Entrevista a Rocío Gil Redondo: «en el caso del acné, las soluciones mágicas no existen»

20 septiembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la médica Rocío Gil Redondo
Rocío Gil Redondo, médico dermatólogo, afirma que en lo que respecta al tratamiento del acné no existen soluciones mágicas y recomienda enseñar a los niños a cuidar su piel desde temprana edad. 

La piel es el órgano más extenso del cuerpo y, aunque no lo parezca, necesita ciertos cuidados a diario. Sin embargo, por lo general, no se le suele prestar tanta atención a esto. De hecho, hay personas que consideran que solo deben aplicar ciertas medidas cuando el acné se hace presente o bien, la piel presenta un mal aspecto.

Lo cierto es que no solo hay que cuidar la piel cuando esta presenta signos de sequedad, acné, manchas u otras imperfecciones. Lo ideal sería cuidarla regularmente, mediante unos sencillos hábitos, como lavarse con un jabón adecuado o aplicarse protección solar.

Si bien hay personas que comienzan a cuidar su piel desde la adolescencia, otras apenas reparan en la importancia de usar protección solar a diario o aplicarse una crema hidratante con regularidad hasta que comienzan a presentar signos de envejecimiento.

Entrevista a Rocío Gil

Rocío Gil Redondo, médico dermatólogo, explica que lo ideal sería que el cuidado de la piel estuviese integrado a la rutina desde la infancia.

Adicionalmente comenta que en lo que respecta al tratamiento del acné, no existen soluciones mágicas ya que se trata de una enfermedad compleja, por lo tanto, lo más recomendable es acudir a un dermatólogo y seguir sus indicaciones.

P. ¿Qué tipos de acné existen? ¿Es cierto que podemos prevenirlo de alguna forma o solo tratarlo?

Existen varios tipos de acné y no todos tienen el mismo tratamiento.

Existen diferentes tipos de acné. Por un lado está el acné comedoniano, en el que predominan las lesiones tipo comedón abierto (“punto negro”) y comedón cerrado (“espinillas”). Después está el acné pápulopustuloso en el que predominan los granitos rojos con y sin punta blanca (pústulas). Por último tenemos el acné nóduloquístico que produce lesiones inflamadas subcutáneas dolorosas.

Existen formas de prevenir la aparición de más lesiones en pacientes con tendencia al acné, como la aplicación de productos de hidratación y limpieza específicos, el abandono del consumo de tabaco, evitando dietas con mucho contenido lácteo o con alto índice glucémico, evitar el uso de cremas o maquillajes comedogénicos… Sin embargo una vez establecida la enfermedad suelen ser necesarias medidas adicionales para combatirlo.

P. ¿Existe alguna solución mágica para combatirlo?

Desafortunadamente las soluciones mágicas no existen, se trata de evitar los factores asociados que han demostrado favorecer la aparición de lesiones y tratarlo en los casos que sea necesario.

P. ¿Y con las marcas, qué podemos hacer?

Para el tratamiento de las cicatrices existen diferentes opciones terapéuticas como los peelings químicos, el láser, la dermoabrasión y la terapia biofotónica, que además trata también las lesiones activas. En casos leves se pueden mejorar con cremas que contengan ácido glicólico o algún retinoide.

Nota: según indica el Manual MSD, con frecuencia, la falla del tratamiento del acné puede ser la falta de adherencia al plan terapéutico y la falta de seguimiento.

P. ¿Qué cuidados de la piel deberíamos incorporar en nuestra rutina diaria?

Es recomendable realizar un lavado diario de la piel e hidratación con productos adecuados para nuestro tipo de piel. Además, se recomienda realizar una buena fotoprotección para prevenir el cáncer cutáneo y el fotoenvejecimiento.

Una de las medidas coadyuvantes en el tratamiento del acné consiste en la aplicación de protección solar adecuada todos los días.

P. Se dice que determinados alimentos contribuyen a que tengamos más acné, ¿debemos evitar alguno en particular?

Los antojos durante la lactancia pueden ser muy variados.

En estudios recientes se ha concluido que las dietas con alto contenido en leche, sobre todo en leche desnatada, así como los batidos de proteínas que toma mucha gente para entrenar y dietas con un alto índice glucémico podrían empeorar el acné.

En general en estos casos se recomienda evitar los batidos de proteínas, realizar un consumo más moderado de leche y una dieta sana y equilibrada.

P. A todos nos preocupa el aspecto de nuestra piel, pero durante la adolescencia la atención a la imagen personal se hace más evidente. ¿Cómo puede influir el acné en la autoestima de un adolescente?

El acné puede afectar de manera negativa a los adolescentes por la alteración estética que suponen tanto las lesiones activas como las cicatrices residuales. Esto puede producir un sentimiento de vergüenza o por miedo a las burlas de otros compañeros, lo cual puede afectar a la vida social del adolescente.

P. Parece que las mujeres se preocupan más por el aspecto físico, el cuidado de la piel, etc. ¿Estas diferencias son reales? ¿Es cierto que más mujeres acuden a las consultas por este tipo de preocupaciones o es solo un cliché?

Clásicamente eran las mujeres las que se preocupaban más del cuidado de la piel, pero la realidad es que cada vez hay más hombres que realizan un cuidado de la piel y que consultan por aspectos estéticos de la dermatología.

P. Para terminar, ¿algún truco para inculcar desde la infancia en el cuidado del cuerpo y la piel?

Hay que acostumbrar a los niños a echarse crema hidratante corporal y facial en los casos de piel seca, que es muy frecuente en niños, además de a usar fotoprotector cuando vayan a la playa, a la piscina o de excursión. Así será más fácil que lo incorporen a su rutina a lo largo de la vida.