Logo image
Logo image

20 datos clave para entender el acné en adolescentes

8 minutos
En la actualidad, el acné es una de las patologías que más aqueja a los adolescentes. Aquí te presentamos todo lo que debes tener en cuenta para comprender esta afección.
20 datos clave para entender el acné en adolescentes
Última actualización: 13 octubre, 2023

El acné es una afección cutánea común que afecta a adolescentes en todo el mundo. Aunque es una parte normal del desarrollo en la pubertad, puede ser una fuente de angustia emocional y física para muchos jóvenes.

Para ayudarte a comprender mejor esta afección, aquí te presentamos 20 datos clave sobre el acné en adolescentes. ¡Toma nota para estar bien informado sobre este tema!

Algunos datos que debes saber del acné en los adolescentes

El acné es una afección inflamatoria crónica en la que se ve comprometida la unidad pilosebácea de la superficie cutánea. Aunque suele tener un curso prolongado, existen tratamientos que pueden contribuir a resolver el cuadro clínico de manera más rápida. A continuación, te proporcionamos las 20 claves más importantes que debes conocer sobre esta enfermedad.

1. La prevalencia del acné en la adolescencia

Según un estudio publicado en The Journal of Clinical and Aesthetic Dermatology, entre el 81 y el 95 % de los hombres y entre el 79 y el 82 % de las mujeres desarrollan acné durante la adolescencia.

De esta manera, el acné se convierte en una de las afecciones cutáneas más comunes en esta etapa de la vida. Sin embargo, es importante destacar que no se limita exclusivamente a este grupo etario, ya que puede afectar a personas de diversas edades.

2. ¿Por qué se desencadenan las lesiones?

El acné se origina por la obstrucción de los folículos pilosos debido al exceso de sebo y células muertas de la piel, lo que puede dar lugar a la formación de comedones, pápulas, pústulas y quistes.

En su mayoría, esta afección se desencadena durante la adolescencia debido a la influencia de la bacteria Cutibacterium acnes, que se ve influenciada por los niveles circulantes normales de dehidroepiandrosterona.

Some figure

3. ¿Las variaciones hormonales influyen en el desarrollo?

Las fluctuaciones hormonales durante la pubertad son otra de las causas principales del acné. Los andrógenos, hormonas masculinas presentes en ambos sexos, estimulan la producción de sebo en la piel. Como resultado, la seborrea crea un entorno propicio para el crecimiento y prosperidad de la bacteria C. acnes.

4. ¿El acné es hereditario?

Un artículo en la revista Adolescent Health, Medicine and Therapeutics destaca la importancia de la predisposición genética en la susceptibilidad al acné. En otras palabras, si tus padres tuvieron acné en la adolescencia, es más probable que tú también lo desarrolles.

Sin embargo, la patogénesis del acné implica la interacción de múltiples factores que conducen al desarrollo de la lesión primaria, conocida como comedón.

5. ¿Cómo influye la higiene en el origen y la prevención de la patología?

El tratamiento y la prevención del acné en la adolescencia deben comenzar con un asesoramiento integral sobre las prácticas adecuadas de cuidado cutáneo. En este sentido, es esencial promover el uso de limpiadores suaves en lugar de exfoliantes o jabones fuertes, ya que tienden a tener un pH más alto que el de la piel.

A diferencia de la creencia popular, el acné no se produce por la falta de higiene. De hecho, lavar en exceso la piel puede empeorar la afección al eliminar el aceite natural y provocar más irritación. Por lo tanto, es importante mantener un equilibrio en la limpieza facial y optar por productos suaves que no sean abrasivos para la piel.

6. La alimentación y su influencia en el desarrollo del acné

Aunque la relación entre dieta y acné es un tema de debate, algunos estudios sugieren que los alimentos con un alto índice glucémico y los productos lácteos pueden empeorar el acné en algunas personas.

Esto podría atribuirse a las altas concentraciones del factor de crecimiento similar a la insulina (IGF-1) y a los componentes hormonales que se encuentran en la leche.

7. ¿El estrés provoca acné?

