Características de niños con apego desorganizado

Eneiro 11 febrero, 2018
Descubre a continuación quiénes son los niños con apego desorganizado. Comprobarás que hay muchos más casos de lo que crees.

Desafortunadamente existe un alto porcentaje de niños que son o han sido víctimas de maltratos. Los traumas y el estrés crónico derivados de dichas situaciones los llevan a desarrollar una conducta disfuncional que se conoce como apego desorganizado.

Se caracteriza por un miedo crónico e intenso que hace que el niño evite relacionarse con sus padres o cuidadores, y que también se resisten a permanecer en su presencia. Por consiguiente, cuando se les obliga a permanecer junto a estas personas, experimentan confusión y aturdimiento.

El apego desorganizado, tal y como su nombre lo indica, es consecuencia de experiencias traumáticas de gran intensidad para el niño, que ”desorganizan” su desarrollo social y los hace vulnerables.

Niño con apego desorganizado.

En otras palabras, el apego desorganizado es un conjunto de síntomas de malestar emocional.

Características de los niños con apego desorganizado

Los niños con apego desorganizado tienen dificultades en el control de las emociones, así como también para relacionarse con otras personas, incluso de su edad.

  1. Manifiestan conductas discordantes la mayoría del tiempo. Esto quiere decir que el niño es capaz de buscar contacto físico y, acto seguido, evitarlo por completo.
  2. Se expresan de manera desordenada y redundante al hablar sobre un mismo tema.
  3. Los niños con apego desorganizado pueden manifestar ansiedad al separarse de sus padres.
  4. Tienen tendencia a moverse de forma descoordinada y, en situaciones de terror, pueden sufrir parálisis total. Es decir, que pueden petrificarse.
  5. Los niños con apego desorganizado tienen una gran susceptibilidad con relación a la figura paterna, a veces con expresiones fisonómicas marcadas.
  6. Se desconciertan a menudo, muestran locuciones difusas.
  7. Sienten que se les invade su espacio personal con facilidad.
  8. Sufren de estrés postraumático.
  9. Pueden desarrollar trastornos asociativos, de la memoria y la atención.
  10. No poseen interés por explorar el entorno, les invade la incertidumbre y el miedo los paraliza a la hora de tener nuevas experiencias.
  11. Suelen desarrollar varios miedos e, incluso, fobias.
  12. Se mantienen en un estado de hipervigilancia, porque consideran que deben estar en permanente alerta para huir de una agresión.

En lo que respecta a la madre

Afectos erróneos

Los niños con apego desorganizado manifiestan contradicciones. Por ejemplo, pueden pedirle a su madre un abrazo e inmediatamente pedirle que se aleje.

En estas situaciones, los niños se desesperan porque no saben qué es lo que quieren con certeza. Por esta razón, se inquietan mucho cuando se les pregunta qué es lo que quieren.

Desorientación

  • Cuando el niño con apego desorganizado siente confusión o se asusta con el comportamiento de la madre.
  • Se muestra desorientado en todas las cosas que hace; es decir, el niño no coordina sus acciones.
  • La desorientación ocurre en el momento en que la madre se burla del niño o lo incomoda.

Estos niños tienden a ser muy volubles, por lo que es imprescindible ser pacientes con ellos y tratarlos con afecto y respeto.

Retraimiento en niños

La madre crea una distancia afectiva considerable entre ambos. Esto es un rasgo característico de los padres de los niños con apego desorganizado.

Al sentirse incompetentes, optan por tomar distancia.  Por ejemplo: la madre decide saludar a su hijo siempre desde la distancia. Sin acercarse.

Comportamientos aleatorios y alternos

Los niños con apego desorganizado puede ser muy retraídos, al punto de desear ser invisibles para el mundo. Por otra parte, pueden tener brotes de ira.

Hay que recordar que, en ellos, los comportamientos son aleatorios y poco adecuados a las circunstancias. No saben cómo conseguir afecto y esto los lleva a expresarse de diversas maneras.

Niña con apego desorganizado.

La autoestimulación

Los niños con apego desorganizado apelan por la autoestimulación, a través de golpes o balanceos con la cabeza. ¿La razón de eso? Con estos movimientos lo que buscan, de forma inconsciente, es menguar su dolor psicológico.

Con el transcurso del tiempo llegan a crear su propio mecanismo de defensa. Se esmeran por ocultar los recuerdos dolorosos para dejar emerger solo aquellos recuerdos positivos con sus padres. Estos, en la mayoría de los casos, son idealizados.

No acuden a sus padres

Los niños con apego desorganizado no acuden a los padres al momento de presentarse algún problema porque no se sienten cómodos. Esto puede llevarlos a llorar escondidos, vagar por lugares sin rumbo alguno, lejos de sus padres, los problemas y de sí mismos.

Estos niños necesitan ayuda profesional para poder desarrollar un vínculo sano con sus padres o cuidadores, según sea el caso.

Te puede gustar