Acné juvenil: tipos y causas

12 Octubre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la dermatóloga Maria del Carmen Hernandez
El acné juvenil no solo es una manifestación cutánea desagradable, sino que también tiene grandes repercusiones en el aspecto psicosocial de quien la padece.

El acné juvenil es una de las manifestaciones cutáneas que mas preocupa a los adolescentes. Asimismo, los limita en sus relaciones sociales y también suele afectarlos en su autoestima. Son varios los factores que influyen en su desarrollo, desde alteraciones hormonales hasta mala higiene. A continuación, te contamos más al respecto.

¿Por qué se genera el acné juvenil?

El acné juvenil es un trastorno inflamatorio de la unidad pilosebácea, de curso crónico y autolimitante. En la mayoría de las ocasiones es provocado por Propionibacterium acnes en la adolescencia, bajo la influencia de la dehidroepiandrosterona circulante normal (DHEA).

Es un trastorno cutáneo muy común que puede presentarse con lesiones inflamatorias y no inflamatorias en especial en la cara, pero también puede ocurrir en la parte superior de los brazos, el tronco y la espalda.

Chico adolescente con acné juvenil.

Las causas del acné juvenil incluyen las siguientes:

  • Uso de medicamentos como litio, esteroides y anticonvulsivos.
  • Exposición al exceso de luz solar.
  • Uso de ropa oclusiva.
  • Trastornos endocrinos, como el síndrome de ovario poliquístico e incluso el embarazo.
  • Los factores genéticos afectan el porcentaje de ácidos grasos en el sebo. Las estimaciones de heredabilidad oscilan entre el 50 y el 90 %.

Alimentación y acné

La relación entre la dieta y el acné es muy controvertida. La causa probable de los posibles efectos comedogénicos de la leche y sus productos es el contenido de hormonas producidas por las vacas durante la gestación.

De acuerdo a estudios del Journal of the American Academy of Dermatology, el componente de la leche que más estimula la unidad pilosebácea es el factor de crecimiento similar a la insulina 1 (IGF-1), cuya concentración en la sangre varía según la gravedad del acné.

Los niveles del factor de crecimiento similar a la insulina 1 aumentan durante la pubertad bajo la influencia de la hormona del crecimiento y se correlaciona de manera positiva con el curso clínico del acné.

El chocolate negro contiene más antioxidantes que el chocolate con leche, lo que llevaría a la conclusión de que puede tener efectos comedogénicos mucho menores.

Se recomienda un cambio en la dieta para evitar la recurrencia del acné. Esto significa evitar el chocolate, las comidas picantes, la comida chatarra y las bebidas de cola. Implementar una dieta alta en proteínas y de bajo índice glucémico suele reducir el riesgo de lesiones por acné.

Lee también: Alimentación y acné: lo que comes también es importante

Tipos de acné juvenil

El acné se presenta en áreas centrofaciales, la espalda, la parte superior del tronco y la región deltoidea.  En la mayoría de los casos se presenta como lesiones polimórficas que comienzan con comedones.

Grado 1: superficial, no inflamatorio

Este tipo de acné es el inicial, el más leve. Se localiza de manera superficial y sus lesiones no presentan un patrón inflamatorio predominante. Se caracteriza por la presencia de comedones abiertos o cerrados (también llamados puntos negros o espinillas).

A su vez, se observan pápulas en las regiones afectadas pero no presentan grado de inflamación relevante. No hay evidencia de otro tipo de lesión en este estadio evolutivo.

Grado 2: inflamatorio, superficial

La patología avanza en gravedad, aunque las lesiones continúan en el plano superficial. Se observa un leve grado de inflamación en el área afectada. Se caracteriza por la presencia de las siguientes lesiones:

  • Comedones abiertos o cerrados.
  • Inflamación.
  • Pápulas y pústulas (escasas).
  • Sin nódulos.
  • Sin cicatrices.
    Chica con acné juvenil.

Grado 3: altamente inflamatorio

La inflamación aumenta de manera importante y comienzan a evidenciarse otro tipo de lesiones que generan leve molestia. Se observa un grado de inflamación moderada a severa, a diferencia de los estadios anteriores y, a su vez, aumenta la cantidad de pápulas y pústulas presentes.

Los nódulos dérmicos hacen su debut en esta grado de acné, en escasa cantidad, pero evidentes.

Grado 4: severo o noduloquístico

Es el más grave de todos los tipos de acné. También se le denomina noduloquístico por la presencia de nuevas lesiones que comprometen más extensión de la superficie cutánea. Las siguientes son todas las lesiones que pueden coexistir:

  • Inflamación severa.
  • Comedones abiertos y cerrados.
  • Pápulas y pústulas.
  • Nódulos (abundantes).
  • Cicatrices en grado variable.

Quizás te interese: Entrevista a Rocío Gil Redondo: “en el caso del acné, las soluciones mágicas no existen”

Recomendaciones para tener en cuenta

El acné es inevitable, pero se puede controlar mediante el lavado regular de la cara con soluciones de equilibrio de pH que están disponibles, como peróxido de benzoilo y ácido salicílico.

Se recomienda evitar los alimentos con índice glucémico alto y los alimentos a base de lácteos debido a que juegan un papel importante en la patogénesis.

Además, el manejo del estrés, la detección temprana y el tratamiento de causas subyacentes, como ovario poliquístico, ayudan a controlar el acné y a prevenir las lesiones residuales.

El acné juvenil no es tan solo una patología de piel

Puede que el acné no ponga en peligro la vida, pero tiene efectos psicosociales de por vida. Las personas con acné y cicatrices de acné a menudo desarrollan ansiedad y depresión de acuerdo a publicaciones de American Academy of Dermatology.

El pronóstico general del acné es bueno con tratamiento. Por ende, el tratamiento adecuado para cada persona depende de la afección individual. Si se tiene acné leve a moderado, como puntos blancos o puntos negros, el tratamiento suele ser fácil. Sin embargo, si se tiene acné quístico o inflamatorio, el tratamiento puede ser más desafiante.