¿Qué dicen los estudios sobre el instinto paterno?

Amanda · 12 junio, 2017

Para los hombres, ser padres es una experiencia que puede provocar algunos sentimientos muy profundos, jamás percibidos por ellos. Puede surgir una necesidad inexplicable de brindarle a su hijo cuidado y protección, algo que se conoce como un amor incondicional. Se aprende poco a poco lo que es querer a alguien más allá que sí mismo.

Para algunos científicos no tiene misterio, es algo que está en los genes. Esto es lo que permite hablar de la existencia de cierto instinto paterno. Según la psicóloga Susana Peñagaricano, algunos estudios recientes han revelado lo que ella llama instinto paterno-filial.

Se trata de una sensación interior que obliga a dar cariño y protección. Esto genera el vínculo afectivo en la madre, pero también se ha demostrado en el padre.

¿A qué se debe el desarrollo del instinto paterno?

Los expertos explican que se debe al aumento de hormonas como la prolactina, la oxitocina y el estradiol.  Se produce en los hombres que conviven con mujeres embarazadas. Esto se suma al descenso de la testosterona en varones que van a ser padres. Dicho cambio, parece dar como resultado un comportamiento menos agresivo, más estable y más tierno en el futuro papá.

Por su parte, para la terapeuta familiar Irene Loyácono, los conceptos que muchas veces pueden confundirse con el instinto son la empatía y el apego. Ella cree que no existe justificación para hablar del instinto paterno. En tal caso, solo existe el desarrollo de la empatía, una capacidad que tiene el hombre y que se activa por medio de algo conocido como “neuronas espejo”

En la actualidad se puede reconocer en los padres la necesidad de alimentar, cuidar o arrullar a su pequeño. Tales conductas pueden llegar a sustituir a la madre cuando sea necesario. Cuando los hombres permanecen en contacto con la madre y el hijo, su capacidad de empatía les permite homologarse.

La universidad francesa París XI-Orsay, reveló recientemente la capacidad de los padres de reconocer el llanto de sus pequeños. A los expertos les sorprendió la manera en que lo hacen, porque además, pueden interpretar ese llanto. Jamás hubiésemos creído que papá podría hacer esto, pero es posible.

En tal sentido, los expertos reconocen que todo depende del tiempo que los padres pasan con sus hijos. De manera que, el contacto directo y permanente con los bebés ayuda a desarrollar competencias similares a las femeninas.

Anteriormente, la mujer pasaba más tiempo con sus hijos porque el hombre trabajaba y ella se quedaba en la casa. En cambio hoy en día, que la mujer trabaja, los hombres pasan más tiempo con los niños. Se espera que el padre tenga un vínculo más estrecho con sus hijos debido al tiempo que les dedica.

Función paterna

La responsabilidad de ser buen padre es una meta personal tan importante como la realización profesional para el hombre. En un estudio en el día del padre se realizó una encuesta para identificar la función paterna según ellos mismos.  El 47,6% de los encuestados manifestó que la principal función de un padre es dar amor y estar siempre para su hijo.

En segundo lugar el 44,7%,  respondió que las funciones eran educarlos, enseñarles buenos modales, respeto y ponerles límites. Y el 7,6% restante expresó que su función principal como padre era proveer económicamente a su familia.

De acuerdo a otros resultados de la misma encuesta, un 45% reveló tener la disposición de cuidar a su hijo como lo haría la madre. Un 38% agregó que podría dedicarse a las tareas del hogar. No obstante, aún queda un 15,9% que no tiene ninguna intención de ayudar a cuidar al niño o encargarse de tareas de mujeres.

Al respecto, los expertos señalan que ser padre puede ser algo deseado y apreciado por los hombres. Sin embargo, por lo general su aporte se debe a una necesidad. Es decir, cuando la responsabilidad es única, ellos deben asumir el compromiso.

Cuando la madre abandona el hogar, el padre debe asumir la tarea. En tal caso no se desarrolla un instinto paterno, sino una versión indispensable que sale a relucir en ellos.