9 Técnicas para aprender a enseñar

Amanda 22 abril, 2017

Aprender a enseñar es una de las habilidades más difíciles de obtener cuando no hay voluntad de hacerlo. En casa, la mayoría de los niños en lo que menos piensan es pasar la tarde sentados frente a un libro. Es decir, repasar lo que aprendieron en la clase, no está entre sus ocurrencias.

Para muchos niños y también para sus padres estudiar en la escuela es suficiente. Sin embargo, hay otros niños que tienen la buena disposición para poder estudiar y memorizar lo aprendido. Por lo general, esto va a depender del interés de los padres por enseñarles a estudiar.

Es importante que los padres desarrollen buena voluntad y mucha paciencia para poder enseñar al pequeño. Sabemos que en algunas ocasiones los niños pasan bastante tiempo haciendo el esfuerzo de comprender o memorizar la lección. Involucrar a los hijos con técnicas de estudios para que su aprendizaje sea óptimo es una buena solución para todos.

Importancia de aprender a enseñar

No todos los padres tenemos la habilidad de enseñar técnicas de estudio. Sin embargo, cuando tenemos hijos en edad escolar es muy importante aprender a enseñar, porque nosotros seremos los principales maestros. Por lo tanto, cualquier método es valioso cuando queremos obtener conocimientos sobre la enseñanza.

Recordemos que sin un método de estudio adecuado los niños pueden acabar desmotivados y con cansancio mental. En su mayoría, postergarán cada momento para estudiar, no obstante, los malos resultados no tienen que ver con la capacidad intelectual del niño. Por lo general, se trata del  escaso manejo de algunas técnicas que lo puedan ayudar a estudiar de manera simple.

Aprende a enseñar con estas 9 técnicas

 

No se trata de que los hijos estudien más, sino de que estudien mejor. Para resolver este problema con el cual muchos padres lidian, les mostraremos algunos métodos para que los hijos aprendan a estudiar de mejor manera.

  1. Crear hábitos de estudio. Motivar al niño para que comprenda que estudiar es muy útil. Es conveniente conversar un poco todos los días sobre la importancia de la formación. También es importante valorar el esfuerzo que hacen a pesar de los resultados.
  2. Buscar un lugar tranquilo para la concentración. El lugar debe ser silencioso, con buena iluminación evitando cualquier tipo de distracción apagando la televisión, la radio, teléfono o los videojuegos. Es importante que el estudiante tenga una mesa con suficiente espacio para poder tener todas las herramientas necesarias que pueda utilizar. Una silla cómoda a la altura adecuada, ni muy alta ni baja, de acuerdo a la altura de la mesa.
  3. Enseñando a planificar. Es indispensable que aprendan a distribuir su tiempo donde puedan tener un espacio programado para poder estudiar. Organizar un horario de sus deberes es muy práctico. Esto les permitirá guiarse de manera sistematizada de acuerdo a su tiempo disponible.
  4. Lectura comprensiva. Para que la lectura sea efectiva, se debe comprender lo que se lee. Comprender la lectura requiere tener conocimiento del significado de las palabras. En tal sentido, es importante permitir que tengan un diccionario a la mano y poder ayudarlo a contextualizar.
  1. Aprender a subrayar. La técnica del subrayado es muy útil a la hora de leer las ideas principales. Hay muchos estudiantes que toman este ejercicio de forma errónea y terminan subrayando casi todo el texto. Por esta razón, es importante que aprendan a leer, así subrayar las palabras fundamentales para realizar conceptos o resúmenes.
  2. Tomar apuntes. La toma de apuntes le permitirá al estudiante recordar lo más relevante. Recordando una frase o palabra, puede ayudar con toda la explicación de la clase, y así facilitar su periodo de estudio.
  3. Asociar ideas. Emplear técnicas mnemotécnicas que pueda relacionarse con lo que se está estudiando es de gran utilidad. Pueden ser imágenes o palabras que sean fáciles de recordar.
  4. Realizar resúmenes. Esto ayuda a que el estudiante organice sus ideas y las plasme en un texto. El resumen siempre va enlazado con el subrayado, resaltar las ideas para poder organizarlas. Es importante sintetizar para poder expresar lo que se aprendió.
  5. Mientras que se lee, se subraya y se resume, se hace más fácil memorizar lo que se quiere aprender. Además, con la aplicación de estas técnicas es factible que nosotros mismos aprendamos algunos términos y explicaciones, que nos pueden ser útiles para ayudarlos más adelante.

 

 

 

Te puede gustar