sin embargo, el miedo a suspender en los niños es posible superarlo con éxito. Solo hace falta un poco de ayuda y proveerles atención.

Para tus hijos la hora de presentar los exámenes puede resultar muy abrumadora. Esto es porque no todos se sienten capaces de aprobar. De hecho, el miedo a suspender en los niños es tan fuerte que puede paralizarlos frente a una prueba escolar. También les causa dolores estomacales o de cabeza. Así que, quizás te preguntes qué puedes hacer para ayudarlos, por eso, en este post te damos algunas sugerencias muy prácticas.

¿Cómo ayudar a controlar el miedo a suspender en los niños?

Es cierto que pueden verse afectados tanto física, como emocionalmente. Sin embargo, si les provees la ayuda necesaria estos podrán terminar el año escolar sin dificultades. Cuando tu hijo te diga que le da miedo suspender los exámenes, ayúdale a convencerse de que sí puede lograrlo. Para esto, anímale a repetir frecuentemente palabras positivas. Un ejemplo es: «yo puedo hacerlo, pues soy inteligente».Esto le ayudará a subir la autoestima.

Enséñale técnicas de relajación

La más conocida y que siempre funciona es la de inhalar profundamente por unos segundos y luego exhalar. Esta técnica y otras más pueden relajar a tus niños y estar mejor preparados para presentar su actividad escolar. Debes enseñarle a hacer esto incluso cuando no estés cerca, pues pueden surgir exámenes sorpresa.

Tal vez tu hijo piense que mordiéndose las uñas o realizando otros comportamientos parecidos logrará calmarse. No obstante, el efecto es el contrario, pues su ansiedad se incrementará mucho más.

Examen de práctica

Para vencer el miedo a suspender en los niños, realiza un examen a modo de prueba. Para esto, coloca en una hoja las posibles preguntas que saldrán en el examen. De este modo, tus hijos sabrán qué es lo que les espera y tendrán más confianza en sí mismos. Además, si no saben alguna respuesta, podrás ayudarlos.Miedo a suspender en los niños.

Crea buenos hábitos

Es importante que tus niños estén bien alimentados y que hagan ejercicios frecuentemente. De esta manera, tendrán energía, mejorarán su concentración y la memoria, con lo cual, lo aprendido no se les olvidará tan fácilmente.

Aun así, no solo es importante la alimentación, también es necesario tener buenos hábitos de estudio. Procura que tus hijos estudien días antes de presentar el examen y el día anterior que hagan un repaso general. Nunca permitas que se aprendan las cosas el mismo día, ya que esto les causará más ansiedad.

Otra cuestión importante que hay que tener en cuenta es llegar temprano ese día al colegio. Pues cualquier retraso que ocurra en el camino prodrá causar tensión.

Contestar primero las preguntas que conoce

Hacer esto permitirá que tu hijo no se gane un cero por dejar la hoja en blanco. Después de que las conteste todas las que conoce, quizás esté más relajado, así se acordará lo que estudió y podrá responder el resto. Enséñale a revisar su hoja de examen antes de entregarla para corregir la redacción y ortografía, así no le restarán puntos innecesarios.

En caso de no aprobar, dile a tu niño que le pregunte a su profesor cuáles son los errores que ha cometido para que este lo ayude a solucionarlos. Ahora bien, si tu hijo aprobó, no olvides felicitarlo, así se sentirá más motivado.

¿Cómo exteriorizan los niños su ansiedad?

La idea de presentarse a un examen y no aprobarlo puede hacer que tus pequeños se muestren excesivamente ansiosos. Este problema puede ser tan fuerte que dejan de presentar el examen y renuncian a sus estudios por miedo a fracasar.El miedo a suspender en los niños.

Aunque cueste creerlo, quienes más sufren de este miedo a fracasar son los niños superdotados. No es que no tengan capacidad para aprobar, es que el miedo a suspender en los niños es tan fuerte que se autolimitan. Las formas que tienen de manifestarlo son los siguientes:

  • A nivel fisiológico. Pueden presentar sudoración, insomnio, problemas digestivos, vómitos, palpitaciones y dolores de cabeza. Además, sensación de falta de aire, dificultad para respirar y pulso acelerado.
  • A nivel conductual. Incluso su comportamiento puede verse afectado, pues se irritan con facilidad y se enojan por cualquier motivo. También, presentan torpeza de movimientos, tics, temblores o, por el contrario, total inmovilidad.
  • A nivel cognitivo. Inseguridad, dispersión del pensamiento, pérdida de la concentración, bloqueo de la memoria y dudas.

En resumen, el miedo a suspender en los niños es fuerte, pero no es imposible de superar. Solo necesitan un poco de ayuda para subir su autoestima y se sientan capaces de aprobar los exámenes escolares.

  • Alvarez-Icaza, M. A. V., Gómez-Maqueo, E. L., & Patiño, C. D. (2004). La influencia de la autoestima en la percepción del estrés y el afrontamiento en niños de edad escolar. Salud Mental. http://doi.org/10.2216/08-04.1
  • Peréz, M. (2000). El miedo y sus transtornos en la infancia. Prevención e intervencion Educativa. Facultad de Educación. Universidad de Salamanca.