¿Cómo enseñar a los niños a manejar sus expectativas?

31 Diciembre, 2019
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Elena Sanz Martín
Las expectativas cumplen una función en la vida de los niños, pero si no las manejan adecuadamente, pueden conducirles a experimentar frustración y decepción.
 

Cuando los infantes empiezan a comprender el mundo, empiezan a generar ideas de lo que puede ocurrir a continuación. Este proceso les sirve para seleccionar y dirigir su conducta; es un modo de dar significado a los acontecimientos que los rodean y de actuar en consecuencia a esas previsiones. No obstante, si no enseñamos a los niños a manejar sus expectativas, estas pueden conducirles a la decepción.

Tener expectativas es algo completamente normal y necesario, en cierta medida. Al extraer información del medio, elaboramos suposiciones similares para el futuro. Y esto proporciona orden a nuestra mente y dirección a nuestros actos. Si no utilizásemos las experiencias previas para anticipar el futuro, estaríamos desperdiciando datos muy valiosos y nos moveríamos a ciegas.

Por tanto, el objetivo no consiste en intentar que los pequeños vivan libres de toda expectativa, sino en enseñarles a flexibilizar su pensamiento, a ser adaptables y capaces de tolerar la frustración. De esta manera, reduciremos la probabilidad de que experimenten estados emocionales negativos cuando la realidad no se ajuste a sus ideales.

Niña mirando por la ventana expectante.
 

Expectativa y realidad

A lo largo de nuestro día, generamos expectativas incesantemente; muchas de ellas nos ayudan a actuar de un modo más funcional. Por ejemplo, con base en experiencias pasadas, sé que la tienda no abre los domingos y espero que esto continúe siendo igual. Por ello, escojo otro día para ir a comprar.

Del mismo modo, cuento con información sobre el hecho de que mi amigo es una persona sensible y emocional. Por eso, espero que un regalo hecho a mano le resulte más agradable que algo material, y actúo en consecuencia.

En realidad, las expectativas cumplen una función. El problema aparece cuando estas se generan con base en una información insuficiente, o cuando son excesivamente rígidas. Por ejemplo, un menor que comienza su primer año de instituto convencido de que podrá obtener sobresalientes sin estudiar apenas, porque así sucedió durante sus años de colegio.

Es muy probable que ante su primer examen obtenga una nota baja y se encuentre cara a cara con la frustración y la decepción. Lo que ha ocurrido es que ha dado por hecho un resultado sin contar con suficientes datos para hacerlo, pues nunca antes se había examinado en el instituto.

O, por ejemplo, si un niño espera que un compañero de clase le invite a su cumpleaños porque él hizo lo mismo en el suyo. Se trata de una expectativa lógica, pero, si la establece con un grado de convicción total, la decepción puede ser devastadora en el caso de que esto no ocurra.

 

En definitiva, es el contraste entre lo que esperamos que suceda y lo que termina ocurriendo lo que nos genera sufrimiento. Por ello, es importante enseñar a los más pequeños a manejar sus expectativas desde el principio.

Claves para enseñar a los niños a manejar sus expectativas

  • Acostúmbralos a generar expectativas realistas. Uno de los principales riesgos ocurre cuando esperamos que suceda algo que no tenemos base para creer que ocurrirá. Por tanto, enseñemos a los niños a fijarse en la situación actual para extraer datos que les conduzcan a una suposición factible. Por ejemplo: si en el anterior examen de matemáticas obtuvo un notable, es comprensible esperar una nota similar en el siguiente, si invierte el mismo esfuerzo.
  • Ayúdalos a mantener un pensamiento flexible. El gran problema de las expectativas es el grado de convicción con el que se sostienen y la apertura a recibir cambios. Por ejemplo, no es negativo que un niño espere ganar un concurso de dibujo al que se presenta. Lo problemático surge cuando el pequeño está totalmente convencido de que ganará y es incapaz de gestionar un resultado diferente. Entonces, animemos a los infantes a ser optimistas pero a tener en cuenta que un desenlace diferente es posible y está bien.
  • Recuerda la importancia de aprender a tolerar la frustración. Aun cuando sus expectativas estén basadas en datos reales, aun cuando estén abiertos a que puede no ocurrir lo que esperan… Incluso en estas circunstancias la realidad puede generar dolor y decepción si difiere de lo esperado. Es aquí cuando debemos ayudar a los pequeños a expresar y canalizar sus emociones negativas de una forma constructiva, de manera que puedan obtener un aprendizaje y continuar, en lugar de estancarse en el dolor.