¿Cuándo debes preocuparte por la onicofagia en niños?

Carlos Lara 18 febrero, 2018
Descubre a continuación cuándo debes preocuparte por este mal hábito y cómo puedes actuar al respecto.

La onicofagia en niños puede ser algo muy común. No obstante es necesario tratarla a tiempo para evitar que el mal hábito acompañe al niño hasta la adultez.

La onicofagia consiste en morderse las uñas de manera constante, por una razón u otra. Y puede ocasionar problemas de salud si se ocurre ininterumpidamente. En otras palabras, la pérdida de control sobre la conducta es lo que indica que algo no está bien.

Debemos preocuparnos por la onicofagia en niños cuando esta es una conducta aleatoria sino que, dada la frecuencia de su repetición, se ha convertido en un mal hábito.

Cuando los niños se muerden las uñas, incluso antes de que estas hayan crecido, debemos prestar atención y actuar al respecto. Para ello, lo primero que debemos observar es cuál puede ser la causa de la onicofagia en niños.

Causas de la onicofagia en niños

  • Estrés.
  • Ansiedad.
  • Aburrimiento.
  • Acontecimientos emocionalmente dolorosos, como el fallecimiento de un ser querido, riñas entre los padres, incertidumbre por la llegada de un nuevo hermano, entre otros.

Consecuencias

La onicofagia en niños puede ocasionar diversos problemas de salud, en mayor o menor intensidad. A continuación te comentamos cuáles son los más comunes.

Problemas dentales

  • Alineamiento anormal de los dientes. Por una posible deformación en la arcada dental. Esto implica un nacimiento desordenado de las piezas dentales permanentes, o la desalineación de las existentes. Para solucionar la deformación hará falta ortodoncia.
  • Inflamación de las encías debido a los microrganismos presentes debajo de las uñas. Dichos agentes pueden causar afecciones inflamatorias como la gingivitis, periodontitis, entre otras.
  • La onicofagia puede ocasionar dolor al masticar los alimentos debido un esfuerzo intensivo de la mandíbula.
  • Halitosis (mal aliento) debido a la falta higiene o infecciones bucales presentes.

Problemas digestivos

  • Según la intensidad y la duración del hábito, pueden llegar a ocurrir casos de obstrucciones intestinales.
  • Diversos tipos de infecciones oportunistas; es decir, afecciones que son causadas por patógenos, los cuales no son normalmente un peligro para el organismo. Salvo en ciertas situaciones, como por ejemplo, cuando el sistema inmune es deficiente. Una de las consecuencias de la onicofagia de los niños.

Problemas dermatológicos

  • Infección bacteriana en los dedos. Esta normalmente nacerá desde bajo de la epidermis, debido al filtrado de la saliva a través de la piel. Por consiguiente, ocurre la inflamación en los dedos y hace doloroso (o difícil) el uso de los mismos.
  • Según la gravedad, a largo plazo, la onicofagia en niños puede llegar a deformar los dedos y el crecimiento de las uñas, e incluso, ocasionar una pérdida permanente de la uña.
  • Infecciones ulcerosas que pueden persistir aun si se han arrancado las uñas, mordido o lastimado su lugar en la piel de la zona. Esto puede generar heridas fácilmente infectables debido a la gran cantidad de gérmenes presentes en la saliva.
  • Otro problema, sin duda alguna, es el estético. Los onicofagia en niños resulta desagradable a la vista y esto tiene un impacto social negativo.

¿Qué puedes hacer tú?

Más allá de que morderse las uñas pueda ser visto como desagradable, la hinchazón de los dedos, las encías inflamadas y el mal aliento pueden afectar (aunque no lo parezca) la autoestima del niño.

¿Por qué? porque su aspecto genera rechazo o burla por parte de otros niños. Por consiguiente, el niño puede aislarse o desarrollar trastornos de ansiedad social, en casos extremos.

La onicofagia en niños es un problema que no suele requerir tratamiento farmacológico pero, dado su carácter compulsivo, es necesario solicitar la ayuda de un psicólogo y preocuparnos por iniciar una terapia positiva.

Es muy importante que no juzguemos a los niños y que procuremos aplicar los consejos del profesional de manera coherente. Si nos mantenemos firmes en el tiempo, lograremos que desaparezca el mal hábito.

Asimismo, la corrección de la onicofagia en niños evitará que el día de mañana crezcan con problemas y desarrollen adicción por el tabaco, las drogas u otros.

Recordemos que estos no son más que una vía de escape para la tensión acumulada y la mala gestión de las emociones y pensamientos.

No ignores a tu hijo y analiza tu forma de interactuar con él. Un hábito aparentemente inocuo, como el hecho de morderse las uñas, puede ser una señal de alerta de que necesitan ser atención y un mejor cuidado.

Te puede gustar