¿Cómo cambia él tras la paternidad?

Amanda3 22 diciembre, 2016

La paternidad podría hacer cambiar a un hombre, pero no necesariamente. Se trata de una faceta importante en su vida, la cual implica cambios evidentes en muchos aspectos. Esta experiencia le provee de estímulos y sensaciones únicas. Luego que pasa el revuelo inicial, le otorga un estatus distinto en la sociedad.

¿Cómo saber si en realidad él cambia después de esto? ¿Puede el hombre modificar su comportamiento o alejarse de sus hábitos? ¿Por cuánto tiempo? Se cree que hasta el momento de convertirse en padre, el hombre todavía es un niño. En lo adelante, se hace indispensable que la madurez se ponga de manifiesto.

No se puede ser totalmente responsable hasta que se establece una familia. Si hasta el momento, la relación de pareja no había conseguido cambios, la paternidad debería hacerlo. No obstante, la sensibilidad de los varones hacia las conductas de sus hijos y los cambios que viven los hombres a causa de paternidad, es un período de transición.

Antes del nacimiento de los hijos

No solo las mujeres manifiestan su deseo de ser madres. Por lo general, los hombres expresan con naturalidad que quieren ser padres. Es innegable la alegría de haber procreado, aunque sientan temor, no deja de ser un orgullo.

Es importante resaltar que la mayoría de ellos han reconocido que ellos querían tener un hijo. No saben el por qué, quizá eso es lo que les marcó. La satisfacción de ser padre puede llegar a ser mayor en el hombre. Las mujeres tienden a sacrificarse mucho más, por eso a veces se cansan.

Al principio lo que desean es una copia suya, por lo cual piensan en tener un varón. Las implicaciones de que se parezca a él, tenga su apellido y lo distribuya es seductor. Finalmente da igual, porque el papel de padre se ejerce casi de la misma manera sea niño o niña.

papás novatos

Entre las satisfacciones de los hombres en este aspecto es que asocian la paternidad y la decisión de tener un hijo. Abundan los argumentos relativos a la idea de sentirse como un verdadero adulto, madurar y dar sentido a la vida.

La verdadera paternidad

El golpe emocional del padre primerizo puede ser bastante fuerte. Se sabe en el momento del nacimiento que no estaban para nada preparados. Al respecto, es un hecho que el hombre conoce poco el cuerpo femenino y su sistema. Por lo tanto, puede producir terror ver lo que le está pasando a su pareja.

Si tienen el valor para presenciar el parto, puede tener una experiencia maravillosa. Sin embargo, habrán cambiado para siempre. Por fin podremos decir que comenzarán a madurar y comprender la magnitud del asunto.

A la mayoría de los hombres se les hace difícil explicar y expresar estos sentimientos. Aunque se debe tomar con mucha cautela. En algunos casos la llegada de un hijo les hace sacar sus sentimientos y aflorar sus emociones de maneras inexplicables.

Para garantizar que se mantenga el equilibrio, es importante la relación de pareja. El vínculo y la comunicación ayudan a trabajar juntos en esta difícil empresa. Puede que la paternidad lo convenza de involucrarse en la crianza, pero, quizá pueda distanciarse.

Después del nacimiento de su hijo, los padres sienten la carga de la responsabilidad. Ahora saben que tienen que responder por el hijo. De ahora en adelante, sentirá obligación de asumir las consecuencias y ser responsable por la crianza de otro hombre o mujer.

papa con bebe en brazos

Así como mamá no tiene idea como criar a su hijo, papá tampoco la tiene. En la mayoría de los casos nos enfocamos en cómo lo resuelve la madre. Sin embargo, ser papá tampoco es fácil. Si notamos cambio en él, no son injustificados.

El significado de tener a un hijo, hace que los padres piensen en nuevos compromisos, responsabilidades, años de lucha. Poco a poco se desarrollará la experiencia  y el esfuerzo por darle una buena educación.

Pensarlo demasiado y estar aterrorizados no debe limitar nuestros actos. Cuando comenzamos a criar, cada quien asume su rol, serán las circunstancias lo que determinen el resultado.

 

Te puede gustar