Educación democrática: un innovador modelo de enseñanza

Mervis Romero · 27 febrero, 2018
Los modelos educativos van cambiando a la par de los paradigmas y las idelogías sociales. En ese sentido, la democracia es un valor que se intenta inculcar en la enseñanza. Repasamos sus principales características.

Llevar la democracia a todos los aspectos básicos de la vida es una de las fortalezas en las que debe trabajar una nación. Sin duda, se garantizaría la eliminación de las diferencias sociales, laborales, institucionales e incluso las educativas, apostando por el desarrollo de valores.

Conoce cómo la educación democrática gana cada vez más terreno en el mundo y por qué sigue siendo un tema de amplia discusión.

¿Qué es la educación democrática?

Se conoce como educación democrática a aquel modelo e idea de enseñanza que se imparte a todos por igual. Otras definiciones aportan la noción de que es un innovador método de enseñanza basado en la democracia como plan de instrucción.

Se caracteriza por tratar de incluir valores tales como la justicia, la equidad, la confianza, el respeto y la autodeterminación en quien aprende de ella.

Características de la educación democrática

La educación democrática se presenta como un nuevo enfoque en la manera de concebir la escuela y su estructura. Al basarse en el respeto por parte de los niños, adolescentes y jóvenes, posee las siguientes características:

  • Participación activa de todos los elementos que integran los sistemas educativos: docentes, comunidad, alumnos, representantes y personal administrativo.
  • Se fomenta el intercambio de ideas entre los alumnos para que puedan exponer sus intereses. El docente sirve como ente facilitador del conocimiento y guía cuando hay falta de comprensión.
  • La educación democrática estimula la responsabilidad del joven en cuanto a su propia educación.
  • Prescinde de las evaluaciones, ya que no se enfoca en calificar al alumno sino en determinar los logros.
  • Este método de enseñanza se da por lo general en espacios reducidos con pocos integrantes. Puede ser en espacios abiertos como plazas, patios, edificios, calles o zonas rurales.

Para muchos, es un modelo innovador que fortalece la autonomía de los pequeños y el autoconocimiento y aumenta la confianza en sí mismos. Sin embargo, este enfoque completamente fuera de lo tradicional ha sido objeto de debate.

Esto se debe al argumento de muchos sobre la exigencia de una madurez por parte del niño que, por su edad, es imposible de pretender.

La escuela democrática es un nuevo modelo de aprendizaje.

Objetivos de la educación democrática

Para John Dewey, defensor de este sistema, los objetivos de la educación democrática son fomentar el interés personal y los hábitos sociales beneficiosos. Sin embargo, con el paso del tiempo estos objetivos se han enfocado en los siguientes preceptos:

  • Estimular el interés personal de los alumnos en las relaciones sociales y ayudarlos a superar los diversos inconvenientes.
  • Mantener un control social.
  • Aprender a desarrollar habilidades y destrezas esenciales para llegar a acuerdos mediante procedimientos que avalen y mantengan el respeto al semejante.

Indudablemente, son sistemas que defienden la igualdad y la participación social.

“La educación democrática se caracteriza por tratar de incluir valores tales como la justicia, la equidad, la confianza, el respeto y la autodeterminación en quien aprende de ella”

Beneficios de la educación democrática

Los modelos de educación basados en la democracia aportan grandes beneficios basados en valores. Esto ayuda al pequeño a mostrar empatía y a ser generoso con las demás personas.

Entre otros de los beneficios de la educación democrática, podemos incluir:

  • Enseña al alumno a estar satisfecho consigo mismo, fortaleciendo así la autoestima.
  • Estimula el desarrollo de la constancia como medida de aprendizaje y construcción de la identidad individual.
  • La educación democrática permite expresar al individuo sus sentimientos e intereses, lo que ayudará a canalizar actitudes negativas propias de la edad.
  • Al ser aceptado, el niño actúa por sí mismo y desarrolla otro tipo de valores, como la sinceridad.
  • Contribuye al desarrollo del sentido de responsabilidad en la toma de decisiones.
La educación democrática plantea un enfoque centrado en la expresión de todas las partes.

Desventajas de la educación democrática

Aunque posee grandes ventajas o beneficios, la educación democrática también se caracteriza por presentar algunos aspectos negativos. Entre ellos se encuentran:

  • Es un modelo ampliamente criticado por algunos docentes que defienden las técnicas tradicionales. Esto hace que no sea posible su aceptación completa por parte de los participantes que conforman los sistemas educativos.
  • En el caso de los docentes, se exige una mayor labor con los mismos sistemas de pago.
  • Puede existir manipulación de los ideales propios de cada individuo y llevarlos a pensar como desea la persona que les enseña.

En conclusión, la educación democrática es un modelo de enseñanza basado en la igualdad y la participación social. Mantenerlo durante el tiempo es uno de los desafíos que enfrentan sus defensores debido a los complejos debates que este método suscita.

Será cuestión de tiempo y mucho debate para observar su desenlace como alternativa al sistema actual.