Siete consejos para proteger la piel de los niños del frío

Francisco María García · 20 marzo, 2019
Entre las consecuencias que el invierno puede causar en nuestro cuerpo está la irritación de la piel. Esto es todavía más peligroso en el caso de niños pequeños. ¿Cómo podemos actuar?

La temporada de invierno es una de las más bonitas y que más gustan a los niños. Disfrutar de la nieve y el ambiente de esta época es un plan perfecto para hacer en familia. Pero, por supuesto, también es necesario tomar las precauciones debidas para no perjudicar la piel de los niños cuando hace frío.

La irritación de la piel es una de las consecuencias que surgen por una inadecuada exposición al frío. En los niños, este riesgo es aún mayor porque su piel es más delicada. Sin embargo, no hay por qué privarlos del placer de correr y jugar en esta temporada, a menos que las temperaturas sean extremas. Estos siete consejos para proteger su piel (y la tuya) permitirán disfrutar de una temporada divertida y tranquila.

Capa a capa contra el frío 

Es una necesidad que el niño respire aire fresco y reciba luz natural. Para resguardarlos, utilizar ropa adecuada de algodón o lana es el primer consejo. Vestirlo por capas lo resguardará de las bajas temperaturas. Cuando el frío es seco y hay mucho viento, esta recomendación es aún más importante, ya que son agentes deshidratantes.

Hay que tener en cuenta que, a partir del año de edad, un niño debe tener la misma cantidad de ropa que un adulto para estar bien protegidos del frío. Si es más pequeño debe tener una capa adicional. No hay que olvidar las manoplas, el gorro, calcetines y guantes gruesos.

Si se trata de recién nacidos, vestirlos por capas permitirá revisar permanentemente la temperatura corporal de forma rápida y cómoda. Si necesitamos cambiarle el pañal, el bebé no quedará completamente desnudo.

bebé-vestir-por-capas-frio

No descuidar la hidratación

La hidratación de la piel, en especial en mejillas, labios y el dorso de las manos evitará enrojecimientos y descamación. La vaselina neutra es muy útil para proteger los labios del bebé. Las cremas hidratantes con protectores solares deben colocarse antes de salir de la casa.

Si no se siguen los pasos necesarios, la afección puede desencadenar escozor y tirantez. Si se trata de un adolescente que toma medicación contra el acné, esta hidratación debe incrementarse.

Deportes y diversión en la nieve

Los deportes en la nieve son una actividad perfecta para muchos. Pero la suma de la altitud y las bajas temperaturas incrementa la irradiación y con ella las posibilidades de quemaduras. La hidratación con cremas fotoprotectoras es indispensable.

Los guantes, bufandas, gorros para cubrir la cabeza y orejas y gafas para evitar quemaduras en los ojos son complementos de uso obligatorio. En estas épocas de mucho frío, los paseos con los niños no deben ser muy largos. Como decíamos antes, la piel del bebé es más delicada.

Antioxidantes y vitaminas

Una dieta cargada de antioxidantes y vitaminas contribuirá a un cuidado óptimo de la piel y del aparato respiratorio. Frutas y verduras ricas en vitamina A y C, pescado y leche son los alimentos más aconsejables.

Las bajas temperaturas ocasionan una disminución de las defensas en el aparato respiratorio. La buena alimentación fortalece el organismo y ayuda a contrarrestar la tos, infecciones, mucosidad, el asma o la gripe. También contribuirá a frenar enfermedades cutáneas, como la dermatitis atópica.

consejos-contra-el-frio-ninos

Una buena higiene y baños cortos

Por supuesto, se debe mantener una adecuada higiene corporal para eliminar los restos de sudoración. Las capas de ropa y el ejercicio contribuyen con este fenómeno, por lo que no hay que descuidarlo en la época de frío.

Por otra parte, el baño del bebé en invierno debe ser muy corto. No más de 10 minutos con agua tibia y a una temperatura que no exceda los 25 grados. Por las noches, debe dormir abrigado con ropa que le cubra los pies y las manos.

Calefactores y vacunas

En esta épocas de tanto frío, la calefacción es indispensable, pero tiende a resecar la piel. Lo ideal sería contar con humidificadores. En su defecto, unos recipientes de agua colocados sobre la calefacción harán un buen efecto.

No se debe olvidar la importancia de mantener al día las vacunas. Estas son un escudo protector contra infecciones y enfermedades graves.

En familia, jugar, practicar deportes y pasear en invierno es posible si se toman las previsiones necesarias. Estos siete consejos para proteger la piel de los niños garantizarán al pequeño un mayor disfrute junto a sus seres queridos.