¿Dejar de trabajar para cuidar a mis hijos?

Arantza · 9 enero, 2019
Si la economía familiar lo permite, muchas familias deciden que uno de los padres dejen de trabajar para cuidar al bebé.

Aunque las medidas de conciliación laboral y familiar avanzan, en muchos casos todavía no es posible que las madres o padres trabajen y cuiden a sus hijos a la vez. Por eso, muchas se plantean dejar de trabajar para cuidar a sus hijos. Cuando esto se plantea, hay muchos factores que se deben tener en cuenta para tomar una decisión u otra.

Factores que influyen en la decisión

La economía familiar

Que la madre se plantee tomar la decisión de dejar de trabajar para cuidar a sus hijos, en muchas ocasiones viene ligado a la economía familiar, tanto para dejar de trabajar como para no hacerlo. Desde luego, dejar el empleo no resultará tan sencillo, y más con los gastos que genera tener un bebé.

Baja por maternidad

Dejar al niño al cuidado de una tercera persona

Muchas madres y padres prefieren encargarse ellos del cuidado de sus hijos antes de que vaya a una guardería o contratar a una persona para que le atienda. Estas contrataciones suponen un dinero elevado, además de que el niño, siendo tan pequeño, esté cuidado por una persona ajena a la familia.

La situación laboral del padre

Si ambos trabajan, el padre se verá más involucrado en el cuidado y la educación del niño. Al trabajar los dos, esta tarea debe ser compartida por ambos de la misma manera. En cambio, si la madre deja de trabajar para cuidar a los hijos, seguramente sea ella quien tendrá que ocuparse al 90% de su cuidado, ya que él trabaja fuera de casa, o viceversa.

La posibilidad de volver al trabajo

En muchos países las empresas guardan el puesto de trabajo a la madre para que se ocupe durante un tiempo determinado de la crianza del niño y después vuelva a su trabajo. En España, por ejemplo, existe la excedencia, de la que hablaremos a continuación.

Reducción de jornada

Otra de las posibilidades que existen a la hora de tomar esta decisión es la reducción de la jornada laboral para atender al niño. Se puede pedir:

  • Cuando el niño nace, para poder mantener el trabajo y cuidarlo.
  • Cuando el niño cumple los 3 años y empieza a ir al colegio, para poder adaptar sus horarios

Excedencias

Es un caso de tipo voluntario por el que el trabajador deja el puesto de trabajo durante un tiempo determinado. No acude al trabajo y la empresa tampoco le pagar su salario, pero le reserva el puesto.

En el caso de cuidado de hijos —una de las excedencias más normales que existen— se puede estar sin trabajar durante un periodo de tres años. Una vez cumplido ese plazo, el trabajador se reincorpora a su puesto nuevamente. Esta excedencia se puede pedir hasta que el niño tiene esa edad porque se entiende que en ese momento debe acudir al colegio y no necesita ya los cuidados constantes que tenía antes.

¿Cuándo puedo coger una excedencia por maternidad?

Además, este tiempo de excedencia se puede pedir de manera fraccionada, es decir, que no necesariamente debe utilizarse todo el tiempo seguido. El trabajador o trabajadora puede estar 3 meses de excedencia, reincorporarse un mes y al mes siguiente volver a cogérsela, siempre y cuando esto esté notificado a la empresa previamente.

En definitiva, cada familia es un mundo y tiene sus propios pensamientos y opiniones, por lo que ninguna decisión que se tome al respecto en este tema estará mal o merecerá ser juzgada. Dejar de trabajar para cuidar a tus hijos será una buena opción si así lo creéis en vuestra familia para el futuro del bebé y el vuestro. Así mismo, seguir trabajando también lo será.

  • Moltó Carbonell, M. L. (2005). Los recursos para la conciliación entre la vida laboral y familiar: efectos de las políticas de conciliación. Aequalitas: Revista Jurídica de Igualdad de Oportunidades Entre Mujeres y Hombres.