¿Por qué es importante cuidar de nuestros abuelos?

Cada vez hay más evidencias de que los adultos mayores prefieren que los cuide un familiar cercano y que esto se haga en la comodidad de su hogar. Es por ello que debemos cuidar de nuestros abuelos y dedicar tiempo de nuestras vidas para compartir momentos con ellos.

Cuidar de nuestros abuelos puede ser una tarea satisfactoria o una labor extenuante. Sin embargo, en esta sociedad moderna, la responsabilidad de protegerlos no debe dejarse a la improvisación ni mucho menos evadirse, como muchas veces ocurre.

La importancia social de cuidar de nuestros abuelos

El cuidar de nuestros abuelos es un deber muy serio. En esta etapa de longevidad, es sumamente importante devolverles todo el amor que nos mostraron y, con respeto y dignidad, hacerlos sentir queridos y necesarios en nuestra vida.

Cuando eres madre y te toca lidiar con el cuidado de los abuelos, se te presentarán muchas oportunidades de inculcar valores en tus hijos. A través de simples acciones cotidianas, les enseñarás a ser más responsables, pacientes y amorosos; además, esto les permitirá beneficiarse de la experiencia adquirida de tus abuelos, sin olvidar también el aprendizaje intrínseco de cuidar de ti cuando envejezcas.

3 maneras de cuidar de nuestros abuelos

Existen muchas alternativas para cuidar de nuestros abuelos; todos los casos varían de acuerdo a las circunstancias. Por lo tanto, apunta las siguientes opciones:

La abuela paterna siempre es especial para los nietos.

1.- Cuidarlos en casa

Si decides llevarlos a tu hogar, ten presente lo siguiente:

  • Acepta ayuda. Debes saber que todo no debes hacerlo tú. Recuerda que, aunque estés en tu hogar, en el cuidado de nuestros abuelos puede colaborar cualquier miembro del círculo familiar, ya sea cercano o no.
  • Establece límites claros. Aunque tus abuelos estén viviendo en tu casa, este sigue siendo tu hogar. Claro está, quizás debas estar abierta a complacerlos siempre que se pueda para hacerlos sentir cómodos y queridos, pero debes ser tú quien asuma las responsabilidades.
  • Adecua tu hogar para cuidar a tus abuelos. Cerciórate de que en tu casa no exista ningún peligro para una persona mayor. En caso de que sea necesario, instala rampas para una silla de ruedas o pasamanos accesibles en las escaleras.
  • Orienta a los miembros de tu familia. Conviene hablar hasta con los más pequeños de esta nueva situación y explicarles con sencillez por qué ahora los abuelos viven con nosotros. Deja que participen en su cuidado al grado que sea posible; será una gran experiencia para ellos.
  • Prepárate. Ten a la mano el número telefónico del médico tratante de los abuelos, así como también sus medicinas. Siempre es bueno estar prevenidos en el cuidado de las personas mayores.

2.- Delegar su cuidado a un hogar especializado

Esta opción se acepta cada día más en la sociedad moderna, principalmente por los dilemas existenciales y las obligaciones laborales de hoy en día. Si eliges por esta opción, considera lo siguiente:

Antes que nada, investiga. Pide referencias de la  casa de retiro a elegir; consulta si cuenta con personal calificado, lo que incluye médicos y enfermeras certificados

Además, evalúa la distancia que tengas que recorrer para ver a tus abuelos ante cualquier emergencia. Recuerda que delegar su cuidado a un hogar especializado no te exime de tu responsabilidad. Por lo tanto, planifica visitas durante fechas especiales para la familia.

Por otro lado, asegúrate de contar con los recursos necesarios para asumir el costo que esta alternativa implica. En algunos países, los asilos están muy bien dotados, no carecen de nada y cuentan con el apoyo del Estado en programas de seguridad social; sé precavida.                                                                         

Delegar el cuidado de nuestros abuelos a un hogar especializado debe ser una decisión en conjunto; todos los miembros de la familia deben estar de acuerdo en esta decisión, incluyendo ellos mismos.

“Es sumamente importante devolverles a los abuelos todo el amor que nos mostraron y, con respeto y dignidad, hacerlos sentir queridos y necesarios en nuestra vida”

3.- Cuidar de nuestros abuelos en su propio hogar

A veces, lo mejor será asistir a nuestros abuelos en su propio domicilio. Así, podrás rodearlos de seguridad y respetar su espacio.

Puede ser una alternativa muy amorosa; recuerda que nada obligado es bueno. Si estás pensando en cuidar de tus abuelos en su hogar, pregúntate lo siguiente:

Existen muchos libros recomendados para los abuelos.

  • ¿Necesitan compañía?
  • ¿Tendré todo a la mano para cuidarlos?
  • ¿Será esta la mejor opción para su bienestar?
  • ¿Qué riesgos puede haber? ¿Qué problema podría presentarse?

En fin, cuidar de nuestros abuelos en su propio hogar puede ahorrarles a ellos incomodidades propias de la edad. Obviamente, esto contribuye a su salud mental y física.

En último lugar, debes considerar siempre que la improvisación no es buena cuando se trata de cuidar de nuestros abuelos. Si en algún momento dudas, consulta con otros miembros de la familia, los médicos y, por encima de todas las cosas, ten en cuenta sus preferencias.

Categorías: Relaciones con su entorno Etiquetas:
Te puede gustar