Cuidado de la piel de los bebés

13 Octubre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la dermatóloga Maria del Carmen Hernandez
La piel de los bebés es muy delicada y requiere cuidados especiales. Por eso, hay que conocer qué productos utilizar.

El cuidado de la piel de los bebés es una de las grandes preocupaciones de todos los padres. Todavía no esta desarrollada en su totalidad, por lo que requiere de ciertos recaudos durante los primeros meses de vida.

Este tipo de piel delicada la hace más susceptible a irritaciones y sequedad por factores externos. De hecho, determinados productos pueden resultar agresivos. Entonces, ¿qué se debe tener en cuenta?

Cuidado de la piel de los bebés

El cuidado de la piel es fundamental para el desarrollo saludable del bebé, pero los padres pueden estar confundidos con respecto a las mejores prácticas para este aspecto rutinario del cuidado.

Bebés de diferentes razas.

Higiene de la piel

A los bebés no se les debería bañar todos los días; dos o tres veces a la semana es suficiente. No obstante, la zona del pañal debe ser higienizada tan a menudo como sea necesario. El baño frecuente puede secar la piel y eliminar los aceites y otras sustancias que protegen contra infecciones y otros irritantes.

Hasta que los bebés tengan aproximadamente un año, es mejor utilizar jabones y champús que estén formulados de manera específica para este grupo de edad.

Por lo general, estos productos son no tóxicos y contienen pocos o ningún colorante, desodorantes, alcoholes y otros ingredientes que pueden ser dañinos para la piel de su bebé.

Se recomienda evitar el uso de talcos, ya que el bebé podría inhalar el polvo en sus pulmones y causar daños. En el caso de tener que usarlo, hay que agitarlo en las manos lejos del pequeño y juntarlas para quitar el exceso y aplicar una capa delgada sobre la piel del niño.

Exposición solar

Los protectores solares no se recomiendan para bebés menores de seis meses porque aún no se han probado para este grupo de edad. Se pueden utilizar medios físicos para llevar a cabo la protección solar, así como gorras, ubicarse a la sombra o bajo sombrillas que lo recubran.

Una vez que el bebé alcance los seis meses, se pueden implementar protectores solares con filtros inorgánicos, como óxido de zinc y dióxido de titanio, debido a que no irritarán la piel ni los ojos del pequeño.

Quizás te interese: La protección solar en bebés

Soluciones antisépticas para el cuidado de la piel de los bebés

No se recomienda el uso de antisépticos de manera conjunta con los productos de limpieza de la piel cuando se encuentra sana. Esto conlleva a la alteración del ecosistema microbiológico de la piel y colabora con el desarrollo de otro tipo de microorganismos.

Además, el alcohol es uno de los productos que la piel de los bebés absorbe con mayor facilidad y puede generar, de esta manera, quemaduras o cambios en el pH de la misma.

Cuidados del área del pañal

La dermatitis del pañal es común y afecta a la mayoría de los bebés al menos una vez. De hecho, el entorno oclusivo del pañal alberga una compleja interacción de factores potencialmente dañinos.

Si bien se recomienda la hidratación con lociones, se debe asegurar de que la piel del bebé no esté húmeda. De lo contario, esta humedad puede afianzarse en los pliegues, que es un área formada por piel delgada e irritable y propensa a desarrollar erupciones. Para evitar enrojecimiento, rozaduras y descamación, la limpieza se recomienda en todos los rincones del bebé dos veces al día.

Las erupciones suelen desaparecer en unos días, pero se puede usar vaselina para ayudar a calmar las molestias del bebé. Si el sarpullido es rojo, podría ser un signo de una infección por hongos, que requiere una consulta a al pediatra.

Lee también:¿Cómo tratar la dermatitis del pañal?

Mamá arropando a su bebé con una toalla después del baño para cuidar su piel.

Emolientes

La piel de el bebé es propensa a la sequedad, por lo que hay que mantenerla lo más hidratada posible. Cuando se retire al bebé de la bañera, se debe secar de manera suave y aplicarle una crema hidratante de inmediato. Los humectantes no agregan humedad a la piel, sino que evitan que la humedad que ya está en la piel se evapore.

Lo ideal es aplicar crema hidratante con tanta frecuencia como sea necesario. También se puede colocar un humidificador para evitar que el aire de la habitación del pequeño esté demasiado seco, lo que puede ayudar a la piel seca del bebé.

¿Qué hay que tener en cuenta sobre los cuidados de la piel de los bebés?

La piel del recién nacido es más delicada que la de los adultos debido a que no ha desarrollado por completo su barrera de protección natural. Por esto, es importante llevar a la práctica determinados cuidados vinculados a la higiene y al uso de algunos productos.

En lo posible, se debe cuidar la integridad de la piel y disminuir el riesgo de infecciones o reacciones alérgicas. Por esto mismo, es primordial tener en cuenta aspectos como la exposición solar y el uso adecuado de antisépticos y emolientes.