¿Cómo afecta el cambio de colegio a los niños?

El cambio de colegio a los niños es un proceso complejo en la mayoría de los casos. Los pequeños pueden verse afectados emocionalmente ante el abandono de su vida anterior, los amigos y compañeros, etc. En función de su carácter, el niño se adaptará en menos o más tiempo a su nueva situación.

El cambio de colegio a los niños es un proceso que puede afectarles más de lo que los adultos se imaginan. En muchas ocasiones se asume, erróneamente, que los más pequeños son capaces de adaptarse rápidamente a cambios bruscos. Sin embargo, los niños sufren ante cambios, que hacen tambalear su estabilidad y rutina.

Cambio de colegio a los niños, ¿cómo les afecta?

Los niños no siempre se adaptan fácil y rápidamente a los cambios. De hecho, ese es uno de los grandes mitos que se han tejido alrededor de los infantes.

Ellos, al igual que los adultos, sufren de miedo y ansiedad ante lo desconocido, ante los cambios. Por ello es fundamental que los padres transmitan la confianza necesaria y sean el soporte y apoyo para superar con éxito dicha transición.

¿Cómo afecta el cambio de colegio a los niños? Los padres que han pasado por un proceso de transición, mudanzas y demás saben que este tipo de cambios sí afectan a los niños.

Los pequeños se enfrentan a un cóctel de emociones; aquí se incluyen la tristeza y el miedo a lo desconocido. El hecho de romper los lazos afectivos con sus amigos y dejar atrás ese mundo cotidiano que les proporcionaba estabilidad es muy duro.

Por esa razón, los niños sí se ven afectados por estos cambios; lo que no se puede predecir es el grado de afectación. Evidentemente y al igual que cualquier adulto, la situación puede sobrellevarse de mejor o peor manera.

La intensidad de las emociones dependerá de lo que el niño deja atrás, así como también lo que va a encontrar. En este sentido, si el niño llega a un colegio en el que hace amigos rápidamente y se siente bienvenido, el cambio será mucho más fácil.

Algunos niños presentan dificultades para relacionarse con sus compañeros en el colegio.

¿Cómo minimizar los efectos por el cambio de colegio?

Estas son algunas cuestiones que los padres deben considerar antes de exponer a sus hijos a un cambio de escuela:

Honestidad

Los niños no son tontos; por el contrario, cada nueva generación es más lista e inteligente que la anterior. Es por esa razón que engañarles con el objetivo de protegerlos no es la mejor opción, especialmente porque tarde o temprano se enfrentarán a la realidad y el golpe será mayor. A eso habrá que sumar el hecho de saber que mamá y papá le mintieron.

El niño debe ser informado de forma honesta y clara sobre la decisión de cambiarlo de colegio o sobre cualquier otro cambio. Se le debe explicar cuáles son los motivos que generaron dicha decisión. Sin ninguna clase de trabas o medias verdades, los padres deben hablarle con la verdad en un lenguaje apropiado para su edad.

Resaltar lo positivo

Otro aspecto importante es que los padres le hagan saber al niño todo lo positivo que va a traer dicho cambio. Una vez más, es importante no mentir; no se debe prometer al niño lo que no se sabe con certeza.

Seguridad

Los niños pueden ajustarse con más o menos facilidad a los cambios si los padres se mantienen firmes e inquebrantables. Entonces, es fundamental que ellos se muestren seguros y confiados en todo momento.

Los padres constituyen el ancla más importante de estabilidad de los pequeños de la casa; de ahí la importancia de transmitirles esa seguridad en su trayectoria académica.

“El hecho de romper los lazos afectivos con sus amigos y dejar atrás ese mundo cotidiano que les proporcionaba estabilidad es muy duro para los niños”

Integración

Probablemente, el pequeño se adapte mucho mejor a la escuela si los padres se involucran en su educación. En este sentido, es recomendable conocer a los profesores, involucrarse en diferentes actividades que requieran el apoyo de los tutores y aportar libros a la biblioteca, entre otras cosas.

Visitar la nueva escuela

Si está entre las posibilidades, siempre es recomendable que la familia visite el barrio en el que se encuentra la nueva escuela. Es buena idea que el niño se familiarice con las instalaciones de la misma antes que encontrársela de manera repentina su primer día de clases.

Las actividades deportivas son geniales para que los efectos del cambio de colegio a los niños no sean tan bruscos.

Actividades extracurriculares

Inscribir al niño en actividades extra-curriculares es importante para que continúe desarrollando sus aficiones; también hay que facilitarle el poder hacer más amiguitos más rápidamente. Estas actividades pueden llevarse a cabo tanto dentro como fuera del colegio.

Sin duda alguna, el cambio de colegio a los niños los afecta en mayor o menor medida, de acuerdo a diversos aspectos. Lo más importante es ofrecerle al pequeño honestidad ante todo, estabilidad y comprensión.

De igual forma, los padres deben tener paciencia; es necesario entender que es un proceso que puede ser más lento de lo que esperarían. Con el tiempo, el niño terminará por adaptarse y la experiencia lo hará madurar.

Categorías: Relaciones con su entorno Etiquetas:
Te puede gustar