El cerclaje y su protección en los embarazos múltiples

Gladys · 29 noviembre, 2015

Si el tuyo es un embarazo múltiple y estás en las primeras semanas de gestación, debes conversar con tu médico acerca de los beneficios que ofrece la aplicación de un cerclaje, a fin de procurar el mayor resguardo para tus bebés.


Dar vida es una de las tareas más maravillosas de toda mujer. Saber que nuestro cuerpo será por nueve meses el nido en el que se desarrollarán nuestros hijos es un compromiso muy grande que requiere adoptar los cuidados necesarios para evitar complicaciones.

En el caso de un embarazo múltiple no son muchas las diferencias en lo que a cuidados se refiere, en comparación con una gestación simple. En ambas situaciones los riesgos están latentes, por eso no hay que asumir con ligereza las indicaciones médicas, que irán siempre en dirección de nuestro bienestar y el de nuestros hijos.

Una de las principales preocupaciones de una madre múltiple es que el embarazo no llegue a su etapa final y sus pequeños nazcan antes de tiempo. Afortunadamente, hay alternativas médicas que se aplican para afianzar la estabilidad de nuestros retoños.

Cerclaje para aumentar la resistencia del cuello uterino

De acuerdo con Patxi Ariztoy, ginecoobstetra y perinatólogo venezolano, el cerclaje consiste en una sutura que se realiza en el cuello uterino para evitar su dilatación, cuando se sospecha que hay amenaza de pérdida o de parto prematuro. El principal objetivo de este método es fortalecer el cuello del útero para que pueda aguantar el peso de los fetos.

En caso de que sea necesario, esta intervención quirúrgica debe hacerse entre las semanas 14 y 15 del embarazo. La madre se somete a una anestesia total para el procedimiento y a las pocas horas obtiene el alta médica. Sin embargo, debe respetar el reposo en casa en pro de la efectividad del cerclaje, que seguirá siendo monitoreado de cerca por el médico.

Si optamos por este método para afianzar la estadía de los bebés en nuestro vientre, es importante recordar que el cerclaje debe ser retirado antes de que el embarazo llegue a término, incluso si hay señales de parto prematuro. El riesgo de no retirar la sutura es que se genere un desgarre y suframos una hemorragia. Así que lo recomendable es mantenernos atentas.

Las madres múltiples debemos tener especial cuidado durante las semanas 26 y 32 de gestación. Esta es la etapa más delicada debido al peso que van ganando tanto nuestros bebés como el útero que paralelamente van aumentando de tamaño. Así que seguir estrictamente el reposo médico minimizará cualquier inconveniente.

Tomando en cuenta que el tiempo de gestación es de 40 semanas, un embarazo que supere las 36 semanas se considera que llegó a término, y en el caso de la concepción múltiple, cuando esta supera la semana 31 la probabilidad de que todos los bebés sobrevivan es del 100%.

La aplicación del anillo

el cerclaje

Gracias a la efectividad que ha tenido la implementación del cerclaje en la reducción de partos prematuros, un grupo de investigadores desarrollaron una nueva técnica que consiste en cerrar el cuello del útero con un anillo de silicona.

Lo especial de esta estrategia es que es menos invasiva que el cerclaje tradicional, pues se introduce vía vaginal hasta el cuello del útero. El tamaño del anillo que cuenta con siete centímetros de diámetro facilita su instalación y extracción.

Las indicaciones para la colocación del anillo son exactamente las mismas que las tomadas en cuenta para un cerclaje cervical y supone menos riesgos porque la mamá no debe ser intervenida quirúrgicamente. Recientes estudios han arrojado que el anillo de silicona ha evitado el parto prematuro en 75% de las mujeres que han optado por esta alternativa.

¿Solo para embarazos múltiples?

Embarazo-gemelar_reference

¡Atención mamis! El cerclaje puede ser una excelente alternativa no solo para aquellas que tienen un embarazo múltiple. También es recomendado para quienes tienen el cuello uterino muy corto o presentan insuficiencia cervical, es decir, la fuerza del cuello uterino no es suficiente para mantenerse cerrado a medida que el bebé se va desarrollando.

La insuficiencia cervical es una de las principales causas de pérdidas o nacimientos prematuros y no guarda relación con la edad de la mamá. Una mujer de 35 años puede tener fortaleza cervical para llevar su embarazo a término, mientras que una joven de 23 años pudiera presentar el diagnóstico.

Desde el primer momento de concebir a nuestros hijos, debemos mantener una comunicación abierta con nuestro ginecoobstetra, a fin de conocer las herramientas que nos ayudarán a llevar un embarazo exitoso.

No temamos preguntar todo lo que se nos ocurra a nuestro médico, quien sabrá entender lo nerviosas y ansiosas que podemos estar ante la próxima llegada de los amores de nuestra vida.