Cómo afecta la lateralidad cruzada al rendimiento

24 Julio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Mara Amor López
En algunos niños se da la lateralidad cruzada y esta tiene efectos negativos en su rendimiento. Por eso, es importante una intervención precoz para prevenir posibles problemas futuros.

Cuando nacemos y nos vamos desarrollando, todos mostramos una preferencia o tendencia a utilizar un lado del cuerpo; esto se llama lateralidad. A continuación, vamos a ver cómo afecta la lateralidad cruzada al rendimiento. En este sentido, la zona del cuerpo que mejor dominamos puede ser influida por distintos factores, como genéticos y ambientales.

El desarrollo de la lateralidad va dándose poco a poco a lo largo de los primeros años de vida, donde todavía no somos conscientes de cuál es el lado derecho y cuál el izquierdo.

Tipos de lateralidad

La lateralidad la podemos clasificar de la siguiente manera:

  • Lateralidad homogénea. Se da cuando ojo, oído, mano y pie tienen la misma dominancia, ya sea dominancia izquierda (zurdo) o derecha (diestro). Esta es la que con más frecuencia se da.
  • Lateralidad mixta. Se produce cuando algunas personas realizan ciertas cosas con un lado del cuerpo y otras con el otro lado.
    Niño con lateralidad cruzada con problemas en su rendimiento académico.
  • Lateralidad cruzada. También puede recibir el nombre de contrariada y se caracteriza por que hay una lateralidad distinta para manos, pies, ojos y oído. Por ejemplo, domina la mano derecha, pero el ojo izquierdo. Este tipo de lateralidad puede provocar dificultades de aprendizaje y dificultades sobre todo a la hora de leer y escribir. A menudo, se da en los niños que son diagnosticados con TDHA.
  • Lateralidad ambidiestra. Esta es cuando la persona utiliza las dos partes del cuerpo con la misma habilidad y de forma indistinta.

Es muy importante que no forcemos la lateralización; tenemos que dejar que se defina por sí sola. Si a un niño se le fuerza a utilizar un determinado lado y este no es su dominante, estamos haciendo que su sistema nervioso se desorganice.

¿Cómo afecta la lateralidad cruzada al rendimiento escolar?

Una lateralidad mal instaurada puede provocar bastantes problemas de aprendizaje en los niños. Esta suele aparecer en casos en los que el pequeño tiene problemas de dislexia. Esto puede observarse sobre todo en el inicio de la educación primaria, principalmente en aquellos casos en los que todavía la lateralidad no está establecida.

A continuación, vamos a ver cómo influye y cuáles son los síntomas de la lateralidad cruzada:

  • Tienen reacciones más lentas y con pocos reflejos de forma inmediata ante determinadas actividades.
  • Esta lateralidad puede provocar problemas de dislexia, discalculia, dislalia o disgrafía.
  • Cuando escriben, pueden realizar inversiones en el orden gráfico y lector. Los números y letras los escriben invertidos, como si estuviesen reflejadas en un espejo.
  • Suele afectar a su autoestima, con frecuencia baja. Sobre todo, al darse cuenta de sus errores.
  • Pueden mostrarse irritados, con reacciones desmedidas, inhibidos y desesperanzados.

Más sobre cómo afecta la lateralidad cruzada al rendimiento

  • Cuando leen, lo hacen de forma muy lenta y con muchas pausas. Les falta ritmo y se pierden a menudo.
  • Tienen dificultades a la hora de automatizar la lectura, el cálculo o la escritura.
  • Muestran problemas a la hora de prestar atención. Suelen despistarse frecuentemente.
  • A veces, pueden ser inquietos e hiperactivos. Con dificultades para concentrarse.
  • Están desmotivados en clase y no tienen ningún interés con las actividades que se proponen
  • Suelen tener problemas para organizarse en el espacio y el tiempo. Confunden la derecha con la izquierda y se equivocan con la suma y la resta.
    Niño escribiendo con la mano izquierda.

¿Qué podemos hacer si un niño tiene lateralidad cruzada?

La mayoría de los especialistas recomienda una intervención temprana a la hora de prevenir los efectos negativos que esta pueda tener en el aprendizaje del niño. Si sospechamos que existe una lateralidad cruzada, debemos llevarlo a que le hagan una correcta evaluación psicomotriz.

Cuando los profesionales averigüen qué tipo de lateralidad es la que tiene el pequeño, establecerán una serie de actividades y ejercicios para que los realice y pueda corregirlos y redirigirlos para que haya una buena tendencia neurobiológica.

Es importante llevar al pequeño a un profesional si se sospecha que puede tener este tipo de lateralidad cruzada. Ya habéis visto cómo afecta la lateralidad cruzada al rendimiento y el aprendizaje del niño. Por esta razón, es importante intervenir lo más pronto posible, para evitar estas dificultades futuras.