El estrés puede empeorar el acné al aumentar la producción de hormonas del estrés que desencadenan brotes indeseados. En relación con este tema, un estudio llevado a cabo en estudiantes de medicina de la Universidad King Khalid y publicado en Environmental Research and Public Health demuestra la conexión entre el estrés académico y las manifestaciones clínicas del acné.

8. La elección correcta de los productos cosméticos

El uso de productos cosméticos comedogénicos, como aquellos a base de aceites, puede obstruir los poros y empeorar los casos de acné. Por esta razón, es crucial optar por productos etiquetados como «no comedogénicos», ya sean geles o fluidos.

9. ¿Qué tratamientos tópicos son más eficaces?

Los tratamientos tópicos que contienen ingredientes como el peróxido de benzoílo, el ácido salicílico y el ácido glicólico son eficaces para manejar y tratar el acné leve a moderado.

A menudo, se requiere una terapia de mantenimiento a largo plazo, ya que la mayoría de los esquemas terapéuticos se consideran supresores y no curativos. Por lo tanto, optar por el uso regular de un retinoide tópico es la mejor manera de lograrlo.

10. ¿Cuándo recurrir a los antibióticos orales?

Los antibióticos orales a menudo se recetan para tratar el acné de tipo inflamatorio. Es importante destacar que se requieren al menos 2-3 meses de cumplimiento del tratamiento para evaluar su efectividad. No obstante, su uso prolongado puede tener efectos secundarios y contribuir al desarrollo de resistencia bacteriana.

11. El uso de anticonceptivos orales para el manejo del acné

Algunos anticonceptivos orales pueden ayudar a regular las hormonas y reducir el acné en las mujeres. Además, los estrógenos se destacan en un artículo publicado en Actas Dermosifiliograficas como una opción terapéutica para el hirsutismo. Sin embargo, es importante tener en cuenta que el efecto androgénico de los progestágenos puede desarrollar o exacerbar los cuadros de acné.

12. La importancia de tener cuidado con la isotretinoína

En casos graves de acné, se puede considerar la isotretinoína, un medicamento potente, pero con efectos secundarios significativos. Es importante tener en cuenta que la isotretinoína oral es teratogénica, es decir, puede aumentar el riesgo del desarrollo de anomalías en fetos y, por lo tanto, está contraindicada en el embarazo.

13. El impacto emocional que provoca el acné

La gravedad del acné puede variar, desde manifestaciones leves con pocos comedones hasta cuadros graves caracterizados por presentaciones inflamatorias desfigurantes.

Estos cuadros graves a menudo generan hiperpigmentación, cicatrices y efectos psicológicos adversos. Es por esto que esta enfermedad puede tener un profundo impacto emocional en los adolescentes, causando ansiedad, depresión y baja autoestima.

14. No se recomienda exprimir las lesiones

Este trastorno cutáneo puede presentarse con lesiones tanto inflamatorias como no inflamatorias, en especial en la cara, pero también en brazos, tronco y espalda. Algunas de ellas incluyen:

  • Pápulas.
  • Pústulas.
  • Nódulos.

En consecuencia, exprimir este tipo de lesiones puede empeorarlas y dejar cicatrices permanentes. Por lo tanto, es importante evitar este hábito.

15. El protector solar debe formar parte de la rutina de cuidado

La protección solar es esencial, ya que algunos tratamientos aumentan la sensibilidad de la piel a los rayos solares y las lesiones inflamatorias pueden convertirse en manchas cuando se exponen al sol.

Además, es fundamental elegir un protector solar adecuado para las pieles propensas al acné. En otras palabras, si el producto es muy grasoso o pesado, podría obstruir los poros y dar lugar a las lesiones características del acné.

16. Consulta a un médico dermatólogo

Si el acné persiste o es grave, es importante consultar a un profesional de la salud. Además, es importante destacar que el diagnóstico temprano y el tratamiento adecuado pueden prevenir la formación de cicatrices a largo plazo.

17. ¿Cuánto tardan en curarse las lesiones del acné?

El acné, en general, tiende a mejorar con el tiempo, pero puede pasar varios años antes de que se resuelva por completo. De hecho, esta afección suele empezar entre los 7 y los 12 años (acné preadolescente) y puede persistir hasta la tercera década de vida. Sin embargo, en algunos casos, el acné puede persistir hasta la edad adulta o incluso aparecer por primera vez en la adultez.

