Cuidados de las infecciones del ombligo en el recién nacido

Amanda3 20 febrero, 2017

El cordón umbilical del recién nacido recibe especial atención desde el primer minuto de su vida, pero con el cuidado adecuado este sanará rápidamente, por lo cual las infecciones del ombligo no son muy frecuentes. No obstante, es posible que esta cicatriz se contamine y pueda producirse algún tipo de complicación, lo cual es algo de consideración porque en bebés tan pequeños podría haber una rápida propagación.

Es importante que estemos atentos ante cualquier cambio que indique problemas en el ombligo del bebé, por ejemplo la secreción de pus, mal olor, hinchazón o enrojecimiento en la zona. Es posible que ante la presencia de infección, el pequeño presente fiebre y dolor; estas señales son de cuidado y requieren la pronta evaluación de un pediatra.

¿Cuáles son las posibles complicaciones en el ombligo del bebé?

Lo habitual es que en las primeras dos semanas de nacido el bebé  haya perdido todos los restos que del cordón umbilical que tenia prendidos al ombligo. En este período es importante mantenerlo limpio, seco y desinfectado, pero es normal que aparezca un poco de sangre cuando se desprenda naturalmente, algo que no es motivo de preocupación porque se detiene rápidamente.

c2431dbcac0ba786fd1d72a0e20419ab

Para curar esta cicatriz, los expertos recomiendan que se use alcohol de 70º en una gasa que se deja colocada en la piel hasta la siguiente cura, algunas veces se agrega una solución de yodo. Las curas deben realizarse unas tres veces al día, siempre cuidando de que esté seco y el pañal no lo lastime. Algunos padres también han optado por dejarlo curar por sí solo, al seco y sin ningún vendaje, los estudios han revelado que no existe mucha variación en la incidencia de infecciones.

Sin embargo, es posible que el ombligo no haya sanado en un periodo de veinte días, de ser así, entonces es motivado por alguna complicación. Se recomienda consultar al pediatra para que evalúe las causas que llevan a la demora del desprendimiento de los restos del cordón, por ninguna razón debemos intentar despegarlo por la fuerza.

En términos generales, se pueden mencionar al menos cuatro complicaciones probables en cuanto al ombligo del recién nacido. Aunque hay lugar a infinidad de circunstancias, lo más probable es que las infecciones sean derivadas de las causas conocidas e identificables medicamente, pues la recuperación del ombligo es bastante sencilla.

Las principales complicaciones en este sentido son las siguientes:

  • Humedad umbilical. En estos casos en el ombligo se presente humedad de manera continua, esto altera la curación completa, en especial en aquellos “ombligos amnióticos”, los cuales son un poco más hondos. El exceso de humedad en la zona puede provocar infecciones, pero esta exudación también puede ser señal de que algo no está bien.
  • Mientras el ombligo está sanando es preciso especialmente mantenerlo cubierto con gasa, porque es normal que aparezca un poco de sangre. Sin embargo, no es normal cuando la cantidad de sangre aumenta, el sangrado no se detiene ante la presión del vendaje, sangra de manera continua incluso después de desprenderse el cordón.
  • Desprendimiento tardío. El cordón umbilical puede permanecer adherido por más de tres semanas, esto puede provocar infección o hemorragia si se despega de manera forzada. En estos casos hay que vigilar que no aparezcan manchas de sangre y mantener el mismo cuidado hasta que esté segura su cicatrización
de13e6d21147bf7e6d7bd430007fd0b1

 

  • Granuloma Umbilical. Algunas veces después de despegarse el cordón se produce una inflamación que provoca una protuberancia dentro del ombligo, esta suele desaparecer con el tiempo porque no forma parte de la anatomía de la cicatriz como tal
  • Las hernias umbilicales son bastante comunes en los bebés, estas pueden prevenirse por medio del uso de fajas, pero siempre terminan apareciendo. Estas pueden ser muy pequeñas e inofensivas, pero las más grandes en ocasiones requieren la realización de cirugía.

Las principales complicaciones en el ombligo pueden agravarse en caso de infección, por eso es importante estar atentos a los síntomas iniciales. En algunos casos, el ombligo puede comenzar su cicatrización, pero todavía sangrar levemente, esto sucede especialmente en aquellos menos protuberantes; en tal sentido, es conveniente redoblar los cuidados para mantener la zona seca.

 

 

Te puede gustar