Cosas que debe saber tu bebé de 2 años

¿Tu bebé señala cosas o te alcanza sus juguetes, y dice dos palabras juntas, demuestra afecto a los conocidos y se aferra a tí en una situación nueva, lo que contrasta con su genio de explorador? Tiene dos años y aquí te contamos más sobre sus indicadores de desarrollo.
Cosas que debe saber tu bebé de 2 años
Nadyra Muhammad

Escrito y verificado por la psicopedagoga Nadyra Muhammad.

Última actualización: 08 abril, 2022

Acompañar a los hijos en su crecimiento es lo más maravilloso que nos puede pasar cuando somos madres. Verles crecer no solo de tamaño sino también en conocimientos, en habilidades es incomparable. Sin embargo siempre nos preguntamos si nuestro hijo se va desarrollando correctamente, si sabe lo que tiene que saber para su edad. Acá te diremos qué cosas debe saber tu bebé de 2 años.

El contexto: el bebé de 2 años

Primero debemos ponernos en contexto. El bebé de 2 años nos agarra casi siempre desprevenidas con su arrojo de independencia, determinación y voluntad, ¡así que prepátate! No es para nada una calumnia cuando se habla de “los terribles 2 años”.

Al pisar los 2 años los bebés reilones y graciosos que teníamos en casa se convierten en una especie de monstruitos que solo desean más y más independencia, que retan nuestras normas y hacen unos berrinches tremendos si no se les permite emprender todas sus aventuras, para las que se creen más que capaces.

Así pues tenemos un bebé de 2 años, con específicos marcadores de desarrollo, con pocas destrezas pero repletos de entusiasmo y ganas de comerse el mundo. Quieren ser grandes, hacer cosas de grandes y no hay quien los detenga. Así que debes crecer como mamá y entender que ya se han ganado su propio espacio y empiezan a tomar sus propias decisiones, respétales las que puedas, si controlas a la madre controladora que hay en ti lo lograrás con más facilidad. Es hora de crecer para ti también, ¡eres mamá de un bebé de 2 años!


Si quieres saber más sobre Los terribles dos años


Habilidades motoras

  • Debe ser capaz de caminar con seguridad.
  • Corre mostrando disociación en brazos y piernas (no parece un robot o un bloque)
  • Sube escaleras con apoyo.
  • Baja escaleras con apoyo (todavía sin alternar ambas piernas)
  • Trepa módulos del parque (¡o en los muebles de casa!)
  • Se lanza por un tobogán pequeño.
  • Disfruta del movimiento de los columpios.
  • Gira sobre sus pies.
  • Patea una pelota.
  • Lanza una pelota con su mano.
  • Resuelve juegos de encaje con piezas del tamaño de la palma de su mano.
  • Empuña un color o marcador grueso.
  • Tapa y destapa marcadores.
  • Pinta en hojas grandes (60 x 60 cms)
  • Intenta calzarse los zapatos.
  • Bebe de un vaso.
  • Intenta comer solo usando una cucharilla.
  • Mete piezas pequeñas en un envase y es capaz de sacarlas (mete granos en un vaso)
264ccef0bb836d415056be09a854defb

Habilidades cognitivas

  • Ubica partes de su cuerpo (cabeza, barriga, piernas, nariz, manos)
  • Imita acciones de la vida diaria como: peinarse, enjabonarse, calzarse los zapatos, usar los cubiertos, hablar por teléfono, ir a “trabajar”
  • Reconoce al menos 4 animales por su nombre.
  • Responde a su nombre cuando se le llama.
  • Empieza a aprender canciones y poesías sencillas.
  • Imita movimientos y posturas de manera aproximada.
  • Comienza a darse cuenta que ha ensuciado el pañal. Algunos en el transcurso de estos dos años ya logran controlar esfínteres durante el día.
  • Puede contar 1,2,3.

Desarrollo del lenguaje

  • Aumenta su vocabulario (cada vez dice más palabras y mejor articuladas)
  • Comprende instrucciones como: siéntate, busca tus zapatos, llévale esto a papá, trae tu carro.
  • Dice “no” cuando no quiere algo.
  • Usa palabras claves para comunicarse como: dame, agua, tete, mamá, papá, ya…
  • Imita los sonidos de algunos animales.
  • Llama a los miembros de su familia por su nombre.
  • Al estar por cumplir los 3 años ya debe expresarse con fluidez con oraciones de cuatro o más palabras.