18. Las cicatrices del acné suelen ser frecuentes

En algunos casos, el acné severo puede dejar cicatrices permanentes en la piel. Estas pueden presentarse como deprimidas, hipertróficas y queloides. Las opciones de tratamiento para las cicatrices incluyen láser, peelings químicos y microdermoabrasión con punta de diamantes.

19. La importancia del apoyo emocional

Los adolescentes que padecen acné requieren apoyo de sus amigos y familiares para hacer frente a las dificultades emocionales asociadas con esta afección. De acuerdo con un estudio publicado en el Indian Journal of Dermatology, el 68 % de los pacientes manifestaron que el acné tenía un impacto en sus actividades sociales.

20. La paciencia es parte del tratamiento para el acné

El tratamiento del acné es un proceso gradual y requiere paciencia, ya que los resultados pueden no ser inmediatos. Con el enfoque adecuado, la mayoría de los adolescentes pueden superar esta etapa.

Es importante comprender que una respuesta eficaz al tratamiento a menudo implica una significativa reducción de las lesiones activas en lugar de su eliminación total. Esta clarificación es fundamental para evitar interrumpir el tratamiento de manera prematura debido a una percepción de falta de eficacia.

El acné en los adolescentes es una afección transitoria

El acné es una afección común en la adolescencia. Sin embargo, con el tratamiento adecuado y el apoyo emocional, la mayoría de los adolescentes pueden manejarla con éxito y lograr una piel más saludable a medida que crecen.

Es importante destacar que la consulta a un dermatólogo es esencial en casos severos o persistentes. Además, la educación sobre el acné desempeña un papel fundamental, ya que puede ayudar a reducir la angustia asociada con esta afección cutánea.

A medida que los jóvenes comprenden mejor su condición y tienen acceso a recursos adecuados, están mejor preparados para enfrentar los desafíos que el acné pueda presentar en su vida.


Todas las fuentes citadas fueron revisadas a profundidad por nuestro equipo, para asegurar su calidad, confiabilidad, vigencia y validez. La bibliografía de este artículo fue considerada confiable y de precisión académica o científica.


  • Aziz, F., & Khan, M. F. (2022). Association of Academic Stress, Acne Symptoms and Other Physical Symptoms in Medical Students of King Khalid University. International Journal of Environmental Research and Public Health19(14), 8725. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC9316820/
  • Hazarika, N., & Archana, M. (2016). The Psychosocial Impact of Acne Vulgaris. Indian Journal of Dermatology61(5), 515–520. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5029236/
  • Leung, A. K., Barankin, B., Lam, J. M., Leong, K. F., & Hon, K. L. (2021). Dermatology: how to manage acne vulgaris. Drugs in Context10, 2021-8-6. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC8510514/
  • Lynn, D. D., Umari, T., Dunnick, C. A., & Dellavalle, R. P. (2016). The epidemiology of acne vulgaris in late adolescence. Adolescent Health, Medicine and Therapeutics7, 13–25. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4769025/
  • Requena, C., & Llombart, B. (2020). Oral Contraceptives in Dermatology. Anticonceptivos orales en dermatología. Actas Dermo-Sifiliograficas111(5), 351–356. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32404240/
  • Skroza, N., Tolino, E., Mambrin, A., Zuber, S., Balduzzi, V., Marchesiello, A., Bernardini, N., Proietti, I., & Potenza, C. (2018). Adult Acne Versus Adolescent Acne: A Retrospective Study of 1,167 Patients. The Journal of Clinical and Aesthetic Dermatology11(1), 21–25. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5788264/
  • Wolkenstein, P., Machovcová, A., Szepietowski, J. C., Tennstedt, D., Veraldi, S., & Delarue, A. (2018). Acne prevalence and associations with lifestyle: a cross-sectional online survey of adolescents/young adults in 7 European countries. Journal of the European Academy of Dermatology and Venereology : JEADV32(2), 298–306.  https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/28707712/

Este texto se ofrece únicamente con propósitos informativos y no reemplaza la consulta con un profesional. Ante dudas, consulta a tu especialista.