El café y los niños: ¿qué se debe tener en cuenta y evitar?

Diego · 9 noviembre, 2017
El consumo de cafeína por parte de los niños puede provocar que su organismo reaccione de forma inesperada y su salud se vea amenazada.

Existen muchas personas que aseguran que el café y los niños no son una buena combinación. La cafeína suele activar el sistema nervioso central, y este efecto se duplica en los pequeños.

El café y los niños. ¿Sería prudente evitarles esta bebida?

Muchos padres jamás le darían café a sus hijos, ya que entienden que esto atenta contra su salud. Mientras que en dosis reducidas hace que las personas sientan más energía, el exceso de café puede provocar una gran cantidad de perjuicios, especialmente a los más pequeños. Además, es necesario recordar que cada cuerpo reacciona de manera distinta ante este estimulante.

El café y los niños es una combinación que debe evitarse.

Efectos negativos del café en los niños

  1. Inquietud, nerviosismo y ansiedad.
  2. Molestias en el estomago.
  3. Dolores de cabeza.
  4. Dificultad para concentrarse.
  5. Dificultad para dormir.
  6. Ritmo cardíaco acelerado.
  7. Incremento de la tensión arterial.

Estos síntomas no los presentan todos los niños, algunos solamente presentan dos o tres, mientras que otros los manifiestan todos. Algunas veces estas señales no se hacen evidentes, en cuyo caso sería peor, ya que el cuerpo del niño sufriría daños pero los adultos no tendrían por qué darse cuenta.

Las bebidas con cafeína representan riesgos potenciales para la salud del niño

Algunas veces los niños no consumen café pero toman refrescos o bebidas con cafeína, obteniendo así los mismos resultados.  Los pequeños que consumen muchos refrescos tienden a sufrir obesidad y posiblemente de diabetes. Algunos desarrollan otros problemas como dificultad para conciliar el sueño o un mal comportamiento, lo que pone de manifiesto la importancia de cuidar la salud de los más pequeños.

Descalcificación de los huesos

Aunque la cafeína es perjudicial en los niños de todas las edades, esta situación se agrava cuando tienen entre 3 y 8 años, ya que a esta edad sus huesos están en plena formación y el darles café puede impedir que su cuerpo absorba el calcio que necesitan. El calcio también es necesario para que sus dientes sean fuertes y sanos.

Posibles caries

La cafeína y la azúcar pueden ocasionar caries en los niños, por lo que su dentadura se puede ver gravemente dañada. En el caso de los refrescos, cada vaso tiene alrededor de 5 cucharadas de azúcar, lo que equivale 150 calorías.

Deshidratación

La cafeína también contribuye a que el cuerpo pierda grandes cantidades de agua. De esta manera es más fácil que el pequeño se deshidrate. Hasta el momento no se sabe con exactitud cuánta cafeína se necesita para que el pequeño pierda líquidos, pero lo que sí se sabe es que esto sucede y es dañino para el infante.

Aumento de la temperatura corporal

Muchos niños suelen consumir refrescos en los días calurosos. Esto puede provocar síntomas de abstinencia, molestias en los músculos, mal carácter e irritabilidad. En los días de calor se suele buscar cualquier bebida fría, por eso se debe prestar atención a que estás no contengan cafeína.

“En edades tempranas es recomendable evitar la relación entre el café y los niños”

Trastornos nerviosos

Los niños están en pleno crecimiento, así que cuando se les da cafeína su sistema nervioso se altera, pudiendo ocasionar incluso problemas cardiacos.

El café y los niños no son -desde luego- una buena unión, ya que la cafeína es capaz de detener el crecimiento. En el pasado los científicos ya sabían que esta sustancia era nociva para el cuerpo, pero no sabían a ciencia cierta hasta qué punto llegaba su gravedad. Gracias a los avances tecnológicos se ha descubierto que los daños son muchos y pueden ser graves e irreversibles.

El consumo de café en niños no está recomendado.

Mantener una buena salud

Aunque existen una gran cantidad de bebidas con cafeína, es posible evitarlas. Lo importante es que el niño se encuentre sano. Si bien una sola taza de café no genera graves complicaciones, lo mejor es evitar todo tipo de prácticas que a la larga puedan resultar perjudiciales. Así, es preferible beber refrescos que contengan azúcar, aunque siempre en cantidades bajas.

Los padres son los responsables de mantener una buena salud en los niños. Aunque los refrescos son muy atractivos para ellos, es fundamental que los padres ofrezcan alternativas. Los zumos naturales o los batidos realizados en casa son excelentes opciones.

“Cuidar la salud de los niños siempre debe ser la prioridad de los padres”

Debido a que el sistema nervioso de los niños es más débil que el de los adultos, la recomendación de algunos nutricionistas es de evitar el consumo de café en edades tempranas ya que esto podría traer consecuencias que se reflejarán a lo largo de toda su vida.