Ejercicios Lamaze para un parto sin dolor

Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Nelton Ramos el 25 marzo, 2019
Zuleyvic Adriana Cuicas · 25 marzo, 2019
Los ejercicios Lamaze tienen como finalidad ayudar a que el parto sea lo más natural, saludable y seguro posible. A continuación te contamos más al respecto. 

Los ejercicios Lamaze derivan de una filosofía surgida en los años 50, que fue pensada para preparar a la madre para el parto a través de la respiración. Su objetivo principal es preparar a la madre para dar a luz, sin dolor. A dichos ejercicios también se les conoce como método psicoprofiláctico o, simplemente, psicoprofilaxis.

La técnica debe su nombre al médico obstetra francés Ferdinand Lamaze, quien afirmó que el parto es un proceso fisiológico normal y natural que puede abordarse sin miedo y con confianza.

Por tanto, los ejercicios Lamaze tienen como objetivo enseñar a las mujeres a controlar la respiración, a través de las distintas etapas del parto, mediante estímulos táctiles (como los masajes), estímulos visuales y auditivos que contribuyen a eliminar el estrés así como a disminuir la percepción del dolor provocado por las contracciones.

Es necesario que las mujeres practiquen estos ejercicios a lo largo del embarazo. De esta manera, obtendrán una buena preparación para el momento del parto. Y dado que en las clases pueden estar presentes acompañantes (generalmente el padre del bebé o un familiar cercano), la mujer recibe apoyo psicológico (lo cual juega un papel fundamental para fomentar su confianza).

ejercicios Lamaze 1

Aunque los ejercicios de Lamase tiene como objetivo procurar un parto consciente, sin dolor, no están en contra del uso de la anestesia epidural.

En resumen, los ejercicios Lamaze tienen como finalidad:

  • Gestionar el dolor adecuadamente.
  • Ayudar a disipar el miedo al parto.
  • Reducir el número de dificultades que puedan surgir.
  • Mantener a la mujer en control de su cuerpo y de su salud mental. 

Técnicas de respiración en los ejercicios Lamaze

La respiración limpieza

Consiste en una inhalación profunda y lenta a través de la nariz y, posteriormente, una lenta exhalación por la boca. Este tipo de respiración se indica al principio y al final de cada contracción. 

La respiración lenta

Consiste en realizar la respiración normal, pero mucho más lenta, como al dormir. Con lo cual, no se trata de tomar bocanadas profundas que llenen los pulmones y que aumentan el pecho y el abdomen sino algo más superficial, levemente levanta tu pecho, sin hacer apenas esfuerzo.

Respiración de aliento

También se trata de un tipo de respiración superficial y lenta. Comienza con una respiración de limpieza. Luego, inhala por la nariz; y en la exhalación, sopla despacio, expulsando el aire a través de la boca. Para aprender a hacer este ejercicio se recomienda sostener un trozo de papel o una vela encendida a unos centímetros del rostro. A continuación, se debe inhalar y exhalar suavemente hasta que la luz de vela o el papel se muevan.

Respiración modelada

Para captar cómo debe hacerse se les pide a las madres que al inhalar digan »jee, jee» y al exhalar digan »joo». Posteriormente se les pedirá que mantengan un ritmo que les resulte cómodo: inhalar durante 5 segundos y luego exhalar durante otros 5, dar dos respiraciones cortas, luego una profunda, con los hombros relajados y manteniendo la concentración en el sonido y en la respiración y no en el dolor.

¿Es posible tener un parto natural sin dolor?

ejercicios Lamaze

Hoy en día se habla mucho de los partos sin dolor, sin embargo algunos expertos aclaran que este no existe como tal, sino que existen diferentes formas de manejar el dolor en el momento del alumbramiento.

“El dolor va a estar, no desaparece pero sí se puede aprender a manejar con respiración y relajación. La técnica de Lamaze y el yoga prenatal aportan la práctica de la respiración, que a su vez te ayudará a manejar el umbral del dolor. Es decir, tu percepción sobre este será menor”, explica Nené Molina, quien da clases de yoga prenatal.

La madre tiene que estar consciente que todas las mujeres del mundo nacen con la capacidad de parir, afirma María Eugenia Ríos, instructora de la técnica Lamaze.

“Dentro de la preparación para el parto hay clases teóricas, en las que se le enseña a la mujer cómo es un trabajo de parto y cuáles son sus fases. En los talleres se le explica a ella y a la familia qué es la técnica Lamaze de forma teórica; luego se trabaja en forma práctica, y allí se le enseñan las respiraciones, posiciones y distintos masajes para el momento del alumbramiento”, argumenta Ríos.

Con la técnica Lamaze se busca enseñar a la mujer a tener conciencia de su cuerpo en el momento del parto, para que su respiración pueda ir en sincronía con las contracciones, lo cual es beneficioso para ella y el bebé.