Consecuencias de la hipersexualización

Con detractores y defensores, la hipersexualización de la infancia es una realidad cada vez más palpable en el mundo. Esta problemática supone la sexualización de expresiones, posturas y códigos de vestimenta de los niños de una manera precoz.

Se alimenta de varias fuentes. La publicidad, la industria de la moda y la oferta mediática (series y programas infantiles) se articulan originando la hipersexualización de niños y niñas. Ahora bien, ¿qué riesgos y consecuencias supone caer en las garras de esta moda cada vez más masiva?

El problema de la hipersexualización

En el año 2001 el Ministerio de Educación del Gobierno Británico llevó adelante un estudio sobre la sexualización y comercialización de la infancia. El resultado, conocido bajo el nombre Informe Bailey, arrojó resultados realmente alarmantes en materia de primeras infancias.

Este estudio no hace más que alertar acerca de los peligros que supone una infancia erotizada, donde los pequeños adoptan roles y comportamientos estereotipados que no se condicen con su edad. De este modo se puso sobre el tapete un problema que al día de hoy no encuentra solución aparente, sino que tiende a agudizarse.

abb94005fa688680f0cac1a7e50ee7f2

En primera instancia, la hipersexualización acelera la transición de la infancia a la adolescencia. Desde luego, la incursión temprana en la sexualidad puede acarrear daños considerables. Los motivos son obvios: los pequeños no están preparados ni a nivel físico ni desde lo mental para dar ese gran salto de etapa.

Muchos especialistas en la materia señalan este fenómeno como el inminente fin de la infancia. No obstante, la realidad es que también hay muchos detractores de estas teorías más pesimistas. Pues se considera que ello no impacta en el desarrollo de las criaturas. Sin lugar a dudas, el debate está servido.

Consecuencias de la hipersexualización

Son varios los efectos negativos que puede llegar a suponer este patrón de hipersexualización al que la sociedad parece no dar soluciones pertinentes. Sea a nivel individual como en el plano social, las consecuencias de esta tendencia pueden ser:

  • Superficialidad. La identidad personal del menor y su autoestima toman como base la imagen o apariencia. Así, ellos se valoran a sí mismos y a su entorno por su atractivo físico, dictado previamente de modo mediático.
  • Modelos equivocados de belleza. El hecho de responder a modelos de televisión y a la industria de la moda para resultar socialmente atractiva hace mecha en el pequeño. Pues la criatura solo se aferrará a cánones poco naturales y escasamente sanos. De este modo, no se aceptan las diferencias entre seres humanos.
  • Derrumbamiento de autoestima. Al apoyarse la personalidad del nene en valores e ideales tan difíciles de alcanzar, el resultado final no será otro que hombres y mujeres frágiles y vulnerables. Los mismos, vivirán entonces condenados a una frustración crónica que no les dará paz. No es de extrañarse que algunos casos lleguen a desembocar en cuadros de depresión.
7f0ded1f401de5dcc727f8343923f151

  • Niños-objeto, de cristal. Los menores adoptan de modo natural patrones de origen sexual que de algún modo los expone cual objetos de exhibición. Es así como estos infantes se tornan dependientes, sensibles y vulnerables frente a las críticas y la presión social.
  • Trastornos alimenticios. Estos chicos se ven más propensos a desarrollar diversidad de trastornos relacionados con sus conductas alimenticias. Al buscar como fin último la delgadez extrema, la bulimia y/o la anorexia suelen tener cautivos a estos niños con ideales erróneos.
  • Cambio de prioridades. Es a través de esta hipersexualización como se invierten las prioridades. De este modo, los esfuerzos del niño y su familia ya no se orientan al desarrollo personal, académico, profesional y espiritual. Pues aquí solo se valora y destina esfuerzo en cultivar una imagen prácticamente imposible. La vida por llegar a ser una celebrity.
  • Un futuro poco prometedor. Lo cierto es que estos niños que son empujados a la adolescencia precozmente no tienen un mañana esperanzador. Al quemar etapas necesarias para avanzar a otras que no corresponden, aumentan los riesgos. Estafas de todo tipo a expensas de engañosas promesas del ansiado éxito, enfermedades de toda índole y riesgo de embarazo adolescente son solo algunos de los peligros que oculta esta irracional moda infantil.
Categorías: Niños Etiquetas:
Te puede gustar