Beneficios del apio durante el embarazo

Gladys · 26 julio, 2016

La mayoría de los especialistas sugieren a las futuras madres consumir vegetales en la dieta y el apio es considerado como uno de los más nutritivos debido a los importantes beneficios que aporta en el sano desarrollo del bebé.

El apio es una de las verduras más populares y preferidas por nuestras abuelitas, para preparar esos ricos caldos y sopas que alimentan a sus seres más queridos. Además, es conocido por sus aplicaciones en la gastronomía y la medicina.

También posee importantes aportes nutricionales durante el embarazo, esto ayuda a que el bebé pueda gestarse adecuadamente dentro del vientre materno durante esos importantes nueve meses.

Beneficios del consumo de Apio durante el embarazo

Las futuras mamas deben considerar el consumo apenas comienza el proceso gestacional, por esta razón, presentamos los principales beneficios del apio durante el embarazo:

  • Alto contenido en vitaminas. Consumirlo durante el embarazo resulta excelente tanto para la madre como para el bebé en gestación. Su alto contenido de vitamina C regula los niveles de azúcar en la sangre. El ácido fólico que contiene esta maravillosa verdura es indicado para prevenir malformaciones congénitas.
  • Rico en minerales. El apio contiene importantes minerales tales como el magnesio y el calcio, los cuales son los principales encargados de suministrar fluidos al embrión y mantener la presión sanguínea (previniendo la hipertensión).
  • Triptófano. Esta vital verdura también contiene triptófano, que es un aminoácido esencial para generar serotonina. Este aminoácido es uno de los neurotransmisores encargados de regular el sueño y el estado de ánimo en general.
  • Una gran fuente de fibra. Incorporar apio a la dieta ayuda a prevenir las hemorroides y estreñimiento durante el embarazo. Adicionalmente, la ingesta de apio genera “sensación de saciedad”, lo cual evita el consumo excesivo de alimentos, la elevación de los niveles de azúcar en la sangre y sobrepeso.

Contraindicaciones del apio en el embarazo

Según algunas investigaciones científicas, como las realizadas en la University of Maryland Medical Center, las semillas de su planta son altamente dañinas para el bebé.

El consumo deliberado de semillas del apio aumenta las probabilidades de que se produzca sangrado uterino y/o contracciones uterinas que podrían desencadenar en un aborto espontáneo.

Es completamente normal angustiarse al tener el conocimiento de que una parte del apio (semillas) puede comprometer el bebé en gestación. No obstante debemos tener muy en cuenta que el consumo de su tallo tiene grandes propiedades para el desarrollo gestacional.

Consejos para comer apio durante el embarazo

apio 1

No todas las personas poseen los mismos hábitos alimenticios y el mismo estilo para comer, así que presentamos algunos consejos para comer apio y asegurar la salud del bebé en el vientre:

Batidos

 Preparar un batido con apio puede ser un poco complicado, pero para hacerlo rico y delicioso para el paladar de la madre, se pueden añadir frutas, como piña, manzana, melón, incluso otras verduras, como pepino o espinacas entre otros.

Apio crudo

 Cualquier vegetal es mejor consumirlo crudo puesto que es la mejor manera de aprovechar todos sus componentes, vitaminas y minerales.

Ensaladas y salsas

De esta manera, se puede añadir el tallo y pequeñas hojas a una rica ensalada. También es ideal para preparar salsas ligeras y luego untarlas con pan o galletas.

Sopas y cremas

 El apio le da muy buen sabor a la sopa y es el principal plato de comida que deben consumir las mujeres embarazadas, dado que, es una gran fuente de vitaminas, proteínas y minerales.

Algo que no debe olvidarse es lavar muy bien el apio antes de consumirlo para evitar el contagio de enfermedades, toxoplasmosis y parásitos intestinales. 

El vegetal debe ser lavado previamente con vinagre y abundante agua clara antes de su ingesta

Luego del embarazo, ¡el apio también es importante!

apio 2

El apio no solo es adecuado para la futura mamá durante el período de gestación, también es muy recomendable su ingesta en el período de lactancia materna para seguir proveyendo de todos los nutrientes al recién nacido.

También es beneficioso incluirlo en la dieta del bebé a partir de los 9 meses cuando el pequeño empieza a comer sus primeras papillas o lo que es conocido como “alimentación complementaria”. Para ayudarlos a crecer saludablemente lo mejor es incluirlo en su dieta en forma de puré o agregarlo en las sopas y/o jugos.