Las crisis de lactancia a los 6 meses

Las crisis de lactancia se manifiestan a través de los cambios de comportamiento del bebé al ser amamantado. Entérate por qué ocurren y cómo sobrellevarlas.
Las crisis de lactancia a los 6 meses
Leidy Mora Molina

Escrito y verificado por la enfermera Leidy Mora Molina.

Última actualización: 04 marzo, 2022

La lactancia materna es un proceso fisiológico que atraviesa diferentes etapas, algunas de ellas marcadas por los brotes de crecimiento del bebé. Estos hitos dan lugar a las llamadas crisis de lactancia, durante las cuales el pequeño manifiesta una actitud negativa al momento de ser amamantado.

El problema más grande de estas crisis es su desconocimiento, pues motivan a muchas madres a proceder con el destete o a iniciar la alimentación complementaria antes del momento recomendado.

Pero ¿qué es exactamente la crisis de la lactancia de los 6 meses y cómo se la puede identificar? A continuación, te contamos todo al respecto.

¿Qué es una crisis de la lactancia?

Tal como hemos anticipado, las crisis de lactancia son períodos de “reajuste” del abastecimiento de leche materna, para satisfacer las necesidades del bebé en sus brotes o picos del crecimiento. El organismo del niño necesita más sustrato para aumentar de tamaño y por ende, aumenta su demanda.

Esto genera en el pequeño cierta insatisfacción con el ritmo de sus tomas, que lo lleva a buscar constantemente el alimento para calmar el hambre. Por ende, cuando la madre lo prende al pecho se muestra un poco más inquieto e irritable de lo habitual. Y además, tiende a prolongar las lactadas, sobre todo durante las noches.

Si bien el bebé luce molesto en estos períodos, el cambio de actitud hacia la lactancia es lo que le permite a la glándula mamaria adecuar su producción de leche. Pues este maravilloso órgano materno tiene la capacidad de adaptarse a cada etapa del crecimiento del pequeño.

Uno de los mayores problemas que acarrean estas crisis es que la madre puede interpretar que su leche “ya no llena” a su bebé, cuando esto no es así. Acto seguido, iniciar con la leche artificial o lo que es peor aún, destetarlo a temprana edad.

Sin embargo, hay que aclarar que esta situación incómoda es momentánea y suele durar alrededor de una semana. Durante ese lapso de tiempo, los pechos adaptan su producción y el bebé retorna a la calma. De esta forma, no es necesario agregarle nada a su dieta. Todo ocurre como parte del proceso normal, que busca llevar un ritmo perfecto entre la cantidad de leche producida y el crecimiento del bebé.

lactancia materna noche nocturna colecho cama sillon bebe sueño despierto toma teta apego maternidad desarrollo
Las crisis de lactancia son momentos de mucho cansancio físico y emocional para la mamá y para el bebé. Por eso, es fundamental contar con buena información para anticiparse a ellas.

¿Cuántas crisis de lactancia hay?

Lo bueno (y lo malo) siempre viene multiplicado y estos baches en el camino de la lactancia no son la excepción.

En general, las crisis de lactancia suelen desencadenarse cada cierto tiempo, que coincide con los brotes de crecimiento típicos del niño. Por eso, se estiman algunos momentos en los cuales pueden (o no) aparecer:

  • Alrededor de las 3 semanas de vida.
  • Entre las 6 semanas y los 2 meses de edad.
  • A los 3 meses.
  • Alrededor de los 6 meses.
  • En algunos casos, también puede ocurrir en el primer cumpleaños.

Aunque recalquemos que se trata de un fenómeno normal, entendemos que son momentos bastante incómodos tanto para la madre, como para el bebé. Pues requieren una dosis extra de calma, paciencia y entrega para superarlos. Pero si te preparas para atravesarlos, evitarás el destete antes del momento planeado.

¿Cómo se presenta la crisis de lactancia de los 6 meses?

No todos los bebés atraviesan las crisis de la misma manera. De hecho, muchas madres apenas notan cambios de actitud a la hora de alimentar a sus hijos en estas etapas.

En cuanto a los 6 meses, la crisis no se da estrictamente en todos los bebés, razón por la cual muchos especialistas no hablan de ella. Aun así, durante este mes se produce escalón de crecimiento importante y es esperable que el pequeño desee comer más.

De todos modos, a partir de los 6 meses de edad muchos lactantes se inician en la alimentación complementaria y esto ofrece una especie de alivio para algunas madres. En este contexto, la crisis puede manifestarse de dos maneras posibles:

  • que el bebé se entusiasme por el hecho de comenzar a degustar otros sabores y rechace el pecho o que solo lo pida durante la noche,
  • o que prefiera la leche materna por encima de los demás alimentos y aumente así la demanda del pecho.

¿Qué hacer ante esto?

Primero que nada, debes identificar que se trata de una crisis de lactancia y así, proponerte sobrellevar los días siguientes con mucha paciencia.

Segundo, pero fundamental, recuérdate como mantra que siempre producirás la cantidad de leche que tu bebé necesita para alimentarse. Aunque tus pechos hagan algunos “ajustes” de tanto en tanto.

A continuación, vamos a enumerarte algunos consejos útiles para ayudarte a sobrellevar la crisis de la mejor manera:

  • No caigas en desesperación ante el comportamiento del bebé al ofrecerle el pecho. Es normal que llore desesperadamente y que esté molesto mientras succiona.
  • Ofrece el pecho antes de la alimentación complementaria. Así, podrá estimular a la glándula para que produzca lo necesario.
  • Recuerda que todos los bebés necesitan la lactancia materna durante el primer año de la vida. No creas que por comenzar con la alimentación complementaria tu leche deja de tener sentido.
  • Evita darle leche de fórmula al bebé por inseguridad. Tu producción de leche se regula según la demanda del pequeño. Entonces, si le das leche de fórmula para llenarlo, no se pegará al pecho de la misma manera y anularás el estímulo natural.
  • No obligues, ni fuerces al bebé a lactar, pues esto podría provocar un rechazo indeseado e irreversible al pecho.
  • Busca ofrecer el pecho cuando ambos estén relajados, en un ambiente agradable y sin preocupaciones. Si el bebé ha rechazado el pecho durante el día, inténtalo cuando el bebé este dormido o casi dormido. Esto ayudará a aumentar la producción de leche.
  • Ten cuidado con las mordidas o con la succión enérgica, para evitar lesiones o grietas en los pezones.

Recuerda que esta crisis se supera a los pocos días y que la frustración y el estrés inciden negativamente en tu producción de leche.

mama disfrta momento amigas bebes
Los grupos de madres son una excelente estrategia para atravesar cualquier crisis fisiológica del desarrollo de los bebés. El apoyo comunitario es fundamental.

Si sientes que situación te supera, ¡pide ayuda!

Es habitual que las crisis de lactancia traigan muchas inquietudes y angustias en las madres. En estos casos es necesario contar con el acompañamiento y el asesoramiento de los profesionales de salud, como las matronas, las consejeras de lactancia y el pediatra.

Te podría interesar...
Qué hacer ante una huelga de lactancia
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
Qué hacer ante una huelga de lactancia

En este artículo encontrarás toda la información sobre qué es y cómo actuar en caso de presentarse una huelga de lactancia.