Cómo se concibe un bebé

Si te preguntas cómo se concibe un bebé más allá de lo obvio, descubrirás aquí todo lo que pasa dentro del organismo para que esto suceda.
Cómo se concibe un bebé
Diego Pereira

Escrito y verificado por el médico Diego Pereira el 30 marzo, 2021.

Última actualización: 30 marzo, 2021

¿Alguna vez te has preguntado cómo se concibe un bebé? Sin duda alguna, se trata de un fenómeno hermoso, pero más allá de lo obvio, lo que ocurre dentro de los cuerpos se corresponde con miles de años de evolución para lograr un mecanismo casi perfecto.

Si tienes algo de curiosidad al respecto, las siguientes líneas son para ti, puesto que hablaremos de los cambios físicos y hormonales que permiten la creación de las células sexuales, unas estructuras vitales para garantizar la fecundación. ¡Sigue leyendo para enterarte!

Lo que pasa dentro del padre cuando se concibe un bebé

Un bebé es el producto de un óvulo y un espermatozoide.
Con cada eyaculación pueden liberarse millones de espermatozoides.

Para que ocurra la fecundación, el cuerpo del hombre tiene que desarrollar unas células sexuales especializadas denominadas espermatozoides. Este proceso tiene lugar en los testículos, los órganos sexuales masculinos que, además, tienen una importante función como glándula. Es decir, funcionan liberando hormonas como la testosterona.

Este proceso, también conocido como espermatogénesis, puede durar un poco más de dos meses en hombres sanos. Esto se debe a que estas células son muy especializadas y complejas, desde su estructura hasta su funcionamiento interno.

Es importante destacar que el contenido total del esperma no está formado por completo por espermatozoides. Después de que estas células son producidas y liberadas a lo largo de las vías espermáticas, se combinan con el líquido seminal, el cual le aporta fluidez al esperma, además de nutrientes esenciales para que las células puedan sobrevivir varias horas o días.

¿Te suena aquel término de vías espermáticas? Son aquel conjunto de estructuras destinadas al transporte de los espermatozoides desde su lugar de producción hacia el exterior. En términos generales, están formadas por el epidídimo, los conductos deferentes y la uretra. Este último órgano también se encuentra en la mujer y permite el libre paso de la orina.

El epidídimo requiere mención especial. Aquí los espermatozoides maduran gracias a la liberación de unas proteínas específicas y sirve como un lugar para el almacenamiento de estas células hasta que se produzca la eyaculación. Aquí los espermatozoides permanecerán latentes hasta que llegue el momento de actuar.

Lo que pasa dentro de la madre

El organismo de una mujer desarrollada está por completo preparado para concebir un bebé. Muestra de ello son las menstruaciones regulares cada mes, que en realidad se corresponden con la preparación y el fracaso de la fecundación. Nos referimos a un “fracaso” ya que el sangrado menstrual es producto de la descamación del endometrio cuando no ocurre la concepción.

Para que este proceso ocurra, el cuerpo de la mujer también debe producir unas células sexuales. Estas se conocen como óvulos y son de las más curiosas en todo el organismo. A diferencia del hombre, las estructuras que las originan están presentes y se desarrollan incluso antes del nacimiento.

Esto trae como consecuencia que desde el primer día de vida de una bebé ya existan varios óvulos (en formas inmaduras) dentro de los ovarios, que son los órganos sexuales femeninos, un equivalente a los testículos. Con el pasar de los años, y bajo el efecto de las hormonas, la gran mayoría de los óvulos mueren o degeneran.

El proceso mediante el cual un ovario libera un óvulo hacia el exterior se conoce como ovulación. Esto ocurre una vez en cada ciclo menstrual, y en una importante proporción de mujeres existe una alternancia entre cada lado. Es decir, cada mes ocurre la ovulación en un ovario distinto con el objetivo de garantizar la reproducción en el caso de que un ovario resulte disfuncional.

Finalmente, el óvulo recorre las trompas uterinas hasta encontrarse con un espermatozoide e iniciar el proceso de la concepción. Si esto no ocurre, suceden todos los cambios físicos y hormonales que caracterizan a la menstruación.

¿Cómo se concibe un bebé?

Un bebé nace luego de 9 meses de la concepción.
La concepción solo puede ocurrir en el momento justo.

Llegó el momento esperado: la creación del bebé. Si bien hoy en día todavía persisten algunas dudas respecto al proceso, los aspectos generales se conocen muy bien. Una vez que ocurre el acto sexual, el espermatozoide tiene un tiempo de vida muy limitado (de algunas horas o días) para encontrar el óvulo.

Este hecho se facilita gracias a la estructura de los espermatozoides, ya que tienen una especie de cola, conocida como flagelo, que les permite transportarse a velocidades elevadas. Una vez que sucede el ansiado encuentro, dentro del óvulo se producen algunos cambios moleculares muy rápidos que evitan que otros espermatozoides lo penetren.

Todavía existe controversia respecto a lo que realmente sucede en estos segundos. Si son varios los espermatozoides que llegan a la superficie del óvulo en un período de tiempo similar, es probable que ocurra un proceso de “selección” con el objetivo de que la concepción se realice con el espermatozoide con las mejores características genéticas.

En cualquier caso, una vez que ambas células se encuentren y combinen el material genético de la madre y el padre, se iniciará un intenso proceso de reproducción celular. Esto traerá como resultado la implantación en las paredes del endometrio y el desarrollo de lo que en un futuro se convertirá en un gran bebé.

¡Un proceso complejo y hermoso!

Claro que nos hemos dejado algunos conceptos de lado, pero en términos generales la concepción tiene mucha lógica. Sin duda alguna, se trata de un proceso hermoso que nos permite darnos cuenta del inmenso esfuerzo que requiere traer un nuevo miembro de la familia a este mundo.

Te podría interesar...
5 mitos sobre la fecundación
Eres MamáLeerlo en Eres Mamá
5 mitos sobre la fecundación

Los mitos sobre la fecundación, la fertilidad, y el embarazo se entretejen a lo largo del mundo como una vigorosa red que agrupa a muchos.



  • Álvarez-Díaz J, et al. Mecanismo de la fecundación humana. Revista Peruana de Ginecología y Obstetricia 2007;53(1).