Síndrome del ovario poliquístico: causas, síntomas y tratamiento

Francisco María García · 27 octubre, 2017

El síndrome del ovario poliquístico es una enfermedad de la mujer que origina un desequilibrio de las hormonas. A su vez, esta alteración conlleva posibles cambios en el ciclo menstrual, dificultades para conseguir un embarazo, el posible desarrollo de quistes en los ovarios e incluso en algunos casos de liberación de óvulos se puede llegar a la esterilidad.

Las causas del síndrome del ovario poliquístico (SOP)

Este síndrome se asocia a alteraciones a nivel hormonal. Con ello se dificulta que los ovarios puedan liberar óvulos considerados maduros. Pero, ¿por qué se producen estos cambios? Los óvulos suelen liberarse dos semanas después de que comience el ciclo menstrual. Estos periodos y plazos pueden variar dependiendo de cada mujer.

Cuando tiene lugar el síndrome del ovario poliquístico, los óvulos maduros no se liberan, sino que se quedan en los ovarios. Pueden existir en mucha cantidad, rodeados en un poco de líquido.

Síntomas del ovario poliquístico

En la mayor parte de los casos, el síndrome del ovario poliquístico se diagnostica en mujeres de entre 20 y 30 años. Sin embargo, también puede afectar a las niñas adolescentes. Los síntomas a menudo comienzan al iniciarse el ciclo menstrual de una niña. Las mujeres con este trastorno suelen tener una madre o hermana con síntomas similares.

El síndrome del ovario poliquístico tiene diversos síntomas.

Estos síntomas han sido tratados en diferentes entornos y reuniones. Un ejemplo es el Congreso Americano de Obstetras y Ginecólogos. Según estos expertos hay mucha diversidad de señales y no todas las mujeres que padecen el síndrome del ovario poliquístico presentan los mismos síntomas.

Incluso es posible que, con el tiempo, haya modificaciones en los síntomas. Entre los más usuales, según esta organización norteamericana, están:

  • El acné.
  • Crecimiento en el pecho de vello corporal. También puede presentarse en el abdomen e incluso en algunas partes de la cara.
  • Incremento en el peso.
  • Irregularidad en los períodos del ciclo menstrual. Estos períodos normalmente son intermitentes y pueden variar, de ser muy ligeros a ser muy abundantes.
  • Pérdida de la fertilidad.
  • Aparición de muchos quistes pequeños en los ovarios.

Consecuencias más graves

El síndrome del ovario poliquístico puede derivar en diferentes complicaciones:

  1. Diabetes. Según las estadísticas, un 50% de las mujeres que tienen esta anomalía van a desarrollar en el futuro diabetes. Normalmente esta aparece antes de los 40 años.
  1. Colesterol y sobrepeso. Aquellas mujeres que padecen el síndrome de ovario poliquísticos suelen ver incrementado su nivel de colesterol y son más propensas a la hipertensión. Además, la ansiedad y la depresión son parte de las complicaciones que se pueden experimentar cuando se padece ovario poliquístico.

Diagnóstico

El diagnóstico de este síndrome es sencillo. Se realiza a través de un examen físico. En dicho análisis se evalúa la zona pélvica, se realiza una ecografía de ovarios y se realiza un control de las hormonas. En las pruebas se podrá observar si los ovarios son más grandes de lo normal y si hay un porcentaje de folículos poco corriente.

Tratamiento

Es una opinión bastante extendida que el síndrome del ovario poliquístico no tiene cura en la actualidad. No obstante, los síntomas sí pueden ser tratados. Con la finalidad de que los períodos menstruales tengan mayor regularidad los médicos recetan píldoras anticonceptivas.

El síndrome del ovario poliquístico no tiene cura en la actualidad.

Ahora, es normal que te preguntes: ¿qué efectos producen las píldoras anticonceptivas en la mujer con el síndrome del ovario poliquístico? Entre otras cosas, regulan el ciclo menstrual y disminuyen el acné y el crecimiento de vello. Ello se produce al disminuir los niveles de andrógenos.

Otra consecuencia muy útil del consumo de anticonceptivos orales es el desprendimiento periódico del revestimiento del útero. Con esto se disminuye el riesgo de cáncer endometrial. Además, reducir el peso, aunque sea en poca cantidad, puede ayudar en el tratamiento de los cambios hormonales y patologías de salud. Es el caso de hipertensión arterial, diabetes o colesterol alto.

“Con un tratamiento adecuado, es posible tratar el síndrome de ovario poliquístico y aliviar los síntomas”

Además, las mujeres que quieran quedarse embarazadas y tengan este síndrome tienen una solución: operarse y someterse a la cirugía. Técnicamente, se trata de una laparoscopia pélvica que altera un ovario mediante una pequeña aguja que emite una descarga eléctrica. Esta descarga destruye una parte del tejido donde se produce la testosterona. Al disminuirse los niveles de esta hormona se incrementa la probabilidad de regular la ovulación.