Los beneficios de los juegos de construcción para niños

Fernando Clementin · 20 diciembre, 2017
Si tu hijo disfruta de armar y desarmar con los juegos de construcción, este artículo te interesará. Repasamos los beneficios de este tipo de juguetes y los diferentes paquetes que el mercado nos ofrece.

Crear paredes, casas, edificios, puentes o cualquier otra obra arquitectónica es tan desafiante como entretenido para los niños. Dependiendo de la edad, los juegos de construcción para niños variarán en tamaño y dificultad, pero siempre aportarán muchos beneficios al desarrollo del pequeño.

Todo el mundo recuerda haber usado de pequeño cualquier objeto que se cruzara en su camino para armar una casa, un fuerte o hasta un castillo. Aunque parezca un simple pasatiempo, la construcción supone una actividad sumamente enriquecedora para los niños desde el plano intelectual y motriz.

Este tipo de juegos comienzan a practicarse desde el primer año de edad, cuando el niño ya es capaz de coordinar mejor sus movimientos. Al principio, lógicamente, solo podrá encajar piezas y derribarlas, pero aprenderá poco a poco.

Tras un cierto tiempo, sin embargo, se vuelven verdaderos profesionales de la construcción, ya sea con los clásicos Lego o con alguno de los muchos juguetes similares disponibles en la actualidad.

Beneficios de los juegos de construcción para niños

Entre los principales efectos positivos que estos juguetes producen en los pequeños podemos enumerar:

  • Desarrollan la coordinación y la motricidad fina. Mediante los juegos de construcción para niños estos adquieren mayor destreza con sus manos, especialmente las mujeres, quienes normalmente desarrollan mejor estas funciones.
  • Ayudan a comprender las formas geométricas, los colores, los tamaños y los conceptos espaciales, como alto o bajo, angosto o ancho y largo o corto.
  • Estimulan aptitudes como la concentración, la atención, la creatividad y la imaginación.
  • Requieren una planificación, un esquema o modelo a seguir y, si se juega en grupo, de diálogo, cooperación y trabajo en equipo.
Los padres pueden ayudar a sus hijos a construir y aprender.

  • Fomentan la comprensión de la realidad y la representación de roles y funciones, dado que jugando con otros niños pueden simular que están trabajando en una construcción.
  • Ayudan a familiarizarse con leyes físicas como la gravedad y el equilibro y con las acciones posibles: la palanca, el uso de un plano inclinado o, en niveles avanzados, de poleas.
  • Colaboran en el aumento de la autoestima y la confianza del niño. La realización de objetivos y la valoración de su esfuerzo y de los resultados por parte de los padres (algo que es fundamental) lo harán sentir orgulloso y motivado para superarse.
  • Generan un hábito de orden, siempre que se les enseñe a recoger los materiales una vez finalizada la jornada de juego.

“La construcción supone una actividad sumamente enriquecedora para los niños desde el plano intelectual y motriz”

En qué ámbitos tienen lugar los juegos de construcción para niños

El espacio de juego de los niños por naturaleza es la casa. Es importante, entonces, que el niño cuente con este tipo de elementos a su disposición. Además de las ventajas ya citadas, representan una muy buena opción para los días de lluvia o para cuando el niño esté enfermo.

Sus posibilidades, además, son muchísimas y muy variadas. Incluso se pueden encontrar videos en línea para conocer nuevas técnicas e implementarlas.

Por otro lado, los juegos de construcción para niños también son una actividad ideal para las clases, sobre todo en niveles iniciales. En este sentido, la presencia de un educador que oriente el proceso a través de una consigna y consejos puede ser de gran ayuda.

Según un informe elaborado por Unicef y la OEI, su participación puede enriquecer el juego y sus dinámicas de aprendizaje mediante la introducción de roles, modelos a elaborar y materiales a seleccionar.

Este tipo de juegos entretiene tanto a los más pequeños como a los más grandes.

Tipos de juegos de construcción para niños

Como mencionamos anteriormente, hoy no solo existen los Lego, sino que hay una gran variedad de modelos a nuestra disposición. Algunos de ellos son:

  • Cubos para construir personajes y escenarios. En estas cajas de piezas para construir encontraremos los componentes que requiere la creación de un robot, un castillo de princesas con sus muros y puertas y todo tipo de mundo de fantasía.
  • Cubos para construir animales. Vienen con las piezas necesarias para crear granjas, establos y corrales y, además, armar también los animales que vivirán en ellos.
  • Construcción de elementos de trabajo. Ideal para la simulación de profesiones; podemos encontrar las piezas para armar patrulleros, camiones de bomberos, helicópteros y máquinas para todo tipo de trabajo.
  • Construcción de circuitos de carrera. Estos paquetes combinan dos grandes pasiones de los niños: la construcción y los coches de carrera. Además de los coches, podemos construir circuitos, garajes y talleres mecánicos.

Finalmente, vale la pena reiterar que la cantidad de piezas, así como su tamaño y la dificultad de los modelos a construir, varía según la edad de los niños. Por lo tanto, prácticamente todos los pequeños tendrán aseguradas horas y horas de diversión con estos juegos que nunca pasan de moda.