¿Cómo prevenir la caries dental en los niños?

Adrianazul · 23 septiembre, 2017

Siempre se ha dicho que es mejor prevenir que curar. Por eso, la regla a la hora de enfrentarte por primera vez a la caries dental en los niños no puede ser otra. Lo ideal es que empieces por informarte sobre diferentes tópicos como la alimentación y la higiene bucal en general.

Si las prevenciones que decides tomar son adecuadas, le evitarás a tu hijo pasar por distintos tratamientos dentales contra la caries que, en algunos casos, son especialmente problemáticos y dolorosos.

Una buena higiene dental

Una buena higiene dental es la clave para que la salud de tu boca sea la correcta. Todos los odontólogos coinciden en afirmar que de nada sirve visitar al dentista dos veces al año si el resto de los días se mantiene una higiene débil e inconstante.

Existen muchos métodos para asegurar la higiene bucal de tu bebé. Si tan solo tiene unos meses de vida, se le puede mantener limpia la boca pasándole suavemente un paño limpio para bebés por las encías. Esto puedes hacerlo una vez o dos al día, pero recuerda que lo importante es la periodicidad.

Cuando veas que empiezan a nacerle sus primeros dientes, cepíllalos suavemente con agua y un cepillo de dientes especial para bebés. Elige un cepillo de dientes de cerdas suaves, estas son muy parecidas a los cepillos de pelo para recién nacidos, identifícalas por esta referencia.

Es recomendable lavarse los dientes tres veces al día después de cada comida

El uso del flúor

Pero… ¿qué es el flúor? Es un nutriente esencial que mejora la calidad del esmalte dental haciendo que los dientes sean más resistentes a las caries. El uso del flúor previene la aparición de caries interfiriendo en el metabolismo de las bacterias.

Su presencia facilita la incorporación de calcio a los tejidos duros del diente y a su remineralización. Existen diversas presentaciones comerciales del flúor y se suele incluir en pastas dentífricas, geles, pastillas o barnices. Es conveniente consultar con el odontólogo cuál debe ser la mejor opción para cada niño. Algunas de estas presentaciones son de uso profesional y se administran bajo la supervisión de un especialista en consulta.

También es importante que te informes de si el agua de tu hogar tiene flúor o no. Si el agua del grifo de tu casa no contiene la suficiente cantidad de flúor, lo normal es que el dentista de tu hijo le recete un suplemento con flúor en caso de que exista alto riesgo de que tenga caries dental.

El cuidado cambia una vez el niño cumple los 12 meses

Una vez que tu hijo cumpla un año, es conveniente que empiece a cepillarse los dientes regularmente dos veces al día. Si el dentista de su hijo le recomienda el uso de pasta dental con flúor -especiales para niños-, aplica una pequeña cantidad similar al tamaño de un grano de arroz para no abusar de ella.

Los mejores momentos del día para cepillarle los dientes son después del desayuno y después de la cena. Enseña a tu hijo desde pequeño que el flúor de la pasta dental está diseñado para ser enjuagado y no para ser ingerido. Vigila a tu hijo mientras se lava los dientes y, una vez que tenga la edad suficiente, asegúrate de que escupe el residuo de la pasta dental después de cepillarse.

Meriendas altas en azúcar, causantes de caries dental

Todos sabemos que estas meriendas son las que mejor sabor tienen y las que más despiertan sonrisas en los rostros de los niños, pero no todas son buenas para los dientes ni para la correcta nutrición de los pequeños.

El azúcar es en muchos casos el causante de la caries dental en los niños

Dulces como los bizcochos, las galletas y otras comidas azucaradas son lamentablemente en muchos casos los causantes de la caries dental tanto en los dientes de leche como en los definitivos.

Las meriendas dulces contienen diferentes tipos de azúcar refinadas. Además, algunas de las comidas que tienen un alto contenido en azúcares incorporan también mucha grasa. Los alimentos con almidón se descomponen en azúcares cuando están en la boca, lo cual no es nada bueno para la salud dental de los niños.

Si observas que tu hijo tiene caries, no dudes en acudir al dentista para que te indique los métodos más apropiados para su reparación y que los dientes de tu hijo estén sanos y crezcan fuertes. Hasta entonces, una alimentación saludable y una higiene bucal constante serán tus mejores aliadas para evitar la caries dental.