El decálogo del buen padre

Ser padre es una de las vivencias más maravillosas y también una de las más complicadas, sobre todo si lo que buscas es ser bueno en todos los ámbitos.

No es tarea fácil ser un buen padre y tal vez a mitad de camino cometas muchos errores. Sigue este decálogo que hemos preparado en Eres Mamá. Verás que son reglas bien claras que te ayudarán a tener una mejor idea de qué hacer.

1.- Conoce a tu hijo

Es fundamental que conozcas a tu hijo y sepas qué lo pone feliz, qué lo irrita, qué lo entristece, qué lo complace, qué le preocupa y qué le desespera.

Debes ser muy observador con tus hijos para comprender el motivo de su comportamiento. Esto te permitirá orientar mejor sus acciones y corregir las conductas inapropiadas.

2.- Respeta a tus hijos

Un buen padre comprende que el respeto se gana. No intentará conseguirlo a través de gritos ni maltratos. Por el contrario, buscará espacios y momentos adecuados para conversar con su hijo

También respetará la autonomía de sus pequeños y evitará ser un padre helicóptero.

3.- Estimularás el crecimiento de tu hijo

Un buen padre fomenta la confianza en su hijo. Le ayudará a desarrollar sus habilidades, asimilar sus errores y adaptarse a los cambios.

Para esto, es necesario que resaltes los resultados positivos, el esfuerzo, el progreso y el proceso de sus labores.

4.- Demostrarás afecto

demuestra afecto

Todos los niños necesitan una persona a quien querer y que los quiera. Es por esto que un buen padre tiene que expresar su amor con caricias, besos, palabras, abrazos.

Con esto ayudarás a tu hijo a crecer seguro, con confianza y con una alta autoestima.

5.- Fomentarás los momentos de diversión

Para ser un buen padre debes idear y dedicar tiempo a las actividades recreativas tanto de la familia, como con cada uno de tus hijos. Las dinámicas y juegos deben ser escogidas por todos, asegurándose que sean gratas y placenteras.

6.- Autonomía e independencia

Un buen padre permite que sus hijos tomen sus propias decisiones y que asuman las consecuencias de las mismas. Esto desarrollará su independencia y su espíritu de responsabilidad para con ellos mismos y con la sociedad.

No vivas diciéndole a tu hijo constantemente lo que debe hacer, porque además de malcriarlo estarás robándole la posibilidad de ser independiente.

7.- Comunicación

En la familia se debe tener la disposición para poder hablar abiertamente sobre lo que sienten y lo que piensan en relación a cualquier tema.

Si no permites que tu hijo exprese sus sentimientos, será incapaz de comunicarse y de reconocer en sí mismo y en los demás cualquier emoción.

8.- Enseñarás a tus hijos a resolver problemas

Ayuda a tu hijo a explorar las alternativas para solucionar un problema. Aplica el dicho: “es mejor enseñar a pescar, que regalar el pez”.

Si estás acostumbrado a imponer la solución, le quitas la posibilidad de aprender a enfrentar los problemas. Al crecer podría convertirse en un adulto inseguro e incapaz de tomar decisiones en su vida.

9.- Enseñarás a tus hijos a ser responsables

ser buen papa

El padre que establece límites y normas en la casa permite que los hijos decidan que hacer y que asuman las consecuencias de sus actos. Esto crea actitudes responsables en sus pequeños.

Los que evitan que sus hijos enfrenten situaciones negativas o las consecuencias de sus actos, impulsan la irresponsabilidad y el bajo compromiso en sus hijos.

10.- Aceptarás a tus hijos

Como buen padre debes aceptar a tus hijos tal y como son. Todos tenemos defectos y tus hijos no son la excepción.

Es cuestión de que seas consciente que hay algunos rasgos de la personalidad que se manifiestan desde la infancia y no deben intentar cambiarlos.

No debes compararlo con nada ni nadie, acepta que tus chicos tendrán gustos muy diferentes a otros.

Ser buen padre significa ser un buen compañero de vida

Todo padre desea ser el mejor para sus hijos. Sin embargo, muchas cosas se nos pasan desapercibidas en el proceso. Sigue este decálogo y verás que enfrentar la paternidad se hace más sencillo.

Nunca es tarde para corregir equivocaciones y convertirte en una influencia positiva para tus hijos.

Categorías: Ocio y maternidad Etiquetas:
Te puede gustar