Consigue que tus hijos estén más felices y tranquilos

Adrianazul · 26 febrero, 2017

La felicidad y la tranquilidad son conceptos relativos. No todos los niños se sienten felices o tranquilos con las mismas condiciones de vida ni desarrollando las mismas actividades, sin embargo es posible vivir de una manera afable y ordenada dentro de los cánones de cada familia. Para conseguirlo es necesario llevar una vida lejos del caos y del estrés que aportan las agendas sobrecargadas y los aparatos electrónicos que sobreestimulen de manera negativa a los niños.

Uno de los consejos irrefutables para lograr que tus hijos se sientan mucho más tranquilos es reducirles –con la mayor eficacia posible- la cantidad de estrés al que son sometidos. Eso se consigue, sobre todo, dejándoles tiempo libre en sus saturadas agendas de deberes escolares y extracurriculares para que exploren el mundo de manera abierta. Solo así descubrirán por sus propios medios qué actividad les gusta hacer.

Y sobra decir que cuando una persona está haciendo lo que le gusta – no importa la edad que tenga- definitivamente se siente feliz y tranquila. Las horas pasan volando cuando alguien está inmerso en una actividad que le resulta realmente placentera y nutritiva.

Y en eso los padres deben ser cuidadosos, pues aunque muchos niños se quedan absortos frente a una pantalla de la televisión, de la computadora o del celular; muchas veces esas actividades les resultan a largo plazo adictivas y poco edificantes. Es cierto que en la televisión e Internet hay muchas opciones de entretenimiento sano y educativo para los niños, pero los padres deben ser vigilantes del contenido y las horas que sus hijos pasan frente a las pantallas.

habitos-ninos-felices

Tus hijos necesitan tiempo para jugar tranquilos

Kim John Payne, autor de Simplicity Parenting, aseguró en una entrevista que muchos de los problemas actuales de comportamiento de los niños derivan del hecho que los infantes tienen “demasiadas cosas y que viven una vida demasiado apresurada”.

En ese sentido, el experto estadounidense recomienda a los padres a intentar hacer más simple las rutinas de los niños, pues eso los hará sentirse más tranquilos y felices. “Abordar la crianza de los hijos con la sencillez como marco, ayuda a los padres, quienes pueden ser capaces de reducir significativamente el estrés diario del niño, lo que les ayuda a ser más felices y tener un desarrollo más integral”.

Nunca antes en la historia de la humanidad los niños –y las personas en general- estaban durante tanto tiempo absortos por una pantalla.

Eso no suele ser muy positivo, pues es con la interacción con otras personas, en especial con otros niños, como se desarrolla la inteligencia emocional. Es con el conocimiento, manejo y desarrollo de sus emociones, además de tener oportunidad para explorar libremente la mayor cantidad de actividades, lo que ayudará a tus hijos a sentirse felices y tranquilos en cualquier momento y circunstancia.

El tiempo libre no exonera a los niños de hacer sus deberes escolares y caseros, más bien se trata de equilibrar las tareas de tus hijos para salvarlos de rutinas sobrecargadas de actividades extra cátedras y de exigencias que puedan hacerlos sentir abrumados o estresados.

De hecho, el estrés es un mal que padecen con bastante frecuencia los niños de hoy en día, según indican las estadísticas de un artículo publicado por la revista Psicothema, más de la mitad de los niños de todo el mundo se encuentra expuesto a estrés crónico o prolongado desde los primeros meses de vida.

Ser feliz es simple

Regular la cantidad de juguetes también es una buena técnica para hacer de tus hijos, unos niños más tranquilos. Eso ocurre porque al experimentar con juguetes simples, que no sean tan ruidosos ni abrumadores, logran ser partícipes de juegos mucho menos estructurados, los cuales estimulan el desarrollo su creatividad e inteligencia de manera más activa, además de que los alejan de actividades que podrían ser sobreestimulantes para su corta edad.

No se trata de privar a los niños de sus juguetes, claro que los necesita y les son útiles, se trata más bien de ayudarlos a tener mucho más espacio –interior y exterior- para desarrollar su creatividad. Jugar con elementos simples como pedazos de madera no solo hace a los niños más creativos sino que también los hace sentir más concentrados, pues tienen la oportunidad de desarrollar su mundo desde cero, desde un lienzo en blanco, lo cual los hace crecer de manera positiva y relajada.

Al respecto, Payne afirma que muchos niños norteamericanos están experimentando una sobrecarga sensorial con “demasiadas baratijas, demasiadas opciones y demasiada información”.

nino-feliz

Por eso recuerda siempre que el mundo es simple, en realidad nadie necesita tantas cosas. Es bueno tener esa premisa clara y repasarla cuando te sientes abrumado. También es positivo que lo tengas presente a la hora de criar a tus hijos, porque ellos no necesitan tantos juguetes ni tantas actividades extra curriculares, necesitan más que todo compartir tiempo con sus padres y tiempo para explorar sus habilidades y desarrollarlas.

Menos es más

La simplicidad también tiene que ver con el área en la que se desenvuelven tus hijos. La mayoría de las personas está de acuerdo con que los lugares ordenados y con pocos objetos son muy relajantes. Por eso, trata de que el área en la que se desenvuelven tus hijos esté lo más ordenada y libre posible.

Esto quizás, puede parecer una tarea complicada, sobre todo porque a muchos niños no les gusta ordenar su habitación, pero si tus hijos no tienen una montaña de juguetes u objetos a disposición es más sencillo que el área donde se desenvuelven se mantenga despejada, lo cual le ofrece más oportunidades de sentirse tranquilo.

El experto aconseja a los padres a reducir las actividades programadas en las ya recargadas rutinas de sus hijos, la sobreexposición a los juegos electrónicos y también el caos que aporta un ambiente desordenado.  Menos es más. Y en este caso menos caos en la rutina, las actividades y los espacios te ayuda a conseguir que tus hijos estén más felices y tranquilos.