Mi bebé sólo quiere pecho: ¿qué hago?

¿Acabas de dar a luz y crees que tu bebé sólo quiere estar en el pecho? ¿Sientes que no puedes ausentarte ni un solo minuto? ¿Crees que puede quedarse con hambre? Después de leer este artículo entenderás porqué pasa esto.
Mi bebé sólo quiere pecho: ¿qué hago?
Angela Herrero Marin

Escrito y verificado por la técnico en farmacia y doula Angela Herrero Marin.

Última actualización: 07 enero, 2022

Con frecuencia, podemos encontrar a madres que acaban de dar a luz y que comentan que su bebé sólo quiere estar en el pecho. ¿Pero qué es lo normal? ¿Cuándo deberíamos preocuparnos?

Tranquila, durante los primeros meses de vida del bebé, especialmente en las primeras semanas, esto es lo esperable.

Algunas veces se puede llegar a tener la falsa creencia de que el bebé está en el pecho porque no se alimenta lo suficiente y no se satisface. Esto, sumado a los comentarios que llegan a tus oídos, pueden hacerte dudar de la capacidad que tiene tu cuerpo para producir la leche que tu hijo necesita.

¿Por qué mi bebé solo quiere pecho?

El estómago de un recién nacido es muy pequeño. Esto, sumado a la facilidad de digerir la leche materna, hace que el bebé quiera estar todo el rato en el pecho.

Además, el pecho materno no es sólo alimento, es refugio, es seguridad, es sostén, es abrigo, es mamá. Y esto es lo único que los pequeños conocen, por lo que es dónde mayor tiempo quieren pasar.

También, es importante conocer los picos de crecimiento por los que pasan los bebés, que son las famosas crisis de lactancia. En estas, los infantes pasan prácticamente todo el día en el pecho con el fin de que la madre produzca más leche.

Es algo totalmente normal y forma parte de su desarrollo. Sin embargo, no saber de estos brotes de crecimiento, puede hacernos creer que el niño se queda con hambre.

A continuación, vamos a analizar otras cuestiones que pueden explicar por qué tu hijo solo quiere el pecho.

Rechaza la leche de fórmula

lactancia materna complemento biberones formula dificultades destete precoz mama bebe

Es frecuente que los bebés alimentados con leche materna rechacen la leche de fórmula. Además de tener otro sabor, lo que suelen rechazar realmente es el uso del biberón, ya que la succión es totalmente distinta la que se ejerce en el pecho materno.

Sin embargo, a veces la madre tiene que ausentarse por la vuelta al trabajo o por cualquier otro motivo y es necesario alimentar al bebé de otra forma. Muchos niños aprovechan las horas en las que las madres se ausentan para dormir y cuando éstas vuelven a casa, toman todo lo que no han tomado durante las horas previas.

Siente relajación cuando se amamanta  

Como decíamos antes, el pecho materno es mucho más que alimento.

Muchos bebés amamantados tienen la muletilla de dormirse con el pecho, ya que el hecho de succionar y de estar con mamá los relaja.

Cuando un bebé está dormido al pecho, aparece la succión no nutritiva. Esta es importante para el desarrollo del niño, de ahí la importancia de dejar que sea el pequeño quien suelte el pecho y que no lo aparte la madre, aunque esté dormido.

Con frecuencia podemos escuchar la típica frase de “te usa de chupete”, aunque realmente es el chupete el que se ha inventado para imitar la función del pecho.

Además, la leche materna contiene hormonas y aminoácidos, como la melatonina y el triptófano, que hacen al bebé conciliar el sueño.

Quiere estar con mamá 

Después de haber estado nueve meses en el vientre de mamá, es totalmente esperable que durante los primeros momentos solo quiera estar con ella. Y, finalmente, el pecho es mamá.

A veces, el padre del bebé u otro familiar pueden sentirse rechazados por parte del bebé y pensar que no van a poder tener vínculo con él. Sin embargo, es importante entender, desde toda esta información, lo que supone para un neonato de pocas semanas estar lejos de la madre.

Poco a poco, a medida que el bebé crezca, irá teniendo también ojos para el resto y querrá relacionarse con más personas aparte de su madre. Pero es importante saber que durante los primeros meses, lo único que necesita un niño es a su madre.

¿Qué puedo hacer?

Si en tu caso es por una reincorporación al trabajo, tu bebé tiene menos de seis meses y no quiere saber nada de los biberones, se puede probar con ofrecerle la leche en vasito, tamaño chupito. Los pequeños son capaces de beber en vasito desde el primer día de vida.

En cambio, si ya ha comenzado con la alimentación complementaria, se le pueden ofrecer otros alimentos durante ese tiempo en el que la mamá esté fuera de casa.

Si lo que te incomoda es el mero hecho de que tu bebé sea muy demandante, solo te queda armarte de paciencia. Como bien hemos visto, hay etapas en las que los pequeños suelen ser más demandantes y es súper importante conocerlas, entenderlas, acompañarlas y respetarlas.

Poco a poco, verás cómo va a poder espaciar las tomas al pecho por sí solo. Es cuestión de tiempo.

Te podría interesar...
La diferencia entre niños demandantes y de alta demanda
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
La diferencia entre niños demandantes y de alta demanda

La principal diferencia entre los niños demandantes y los de alta demanda es que los primeros son capaces de cumplir con todas sus tareas