Biología para niños: 3 experimentos para hacer en casa

Fernando Clementin · 20 diciembre, 2017
La biología suele ser una materia escolar muy valorada por los niños, ya que los conecta con los animales, las plantas y hasta con su propio cuerpo. Veamos algunas ideas para experimentar en casa.

Una de las materias más agradables para la mayoría de los niños, la biología, es su primer acercamiento teórico a las cosas que se han ido encontrando a lo largo de sus vidas. La ventaja de esta materia es que sus conocimientos pueden ser vistos y aplicados en la vida cotidiana. La biología para niños es una gran vía para impulsarlos a pasar más tiempo al aire libre.

A casi todos los niños les gustan los perros, gatos, pájaros y prácticamente cualquier otro animal con el que puedan jugar y descubrir su comportamiento. Quizás en menor medida, también se ven interesados por otros seres vivos, como las plantas y los insectos.

Como la biología para niños también abarca las primeras nociones de anatomía, también es un canal para que los niños comiencen a conocer cómo funciona su organismo y por qué.

Sin dudas, se trata de una de las áreas más provechosas en la niñez, dado que todo lo que se estudia está presente en nuestra vida cotidiana. Así, además, los pequeños empiezan a tomar conciencia de las bondades y la importancia de las plantas, las funciones de sus órganos y del hábitat que corresponde a cada animal.

¿Qué temas incluye la biología para niños?

La biología para niños, que generalmente comienza a abordarse en la educación primaria bajo el nombre de “ciencias naturales”, abarca los siguientes contenidos:

  • Orígenes y antepasados de los seres vivos.
  • Características y comportamientos de los organismos individuales y las especies.
  • Interacción entre seres vivos y su entorno.
  • Leyes generales que rigen la vida orgánica de los seres vivientes, como el funcionamiento de su organismo.

Además, en una separación de contenidos más avanzados que se incluyen posteriormente en el proceso educativo, la biología se divide en muchas ramas. Entre ellas, podemos destacar: anatomía, biofísica, bioquímica, biomedicina, botánica, ecología, genética, neurobiología y zoología.

Existen numerosos experimentos de biología para niños.

Experimentos para hacer con los niños

Una de las mejores formas de poner en práctica la biología para niños es mediante la experimentación. Con algunos elementos cotidianos y ciertos componentes de la naturaleza, podemos descubrir y comprobar muchas leyes que se describen en este área.

Es importante, desde un principio, dejar en claro que todos los experimentos deben realizarse siempre con la supervisión de un adulto.

1.- Germinación de semillas

Para este experimento necesitaremos un recipiente transparente, tierra fértil, semillas, agua y luz solar. La idea es llenar el recipiente con tierra, plantar las semillas y regarlas cotidianamente. Además, es importante que reciban luz solar.

Con el paso de los días, se comenzará a formar una planta. Entonces, el niño podrá anotar los resultados y cambios diarios. Un buen consejo es colocar papel blanco para cubrir el interior del frasco, entre las semillas y la tierra. Así, será más evidente la evolución de la planta.

“La biología para niños es una vía para impulsarlos a pasar más tiempo al aire libre”

2.- Generación de moho

Para esta prueba, precisaremos tres tazas con café o restos de comida. Debemos colocar una taza en un lugar donde le dé el sol, otra en el refrigerador y otra en la oscuridad. A medida que pasen los días, examinaremos las diferencias que se generan de acuerdo al ambiente de cada una de las tazas.

Esto, además, puede servir de puntapié inicial para adentrar a los niños en el estudio del moho, cómo se produce, dónde, cuáles son sus peligros y cuáles sus posibles beneficios.

La biología también permitirá a los niños conocer más sobre los animales.

3.- El huevo mágico

Sin dudas, este será el experimento que más divierta a los pequeños. Es una clara muestra de lo divertida que puede ser la biología para niños.

Para realizarlo, debemos echar unos pocos mililítros de detergente biodegradable en un frasco y añadirle agua. Luego, cortamos un huevo hervido por la mitad y ponemos una parte en este frasco y la otra en otro recipiente, pero con detergente sin enzimas. Es decir, no biodegradable.

Después, colocamos ambos frascos en un lugar cálido (de aproximadamente 30°) y lo dejamos dos días. Tras este lapso, revisaremos los resultados.

¿Qué pasó con el huevo en el recipiente con detergente biodegradable? Si no está o menguó considerablemente, el experimento funcionó. Este efecto se debe a que las enzimas de los detergentes de este tipo digieren las proteínas del huevo, hasta que queda solo agua.

 La biología para niños es un momento de curiosidad y aprendizaje

Como adultos, nuestra misión es seguir la educación de nuestros hijos y colaborar para que se produzca del mejor modo posible. En este caso, podemos despertar en el niño una curiosidad tal vez ignorada y, quién sabe, tal vez podríamos descubrir su vocación.

Además, estos trabajos estimulan la rigurosidad para seguir procedimientos, el espíritu crítico para evaluar resultados y el trabajo grupal para comparar las conclusiones de cada uno.