Dermatitis atópica en niños: Cómo prevenir los brotes

Naí Botello · 6 diciembre, 2018
Si tu bebé presenta erupciones rojizas en su piel acompañadas de prurito, tal vez sufra de dermatitis atópica. En este artículo te ayudamos a conocer todo sobre esta patología.

La dermatitis atópica es una patología dermatológica que afecta a cerca de un 20% de los niños en sus primeros años de vida. Se trata de una enfermedad bastante común que una vez que suele permanecer durante varios años con el pequeño, desapareciendo a medida que el niño crece.

Aprende a identificar la dermatitis atópica

Síntomas

La dermatitis atópica se manifiesta a través del enrojecimiento de la piel, picores, dolor e inflamación en el área afectada y supuración, entre otros factores. Así, identificar el inicio de los brotes y suministrar cremas hidratantes especializadas en las áreas afectadas pueden impedir la aparición total de los síntomas.

Edad de aparición

Esta enfermedad no distingue tipos de piel y suele aparecer en su mayoría a cortas edades. Se manifiesta de diferentes formas entre bebés y niños, pudiéndose observar su presencia en la cara, la zona de la cabeza, manos y en los pliegues de codos y rodillas.

El portal de salud Pediatría Integral explica lo siguiente: “En el 60% de los pacientes se inicia en el primer año de vida, fundamentalmente en los primeros seis meses. En el 85% en los primeros 5 años y solo un 10% inician la enfermedad después de los 7 años”.

Por tanto, en los bebés se presenta a partir de los 3 o 4 meses y en ellos los problemas en la piel se hacen visibles generalmente en las mejillas, zona de la cabeza y en sus extremidades. Algunas madres suelen confundir la pañalitis con la dermatitis atópica, pero esta no se presenta en áreas que de por sí se mantengan constantemente húmedas.

Dermatis-atopica-niños

En la niñez puede aparecer a partir de los dos años, cuando esta enfermedad se hace notoria en cuello, anverso de las manos, tobillos, pliegues de los codos y pliegues de las nalgas. En razas de piel blanca las erupciones en las extremidades aparecen en los pliegues internos, mientras que en niños asiáticos y afrodescendientes se suele presentar en la punta de los codos y en las rodillas.

Es importante señalar que la forma en que la dermatitis atópica se manifiesta pasa por tres etapas: lactante, infantil y del adulto.

Cómo se presenta la dermatitis atópica según sus fases

La dermatitis atópica presenta dos fases:

  • Inactiva: La piel se vuelve muy seca y escamoza, además de sensible. Durante este período se pueden aplicar todos los mecanismos preventivos para evitar llegar a mayores complicaciones. Como indicamos al principio se debe proporcionar abundante hidratación con cremas especializadas en el área afectada.
  • Activa: Las inflamaciones son más intensas, las supuraciones o incluso el sangrado por rascarse fuerte son habituales. La piel puede también inflamarse y endurecerse.

Cómo prevenir los brotes

Desencadenantes

Para prevenir los brotes de dermatítis atópica es importante conocer qué lo desencadena. Comenzaremos por decir que esta enfermedad no es contagiosa. Volviendo al portal Pediatría Integral, es destacable que apuntan que “en el 70-80% de los niños encontramos antecedentes familiares o personales de enfermedades atópicas“, por lo que el factor genético hay que tenerlo en cuenta.

Factores que contribuyen a que se produzca dermatitis atópica:

  1. Piel reseca
  2. Utilización de cremas con químicos que causen irritaciones
  3. Herpes y hongos
  4. Contacto con alérgenos, polen o floraciones, polvo, pelo o animales, intoxicación por alimentos…
  5. Contacto con telas que hayan sido lavados con detergentes abrasivos y el uso de telas sintéticas como el nylon o la lana o la viscosa

Las manifestaciones clínicas de la dermatitis atópica constituyen la base de su diagnóstico, ya que no existen cambios microscópicos ni de laboratorio específicos.

-M. Ridao i Redondo, pediatra-

Bebé con dermatitis

Estrategias de prevención

Actualmente existe el tratamiento por corticoides y el uso de antibióticos para controlar los brotes. No obstante, el médico determinará las causas particulares del niño y elegirá el que más se adecue a sus necesidades. Estas son algunas acciones que se dirigen a prevenir la aparición de los síntomas:

  • Controlar la temperatura ambiental: evitar el calor excesivo
  • Mantener en la zona en la que se encuentre el niño un nivel de humedad considerable
  • Proporcionarles baños cortos y refrescantes para suspender la sudoración, con el agua no excesivamente caliente
  • Hacer los baños con jabones de pH ácido sin detergente
  • Secar con pequeños toques, sin frotar
  • Evitar ponerle ropa que hecha de materiales que le puedan irritar la piel
  • Aplicar crema diariamente
  • Evitar que se rasque cortándole las uñas de forma adecuada
  • Evitar los baños en piscinas por la cantidad de cloro que contienen

Desde la Asociación Española de Pediatría recomiendan tomar las siguientes medidas: “Disminuir el contacto con la piel de alimentos ácidos (tomate, cítricos, etc.), cambio frecuente de pañales y aclarado cuidadoso de la ropa”.

Recuerda que ante cualquier duda siempre debes consultar al pediatra o dermatólogo para adquirir la guía correcta y un tratamiento ajustado a las necesidades de tu hijo.

  • Ruiz-Canela Cáceres J, Bernabéu Wittel J. Guía de Algoritmos en Pediatría de Atención Primaria. Dermatitis atópica. AEPap. 2015 (en línea). Disponible en algoritmos.aepap.org
  • Mateos, M. (2011). Guía de tratamiento de la Dermatitis Atópica en el niño. Documento de consenso grupo de expertos. https://doi.org/10.1130/B30336.1
  • Zambrano, A. Z. (1997). Dermatitis atopica. Pediatria Integral. https://doi.org/10.1016/S1761-2896(16)80892-4
  • Fonseca, E. Dermatitis atópica. Asociación Española de Pediatría. https://www.aeped.es/sites/default/files/documentos/dermatopica.pdf