Descubre este sorprendente método japonés para descubrir el sexo del bebé

Macarena · 16 agosto, 2017

Cuando nos encontramos en la dulce espera la primera pregunta que nos invade es sin duda: ¿Será niño o niña? Pues esa certeza puede ayudar a una necesidad que tenemos desde que conocemos la gran novedad. No es preciso esperar hasta la semana 20 para descubrir el sexo del bebé.

¿Acaso no lo crees? Pues entonces te contamos que existen infinidad de maneras a la hora de intentar descubrir qué es lo que estás esperando con ansias. De ese modo, los nueve meses de espera se hacen algo más entretenidos. Además el conocer rápido el sexo del bebé ayuda y mucho.

Porque seguramente quieres comenzar a seleccionar los nombres más bonitos. Otro detalle que no se te puede escapar como buena ansiosa es la preparación del cuarto del bebé. Y qué decir sobre la elección del ajuar para recién nacido y la elección de prendas para la cómoda del pequeño.

Diversos métodos para descubrir el sexo del bebé

Existe infinidad de métodos milenarios que te permitirán quitarte esa duda que sientes criminal. Unos de ellos, más sencillos, son los que empleaban nuestras abuelas. En la vereda de enfrente, se encuentran aquellas técnicas un poco más “cientificas”, o cuanto menos, ligadas a tablas y a la numerología.

Sea como fuere, aun desconfiando un poco de todas ellas y descreyendo de su fiabilidad, tarde o temprano te verás llevándolas a la práctica. Es así como incluso te encontrarás en medio de apuestas en torno al sexo y a la fecha de nacimiento de ese chico tan amado antes de nacer.

Una de estas formas propias de nuestros ancestros obedece a la forma del cuerpo, de la barriga y las posibles manchas en el rostro. Otra tiene que ver con una prueba que se realiza con una cadena que debe efectuar un movimiento pendular sobre tu vientre.

No obstante, aún hay más, ya que esto no es más que el principio. Ahora es el turno de los sistemas milenarios, los cuales pertenecen a distintas comunidades o civilizaciones antiguas (y no tanto), y que obedecen a diferentes tablas. Tal es el caso de los mayas, los chinos y los japoneses.

Por último, pero no menos importante, otra estrategia muy en alza a la hora de descubrir el sexo del bebé tiene una relación con la ciencia. Es el denominado Método Ramzi, para el que se analizan las primeras ecografías realizadas a la embarazada. En ellas se busca la orientación de la placenta para conocer qué espera esa futura mamá.

El método japonés

En esta ocasión haremos referencia a la técnica japonesa para descubrir el sexo del bebé en camino. Para ello, será imperioso buscar un conjunto de tablas que deben saber utilizarse adecuadamente. Puedes encontrarla en varios sitios online, incluso en este artículo la compartimos para las futuras madres que quieren probar su efectividad.

Entonces, en tal tabla debemos buscar -como primer paso- el mes en el que naciste tú y el mes en el que nació tu pareja. Es decir, fecha de nacimiento de padre y madre del embrión. Verás que los meses correrán de manera perpendicular, uno vertical mientras que el otro se presenta horizontal.

Debes buscar precisamente en la intersección de ambos datos. Allí mismo hallarás un número secreto. El mismo es realmente muy importante para el próximo paso. Así que, de ser necesario, toma nota de este dato para poder llevar a cabo el cruce de datos preciso para terminar el proceso.

Una vez que hayas encontrado el número secreto, será necesario hacer memoria para recordar el mes de la concepción del bebé. Sin este dato verdaderamente fundamental, es imposible conocer con fidelidad aquella información que estamos buscando. Una mínima modificación es capaz de modificar el resultado.

Finalmente, de la intersección que existe entre el número secreto obtenido con el mes de concepción del feto, podrás descubrir el sexo del bebé. ¡Listo! Ya tienes otra prueba realizada para matar la ansiedad y esa duda que te mata día a día. ¿Qué resultado te dio? ¿Crees que es fiable? ¡No dudes probarla!