El efecto IG en la adolescencia

Francisco María García · 10 octubre, 2018
Instagram encabeza la lista de redes sociales que presentan mayores riesgos, y le siguen Snapchat y Facebook; Twitter y Youtube son las mejor valoradas.  En cada caso, es importante estar en alerta ante personas desconocidas o a las sensaciones que se generan por estas prácticas.

Angustia, depresión y ansiedad. El efecto IG en la adolescencia, término que proviene de la palabra Instagram, puede ser muy perjudicial; no solo por los riesgos a los que están expuestos, sino por los sentimientos que incentiva esta red social.

Una red que crece día a día

El acelerado crecimiento de Instagram no tiene freno. La posibilidad de compartir imágenes es algo que apasiona a los adolescentes, aunque ello implique sacrificar la privacidad. Esta famosa red social permite a los jóvenes mostrar en un solo lugar todo lo que quieren dar a conocer.

Se trata de una red para fomentar las relaciones interpersonales, con los riesgos que ello implica. En la práctica, esta plataforma con más de ocho millones de seguidores solo en España, es un sitio para expresarse. Así lo hacen sus usuarios, la mayoría con edades comprendidas entre los 16 y 30 años.

La valoración o el reconocimiento externo son fundamentales para el adolescente. Algunos confunden afecto con likes (‘me gusta’) en sus fotos, otros los vinculan con popularidad. Si el número de likes es bajo, prefieren borrar la foto antes que reconocer que no fue efectiva.

También se lo reconoce como un espacio para buscar una identidad propia y brindar apoyo emocional. Se crean relaciones en distintas comunidades, pero los riesgos son exponencialmente mayores.

Bullying, un riesgo del efecto IG en la adolescencia

El bullying puede ser una de las consecuencias de exponer aspectos de la vida en esta red social. La angustia y la ansiedad, que pueden desencadenar en depresión, son otros riesgos cuando se muestran las intimidades ante tanta gente. Surge el temor ante la crítica y aumentan las incomodidades.

Las nuevas funcionalidades de IG amplían el problema. El hecho de compartir historias en los perfiles de los usuarios atrae cada día a más seguidores. Es precisamente esto lo que valoran los jóvenes: el número de seguidores que tienen y la cantidad de likes que reciben sus fotos.

Las ideas de cumpleaños para adolescentes deben considerar las preferencias del agasajado.

Las fotos con más likes

El adolescente evalúa también qué tipo de fotos recibe más likes, que no son más que signos de aprobación de otros usuarios. Si es una en la que aparece solo, denota reconocimiento, pero también una actitud narcisista. Si son de eventos o reuniones, les dan más representatividad.

Cuidado con los desconocidos

Cada día crece el número de adolescentes que aceptan seguidores a los que no conocen. Lo importante para ellos es incrementar el número; muchos jóvenes ostentan cifras elevadas de seguidores, lo que genera el compromiso de mantener las actualizaciones. Esto puede desencadenar en episodios de angustia.

El riesgo radica en el objetivo de esos desconocidos; quiénes son y qué buscan son preguntas que deberían ser obligadas. Ha ocurrido que fotos colgadas en la red social terminan siendo utilizadas para otros fines; muchas veces para el cyber bullying, lo que aqueja a gran cantidad de adolescentes en el mundo.

“La posibilidad de compartir imágenes es algo que apasiona a los adolescentes, aunque ello implique sacrificar la privacidad”

Depresión en puertas

Un joven puede experimentar una profunda depresión si sus fotos son expuestas en forma denigrante. Una vez que el contenido se viraliza, no hay forma de detenerlo; algunos adolescentes consideran incluso salidas drásticas (como el autoflagelamiento o las adicciones) como una forma de escape a esa realidad.

Lo ideal para aminorar el efecto IG en la adolescencia es la orientación familiar, e incluso profesional para los adolescentes que padecen acoso o experimentan sentimientos de mucha angustia por estar inmersos en esa red social.

Salud mental en riesgo

En cada incursión en IG, el bienestar y la salud mental pueden estar en riesgo. Es una edad compleja por las vulnerabilidades propias de los adolescentes; si el joven pasa más de dos horas en esa red social, es más propenso a afecciones psicológicas y, en especial, a padecer ansiedad, angustia y hasta depresión.

El egocentrismo en la adolescencia.

Las horas de sueño disminuyen significativamente, se afecta su autoestima y aumenta el cuestionamiento sobre la figura corporal. A continuación, comienza a surgir una visión muy pesimista sobre la vida.

Muchos jóvenes,  para evitar el rechazo o la crítica, editan sus fotos y les incorporan filtros para mejorar su imagen. También incrementa el temor a perder el reconocimiento; siempre está latente el miedo a ser víctimas de ciberacoso.

El efecto IG en la adolescencia puede ser muy perjudicial si no se tiene conciencia de la forma en la que se debe abordar. La garantía de preservar la intimidad es una forma de evitar mayores inconvenientes; el tratamiento con personas conocidas o con solvencia en la red es otra recomendación.