Cómo interpretar los dibujos de los niños

La interpretación de las emociones a través del dibujo tiene su base en el psicoanálisis. Y es justamente una interpretación, no se trata de una ciencia exacta aunque esta le puede dar pistas de qué siente el niño. Debemos ser extremadamente cuidadosos cuando hablamos de los dibujos de los niños, muchas veces los adultos vemos circunstancias que los niños no, eso sucede porque los adultos manejamos conceptos que los niños no.

Es fundamental respetar la espontaneidad y no corregirlos ni imponerles estereotipos perfeccionistas. El dibujo infantil debe ser un modo de expresión gozosa y libre. No obstante, hay aspectos a considerar, como el principio de la línea de base. Los personajes y objetos necesitan un punto de apoyo explícito sobre la que situarse, una línea de suelo o base, que tendrá su contrapartida en la línea del cielo.

Uno de los estudios más recientes y completos sobre el dibujo infantil en España, la investigación de Eugenio Estrada Diez sobre “La expresión plástica infantil y el arte contemporáneo”, confirma la importancia de este rasgo. A partir de 1.382 dibujos libres de niños y niñas aragoneses comprendidos entre los 2 y 9 años de edad procedentes tanto de centros urbanos como rurales, públicos como privados, Estrada pudo establecer que a los 2 años de edad el 75,58 % de los dibujos todavía carecen de línea de base o punto de apoyo notorio.

A los 3 años el 12,50% lo obvia y a partir de entonces se recurrirá a diferentes estrategias que adquieren mayor importancia a una edad u otra. Apoyan sus figuras justo en el borde inferior del papel, sin dibujar explícitamente una línea de base el 52,17% a los 4 años. Dibujan una línea de base, alejada unos centímetros del límite inferior del papel el 32,97 % a los 6 años. Y a los 8 años el 35,6% dibujan un plano de tierra.

2804eaebf0ef470712e7699424e71b75

Atentos a los dibujos de los niños

Otros expertos toman en consideración el tamaño del dibujo, el cual está asociado a la energía vital del niño, a su tendencia a expandirse o retraerse. Los que son retraídos hacen dibujos pequeños; los extrovertidos suelen hacer dibujos que ocupan el 50% de la hoja, dice un estudio.

La personalidad del niño se ve reflejada,  en aspectos sutiles que muestran los sentimientos y actitudes del niño, por ejemplo, la presión sobre el papel o un trazado fino, ligero, que se borre continuamente da indicios de inseguridad o inestabilidad emocional. Respecto al color, los niños sanos y con mayor equilibrio suelen utilizar colores cálidos y bien definidos”.

-Ricardo Regidor, psicoanalista-

 

La dirección del dibujo es otro aspecto a considerar. Normalmente si el dibujo se dirige hacia a la izquierda denota introversión y distanciamiento, y hacia la derecha, comunicación y extroversión.

Los expertos también se fijan en el emplazamiento del dibujo: si el dibujo está en la parte superior de la hoja, suele indicar que tiene tendencia a fantasear, a idear. Pero cuando lo colocan en la parte inferior indican que necesitan seguridad y que son claramente realistas.

En el lado derecho suele ser extrovertidos y con miras de futuro, y en la izquierda introversión e inhibición. Cuando lo sitúan en el centro suele indicar que tienen un buen autocontrol, que son realistas y objetivos.

1b8123573fcd920ea7962226d19e4c88

Aspectos del dibujo del niño

Presión del trazo: Si es muy fuerte pueden indicar agresividad, impulsividad, y si es débil, depresión, timidez, inhibición, etc. Pero, en la presión del trazo existen otros elementos a considerar, advierte Carlos Viscuña, psicólogo clínico y especialista en desarrollo humano evolutivo y en educación especial.

El venezolano Viscuña explica que la manera en la que un niño toma el lápiz y ejerce presión sobre él tiene una base neurológica. “Cuando un niño agarra el lápiz de manera poco convencional, es decir distinto al pinza- trípode o pinza superior, le recomiendo a sus padres que le hagan una evaluación neurológica, para estar tranquilos. Puede ser una pequeña alteración que no tiene por qué ser trascendente”, refiere el especialista.

Sin embargo, algunos artículos de psicología aseguran que también es importante fijarse en la forma del trazo.  Las líneas rectas suelen ser más típicas de agresividad, aunque también de los que tienen un fuerte control de sus emociones. Las líneas curvas son más típicas de las niñas, indican suavidad, dulzura, emotividad, etc.

De igual manera sugieren prestar atención a la continuidad del trazo: cuando los trazos están fragmentados pueden indicar inseguridad, dificultad en las relaciones sociales, sobreprotección de los padres, etc. Cuando son continuos informan de que son niños más seguros de sí mismos y extrovertidos, sin problemas de sociabilidad.

Categorías: Educación Etiquetas:
Te puede gustar