¿Debería emigrar para darle una mejor vida a mi hijo?

Macarena · 22 noviembre, 2015
Emigrar para darle una mejor vida a tu hijo puede implicar aspectos positivos, pero, como todo cambio, la transición puede ser complicada. Conoce los pros y contras de la expatriación y los consejos útiles a la hora de tomar esta decisión.

Emigrar o no emigrar, esa es la cuestión. Pues quieres darle una mejor vida a tu hijo, pero te sientes presa del miedo, algo absolutamente natural y razonable en este caso. Por supuesto, decidir emigrar nunca es fácil, más aún cuando se tienen niños pequeños o cuando se es madre soltera.

Emigrar no consiste simplemente en guardar en una maleta tus pertenencias y emprender de manera improvisada la aventura de tratar de ser feliz y darle una mejor vida a tu hijo en el extranjero. Es realmente mucho más complicado que eso.

Por supuesto, si bien es difícil dar el primer paso en donde optas por trasladarte a un lugar desconocido para comenzar una nueva vida -con todas las implicancias sentimentales y económicas involucradas en tal decisión-, siempre pesa más el bienestar y seguridad de tus hijos. A fin de cuentas, todo lo que haces es por ellos.

En consecuencia, debes tomar esta decisión con calma y seguridad, sin sentirte presionada por los comentarios del entorno o los embates emocionales que pueden causar este tipo de cambios. No es sencillo emigrar, pero si lo vives desde la ilusión y en pos de una vida familiar mejor, puede ser una experiencia enriquecedora.

Emigrar: La adaptación

Hay dos formas de decidir: desde el miedo y desde el amor. Por supuesto, la mejor opción es la segunda, siempre y cuando evalúes previamente aspectos fundamentales como, por ejemplo, el lugar donde es seguro emigrar con tu hijo donde no conoces a nadie o cómo solucionarías una situación de emergencia con tu niño.

No obstante, más allá del temor natural a lo desconocido, se impone otro temor: la soledad. Emigrar es encontrarte en el punto de partida, volviendo a nacer junto a tu hijo. Es no contar con ese familiar, amigo o conocido para que te ayude con el cuidado o la crianza de tu hijo.

Esto no será nada fácil al principio, cuando enfrentarás una etapa que se conoce como “Adaptación intercultural”, la cual puede llevar más tiempo a unos que a otros. La misma implica una fase inicial de expectativas y entusiasmo, otra de desencanto y ansiedad, y la final de adaptación y confianza.

Siempre se aconseja a las madres que deciden emigrar para darle una mejor vida a su hijo mantener un discurso positivo con el niño, en el cual expliquen los beneficios de dicho cambio y le cuenten las características del nuevo hogar, ilustrando todo con fotos y videos. Además, la clave para una transición feliz es la unión familiar.

40463892d24e9a8cf518b76555f72520

La era digital en la que vivimos nos permite afrontar el cambio de una mejor manera, posibilitando el contacto diario con aquellos que quedaron en el país de origen. Aprovecha los beneficios de la tecnología y estimula a tu hijo organizando videoconferencias y grupos de chats con familiares y amigos más cercanos.

Puntos a favor y en contra

La expatriación puede conllevar una oportunidad de proyección profesional, de descubrir nuevas maneras de vivir, aprender un idioma nuevo y comenzar a vivir una vida más “holgada”. Como contrapartida, sabes que separar a tu hijo de su zona de confort es complicado, mas no imposible de superar.

Muchas veces, al emigrar no tienes la libertad que desearías mientras pasas el proceso de adaptación: extrañas a tu gente, se complica relacionarte y te cuesta convivir con costumbres que no te agradan. En estas ocasiones, encontraras a otras madres en esa misma situación, con quienes puedes compartir tus vivencias.

Por eso, siempre se aconseja armar una lista con puntos a favor y en contra si tienes en mente emigrar, incluyendo variables económicas, sentimentales, sociales y siempre pensando en el impacto de este cambio en el niño. Pon en una balanza aquello que pierdes y lo que ganas, pero el resultado evalualo con mucho amor.

Toda madre hace hasta lo imposible por el bienestar de su hijo. Este es uno de los motivos por el cual muchas mamás optan por emigrar a países donde tienen amigos o familiares que la ayuden a solucionar los primeros aspectos que deben enfrentarse: encontrar un buen colegio, vivienda en un buen barrio, etc.

2d02c58174af5e6137d517306ee11e0b

 

Consejos para emigrar

  • Afina todos los detalles económicos para saber cómo te vas a mantener en ese sitio: ten en cuenta dónde vas a vivir y de qué vas a vivir.
  • Revisa las leyes del país, así como los planes sociales y escolares para ti y tus hijos. Influirán en tu presupuesto programas de becas, sistemas de salud pública, etc.
  • Conoce la cultura, clima y gobierno del nuevo lugar, asegurándote que tú y tu hijo estarán cómodos.
  • Planea paseos y excursiones para conocer la cultura nueva.
  • Mantener una actitud alegre y entusiasta.
  • La comunicación es primordial en la familia, por eso lo mejor es hablarle con la verdad a tu hijo para facilitar el nuevo plan de vida.
  • Lo principal es escuchar los puntos de vista, sentimientos, objeciones y temores del niño.
  • Explícale a tu hijo los por qué y para qué emigrar.
  • Destacar los aspectos positivos de este cambio necesario para la familia.
  • Transmitirle seguridad y confianza para que el proceso no esté plagado de incertidumbres.