Desarrollo social

  • Comienza a tener “personas favoritas” con las que prefiere estar.
  • Tiene algunos juegos ritualizados, que hace siempre, por ejemplo, asustar a papá.
  • Aprende con facilidad “gracias” o comportamientos graciosos que muestra a otras personas a solicitud, por ejemplo “choca esos cinco”, “enséñame tus ojos”, “¿quién es la princesa de la casa?”.
  • No le gusta compartir sus juguetes ni sus “personas favoritas”.
  • Juega solo pero disfruta de la compañía de otros niños a su lado.
  • Imita a niños mayores, quiere ser parte del grupo de los grandes.
  • Pide ayuda cuando la necesita.
d20f8b67563ef9d7788a9a83259a7712

Algunos consejos para acompañarlo en su desarrollo

  • Léele cuentos, lo escuchará con mucha atención y al cabo de repetirlo, te sorprenderá repitiendo palabras y escenas de memoria.
  • La hora del paseo es fundamental. El sol y el aire libre le hará muy bien, a ti y a él. Además, se familiarizará con el entorno. Correr en la irregularidad segura del césped en el parque o sobre la fina arena de playa lo disfrutará y fortalecerá su miembros.
  • No le prestes demasiada atención cuando quiera precisamente eso, que le prestes mucha atención, con lloriqueos y rabietas. Pero cuando haga algo que refleje su talento innato en la pintura, el baile o el canto, apláudelo y anímalo.
  • Muy importante. Hazlo probar distintos alimentos, frutas, verduras, divertidas combinaciones. Será inevitable que le gusten algunos sabores y los prefiera por sobre todas las cosas, pero no desmayes y pon en su plato variedad. Que pueda elegir y probar.
  • Cuida que duerma lo suficiente. De 11 a 14 horas incluyendo las siestas.

Toma estas precauciones

  • Ya te hemos dicho que tu bebé ha ganado independencia y cierta rebeldía. Más que limitarlo y anteponerle siempre un no a sus múltiples deseos, prevé que el área a la que pueda acceder no ofrezca peligros.
  • Su curiosidad será insaciable, así que levanta todos los objetos y productos y aléjalos de su alcance. Obstruye las entradas a la energía eléctrica y asegúrate de cerrar las puertas que conducen a la alberca o a las fuentes de agua. Según la Organización Mundial de la Salud los índices de ahogamiento más elevados corresponden a los niños de 1 a 4 años de edad. Y en general el ahogamiento es una de las cinco causas principales de defunción entre las personas de 1 a 14 años.
  • En la mesa, juega a masticar bien los alimentos y claro está, ponle en el plato piezas suaves y manejables para él.
  • Cuidado con los colores y marcadores. Deben estar diseñados para bebés de dos años. Sabes que en un descuido o de manera natural se los llevará a la boca.
  • La cocina y los líquidos en ebullición o muy calientes deben estar lejos. En ocasiones nos acercamos a rectificar el sabor de un alimento o a manipular una olla, no lo hagamos con el niño en brazos. Ponlo primero en un lugar seguro, todo lo demás puede esperar.
  • En el automóvil, debe viajar en el lugar correspondiente a su silla de seguridad. Eso es innegociable. La manera correcta es utilizar el asiento mirando hacia atrás, para evitar desplazamientos relativos entre la cabeza y el tórax, en caso de accidente frontal.


¡No se lo digas, pero todavía es un bebé!

Este año tu bebé de 2 años dejará de serlo para convertirse en un niño, será un año de grandes transiciones tanto para él como para ti. Al finalizar estos terribles dos años tu bebé grande pasará a ser un niño pequeño, así que disfruta cada instante.

Cuando tu bebé de 2 años esté por comenzar los 3:

  • Se expresará con fluidez.
  • Se habrá ganado su pase de la cuna a la cama.
  • Ya no beberá la leche del tetero sino de un vaso con boquilla o con pajilla.
  • Ya usará pañal solo de noche.
  • Muchos comienzan a hacer una sola siesta al día en lugar de dos.

¡No es poca cosa!

Te podría interesar...
El desarrollo integral de un niño durante los dos primeros años
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
El desarrollo integral de un niño durante los dos primeros años

¿Sabes cómo es el desarrollo integral de los bebés entre los 0 y los 24 meses? ¡Avanzan muy rápido durante los dos primeros años de vida!