Cuándo se encaja el bebé durante el embarazo: lo que debes saber

Si estás en la dulce espera, seguramente tu médico te haya dicho que el bebé pronto se encajará. Por eso, vamos a contarte de qué se trata y cuándo sucederá.
Cuándo se encaja el bebé durante el embarazo: lo que debes saber
Leidy Mora Molina

Escrito y verificado por la enfermera Leidy Mora Molina.

Última actualización: 24 abril, 2022

En las últimas semanas de embarazo, el organismo materno va ultimando detalles en su preparación de cara al parto. Un paso que indica que este proceso evoluciona favorablemente es cuando se encaja el bebé en la pelvis de la madre.

Aunque en ocasiones suele ser un evento bastante incómodo y molesto para la gestante, es absolutamente necesario para favorecer el parto vaginal. Pero, ¿cuándo se encaja el bebé? Te lo contamos a continuación.

El bebé se encaja en el canal de parto, ¿qué significa?

Debemos comenzar por aclarar que el término “encajar” se utiliza para describir el proceso de descenso del bebé, específicamente cuando se introduce en el canal del parto, dentro de la pelvis materna.

Lo habitual es que el elemento que se encaje en la pelvis sea la cabeza del bebé, pues la posición cefálica es la ideal para el parto vaginal. Sin embargo, puede ocurrir que su presentación sea de nalgas y lo que se encaje sea la cola (posición podálica).

Cuando el bebé se encaja en posición cefálica, habitualmente lo hace con la cara mirando hacia la columna vertebral de la mamá y de esta forma, la parte más ancha de la cabeza del bebé supera el estrecho superior de la pelvis.

bebe encajado en estrecho de la pelvis materna
En general, los bebés se acomodan en la pelvis materna con la cabeza hacia abajo de cara hacia la columna vertebral de la mamá.

¿Cuándo ocurre este descenso?

El bebé se encaja en el canal del parto en las últimas semanas de gestación, pues en esta etapa, la forma del útero y el peso que ha ganado el bebé lo ayudan a acomodarse en el interior de la pelvis de la mamá.

Aunque no hay un momento exacto para que esto ocurra, es común que el bebé se encaje después de la semana 33. Aun así, en muchos embarazos esto puede ocurrir solo unos días antes del trabajo de parto o durante el mismo.

¿Qué sentimos cuando el bebé se encaja?

Como todo embarazo, los síntomas que experimentan las madres son muy propios, algunas no sienten nada particular, otras, en cambio, pueden sentir una mayor presión en la zona pélvica. En líneas generales, el encajamiento del bebé en el canal del parto se acompaña de manifestaciones como:

  • La barriga se nota más baja y puede tomar una inclinación hacia adelante.
  • La madre siente que respira mejor y no se siente tan pesada luego de comer, pues disminuye la presión que ejerce el útero sobre el diafragma.
  • Puede traer algunas molestias pélvicas como calambres o punzadas en la zona.
  • Al caminar, puede sentir molestias o un leve dolor, así como también, menos equilibrio al hacerlo.
  • Aumenta aún más la sensación de deseo de orinar frecuentemente, debido a que el bebé ejerce una mayor presión sobre la vejiga.

Mi bebé no se encaja ¿A qué se debe?

Existen factores que pueden intervenir y retrasar el proceso de descenso del bebé, entre los que se destacan los siguientes:

  • Embarazos anteriores: los músculos y tejidos abdominales están más flácidos que en las madres primerizas, lo que permite que el bebé pueda moverse con más comodidad y retrase su encaje.
  • Bebés grandes: si el bebé es grande para su edad gestacional, puede ser necesario que inicien de las contracciones uterinas para favorecer su descenso por el canal del parto.
  • Pelvis estrecha: en el caso de existir una desproporción entre el tamaño del feto y la pelvis de la madre, es probable que este descenso se dificulte. En estos casos los especialistas indican el nacimiento por cesárea.
  • Actividad de la madre: otro de los factores que intervienen en el proceso es la posición que la madre adopta, comúnmente, entre el octavo y el noveno mes. Si frecuenta estar sentada o acostada, el bebé apoyará su espalda en la pelvis y no se acomodará en una posición que favorezca este proceso. Por eso, la madre se debe mover y caminar en las últimas semanas de gestación.
trecking escalada montana aire libre
Mantente activa durante el último mes para favorecer el posicionamiento de tu bebé.

¿Cómo puedo favorecer que el bebé se encaje en el canal del parto?

Si luego de la semana 37 el bebé no se ha encajado, es recomendable ejercitarse para favorecer este proceso. Lo ideal es caminar moderadamente durante al menos media hora al día, nadar, realizar yoga prenatal o pilates.

De igual manera, el médico o la matrona pueden indicar algunos ejercicios específicos con este fin, acompañados de masajes en el área abdominal. Cabe aclarar que este paso del descenso es fisiológico y en muchos casos puede no suceder aunque se ejecuten este tipo de ejercicios.

Ahora bien, si el bebé no llega a encajarse luego del inicio las contracciones de trabajo de parto, será necesario recurrir a la cesárea. Eso sí, si el bebé está en posición cefálica y el trabajo de parto transcurre de manera normal, es poco probable que no se encaje a tiempo.

Te podría interesar...
Cambios anatómicos y fisiológicos durante el parto
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
Cambios anatómicos y fisiológicos durante el parto

El cuerpo de la mujer sufre incontables cambios anatómicos y fisiológicos para llevar a cabo el proceso del parto. Entérate cuáles son.