Beneficios de las artes dramáticas para niños

Amanda Sánchez Peralta·
30 Marzo, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la psicóloga María Alejandra Castro Arbeláez al
25 Febrero, 2019
Los talleres de artes dramáticas son actividades muy divertidas con las que los niños aprenderán útiles herramientas y técnicas no solo para actuar en el escenario, sino también para tomar decisiones y desenvolverse en la vida real.

Muchos padres deciden apuntar a sus hijos a diversas actividades extraescolares. Algunas buscarán desarrollar sus habilidades, despertar su curiosidad o mejorar su salud a través del ejercicio físico.

De entre esta amplia gama de opciones, una muy interesante es la de las artes dramáticas, generalmente bajo la forma de talleres de teatro.

En estas clases, los más pequeños desarrollan su imaginación y expresión corporal a través de juegos. Básicamente, los ejercicios son similares a los que los propios niños podrían inventar en sus juegos, pero guiados y pautados por profesionales.

Así se obtienen los máximos beneficios de las actividades mientras los niños se divierten.

¿Qué se hace en las artes dramáticas?

Los juegos infantiles son instrumentos para explorar distintas corporalidades, voces, actitudes y habilidades, como los malabares, por ejemplo. Todo niño empieza a a jugar basándose en imitaciones de lo que ve y percibe a su alrededor.

Las artes dramáticas siguen ese mismo sistema, a grandes rasgos. Estimulan tanto la creatividad como diversas habilidades sociales y cognitivas de los niños, aprovechando su capacidad de reproducir su entorno o el producto de su imaginación.

“En los talleres de artes dramáticas, los niños explorarán su capacidad como actores; jugarán con distintas corporalidades, voces, actitudes y habilidades”

Generalmente los ejercicios que se suelen realizar en estas clases exploran su capacidad de actuar como personajes. También se llevan a cabo actividades de expresión oral y corporal, mímicas o de movimientos.

A menudo deben desarrollar los estereotipos que imitan, pero también podrán imaginar las reacciones de los personajes ante distintas situaciones, realistas o fantásticas.

Los beneficios de las artes dramáticas para niños son numerosos.

Los beneficios de las artes dramáticas

“Gracias a las artes dramáticas los niños se desinhiben; se muestran tal y como son ante el mundo, ganando confianza y seguridad en sí mismos”

  • Ayuda a desarrollar la expresión verbal. Esta actividad favorece que los niños mejoren su manera de comunicarse. Ganarán mucho vocabulario, pero también dicción, fluidez y claridad, entre otros.
  • Se fomenta la expresión corporal. Una parte muy importante de la comunicación es la “no verbal”, el mensaje que enviamos con nuestros gestos y movimientos. Al estudiar artes dramáticas, los niños tomarán conciencia de su cuerpo y todo lo que son capaces de transmitir a través del mismo.
  • Promueve el compañerismo y ayuda a eliminar la timidez. Los ejercicios de estas artes suelen requerir la colaboración entre compañeros. Aprenderán a socializar, así como la importancia del trabajo en equipo y el respeto.
  • Ayuda a entender y valorar la importancia de ser constante en el trabajo. La meta en las artes dramáticas no es inmediata, sino que se ha de trabajar regularmente. Puede que algunos niños se sientan frustrados al no ver resultados al día siguiente, pero si persisten lograrán apreciar los frutos del esfuerzo.
  • Los niños aprenden a conectar con sus emociones, a identificarlas y reflexionar sobre ellas. Ponerse en el lugar de otra persona, sea real o un papel de una obra, ayuda a comprender diferentes formas de ver el mundo.
  • También ganarán perspectiva, autoestima y seguridad y confianza en sí mismos al comprender lo que les ocurre.
  • Estimula la creatividad y la imaginación, el mejor juguete que los niños pueden tener.
  • Transmite grandes valores, como la igualdad, el respeto, el compromiso, la responsabilidad, la tolerancia y la colaboración.
  • Todo este aprendizaje se da a través de juegos divertidos y amenos. Lo fundamental es que los niños siempre disfruten de las actividades que realizan.

El apoyo de los padres, indispensable

Que los niños cuenten con el apoyo y ánimos de sus padres siempre es importante. Pero en el caso de las artes dramáticas, es posible que este apoyo tenga que tener además una parte “material”.

A lo largo de los talleres, los niños van desarrollando distintas habilidades, y es habitual que quieran hacer un proyecto común que refleje todo lo que han aprendido.

El teatro ayuda a canalizar las emociones.

Normalmente esto se pondrá en práctica sobre un escenario, para poder enseñar a familiares y amigos los resultados de tanto esfuerzo. A menudo estas funciones requerirán ayuda de los padres.

¿La parte material a la que nos referíamos? Los más pequeños necesitarán a sus padres para hacer los disfraces, ayudar con la escenografía, los materiales, etc.

Sin embargo, lo más importante, como siempre, es la parte no tangible. Además del apoyo constante a lo largo de las actividades, la función final requerirá un esfuerzo extra para todos.

Ayudar a controlar los nervios, repasar juntos el guión, los detalles de última hora… Pero será un trabajo altamente recompensado: los niños mostrarán ilusionados sus progresos, y no será menor el deleite de los padres al ver a sus hijos brillar y sobre todo disfrutar en el escenario.

  • Daste C.; Jenger, Y. y Voluzan, J. (1978). El niño, el teatro y la escuela. Madrid: Villalar.
  • Eines, J. y Mantovani, A. (1997). Didáctica de la Dramatización. Barcelona: Gedisa.
  • Navarro Solano, M. (2007). Drama, creatividad y aprendizaje vivencial: algunas aportaciones del drama a la educación emocional. Cuestiones pedagógicas, 18, 163-174. https://idus.us.es/xmlui/bitstream/handle/11441/12845/file_1.pdf?sequence=1
  • Núñez Cubero, L. y Romero, C. (2004). La educación emocional a través del lenguaje dramático. Addenda a la II Ponencia: Los lenguajes de las Artes. Escenas y Escenarios en Educación, XXII-Site-Sitges Conference.
  • Núñez Cubero, L.; Bisquerra Alzina, R.; González Monteagudo, J. y Gutiérrez Moar, M.C.(2006). Emociones y educación: una perspectiva pedagógica. En J.M. Asensio; J. Carrasco García; L. Núñez Cubero y J. Larrosa (Coords.) La vida emocional. Las emociones y la formación de la identidad humana (171-196). Barcelona: Ariel.
  • Tejerina, I. (1994). Dramatización y teatro infantil. Dimensiones psicopedagógicas y expresivas. Madrid: Siglo XXI.
  • Vieites, M. F. (2017). La Pedagogía Teatral como Ciencia de la Educación Teatral. (UVIGO). Universidad de Vigo. Pontevedra. España. Revista Educaçao & Realidade, Porto Alegre 42 (4): 1421-1544. Recuperado de http://www.scielo.br/pdf/edreal/v42n4/2175-6236-edreal-62918.pdf
  • Laferriere, G. (1999). 11 La pedagogía teatral, una herramienta para educar. Educación social1, 55.  Recuperado de https://core.ac.uk/download/pdf/39108274.pdf