¿Cómo elegir un perfume o colonia para un bebé?

Las colonias son una de las tantas opciones cosméticas para los bebés. Sin embargo, hay ciertas consideraciones que se deben tener en cuenta.
¿Cómo elegir un perfume o colonia para un bebé?
Maria del Carmen Hernandez

Escrito y verificado por la dermatóloga Maria del Carmen Hernandez.

Última actualización: 20 febrero, 2022

El perfume o colonia no suele ser necesarios para un bebé, ya que huele agradable de manera innata. Si bien se pueden usar para acompañar y potenciar esas esencias naturales, no deben ser incluidos en su rutina de higiene. Esto es porque la piel del bebé es delgada y delicada y requiere de unos cuidados especiales. Te contamos más a continuación.

Características de la piel de los bebés

La piel de los recién nacidos es extremadamente delicada y sensible a los factores externos, por lo que no se recomienda elegir cosméticos al azar. Por lo contrario, es necesario corroborar que se trate de productos creados específicamente para los pequeños.

El tejido cutáneo de los bebés es mucho más frágil que el de los adultos y cuenta con una capacidad muy reducida para responder, sin dañarse, a las agresiones del ambiente. Por ende, la función de barrera de la piel es incompleta en los infantes e incluso, hay una mayor absorción de las sustancias externas por su epidermis más fina.

Además de esto, vale destacar que la piel de los bebés posee un aroma muy dulce y especial, sin necesidad de recurrir a ninguna colonia o perfume. Entonces, cuanto menos productos se le aplique, mejor será.



La elección de los perfumes o colonias en el bebé

productos cosmeticos higiene limpieza personal nino bebe
Los productos de aseo personal de los infantes deben ser especialmente formulados para ellos.

Uno de los requisitos fundamentales que deben cumplir estos productos es que tengan un bajo contenido de alcohol o que, simplemente, no lo contengan. Si bien el efecto será menos duradero en el tiempo, no dañará la piel y será mas saludable para tu niño. Incluso, evitará la quemazón, el enrojecimiento y el dolor provocado por la irritación.

Por lo tanto, procura que estas fragancias estén confeccionadas a base de ingredientes naturales, que sean hipoalergénicas y que tengan pH neutro. Además, intenta elegir aromas frescos y suaves, que no disgusten o molesten al bebé.

Además, leer la etiqueta del producto puede ser útil para asegurarse de que el listado de ingredientes que componen al producto no incluya ninguno de los 26 considerados alergénicos por el Comité Científico de la Comunidad Europea. Estos son los siguientes:

  • Extracto de Evernia furfuracea.
  • Extracto de Evernia prunastri.
  • 3-metil-4-(2,6,6-trimetil-2-ciclohexen-1-il)-3-buten-2-ona.
  • Heptino carbonato de metil.
  • D-limoneno.
  • A-hexilcinamaldehído.
  • Citronelol.
  • Benzoato de bencilo.
  • Linalol.
  • 2-(4-terc-butilbencil) propionaldehído.
  • Farnesol.
  • Cinamato bencílico.
  • Alcohol 4-metoxibencílico.
  • Hidroximetil-pentilciclohex-enocarbaldehído.
  • Geraniol.
  • Cumarina.
  • Cinamal.
  • Salicilato bencílico.
  • Alcohol amilcinamílico.
  • Isoeugenol.
  • Hidroxicitronelal.
  • Eugeno.
  • Citral.
  • Alcohol cinamílico.
  • Alcohol bencílico.
  • Cinamal amílico.

Los aromas naturales o sintéticos que no se encuentran en el listado pueden figurar como fragance o parfum.

Aromas para el bebé

Una de las consideraciones a tener en cuenta al momento de elegir un perfume o colonia para el bebé es que su aroma sea floral o fresco y suave. Este tipo de productos pueden utilizarse en conjunto con los aceites esenciales o con los geles de baño al momento de la higiene.

Las fragancias florales contribuyen a que el bebé huela agradable sin que se moleste por estar perfumado. No obstante, de acuerdo a una publicación de International Journal of Occupational and Environmental Health no existe ninguna evidencia que describa los efectos que provoca en los menores la inhalación de los ingredientes de las fragancias. 

Otro aspecto a mencionar es la permanencia del aroma sobre la piel. El bajo o nulo contenido en alcohol favorece a que la pérdida del efecto sea más rápida. A su vez, los distintos tipos de piel también contribuyen a esto: las pieles más grasas tienden a conservar por más tiempo el olor de las fragancias, mientras que las pieles secas lo pierden más rápidamente.



Cómo utilizar los perfumes o las colonias en un bebé

Luego del baño y de aplicar la crema humectante, el uso de un poco de colonia contribuye a esa brindar esa sensación de limpieza tan reconfortante. No obstante, a la hora de aplicarla, no se recomienda hacerlo de forma directa sobre la piel del pequeño. De esta forma se previenen las irritaciones o las reacciones alérgicas.

Tampoco se debe colocar en las manos o en la cabeza, por el riesgo de intoxicaciones. En definitiva, se puede rociar ligeramente sobre las prendas de vestir o colocarlo en las manos de uno para luego acariciar el cuerpo del bebé con delicadeza. Esto último le permitirá al niño vincular esa fragancia a un momento de amor de sus padres.

Para aplicarlo, basta con utilizar solo unas gotas. No es necesario utilizar grandes cantidades ni extenderlo por toda la superficie corporal.

Finalmente, los perfumes deben conservarse en lugares frescos y secos, lejos de la exposición solar directa. Esto logrará mantener sus propiedades y no se alterará su aroma.

Aplicar las lociones o fragancias después del baño y por medio de unos suaves masajes, ayuda al niño a vincular el aroma con un momento de amor.

El perfume o colonia como opción para el bebé

En conclusión, los bebés se encuentran bien limpios e higienizados con su baño diario y este habito ya es suficiente para que huelan rico. De hecho, las cremas humectante específicas para bebés o los aceites esenciales son una buena opción para perfumar al pequeño sin dañar ni alterar el pH natural de la piel.

La delicada piel de los bebés, sobre todo de los recién nacidos, requiere de buenos cuidados diarios para mantener la humectación y preservar la integridad del tejido.

Te podría interesar...
La piel del bebé
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
La piel del bebé

La piel del bebé no esté desarrollada por completo. En este sentido, se diferencia en varios aspectos de la de los adultos. Veámoslos aquí.