El aprendizaje autorregulado: ¿qué es y cuáles son sus características?

El aprendizaje autorregulado hace referencia a la forma en la que los estudiantes se enfrentan al momento de aprender, regulando sus emociones, comportamientos y motivaciones.
El aprendizaje autorregulado: ¿qué es y cuáles son sus características?

Escrito y verificado por la psicóloga Mara Amor López el 23 Noviembre, 2020.

Última actualización: 23 Noviembre, 2020

El aprendizaje autorregulado se refiere a cómo las personas regulamos nuestras emociones, comportamientos académicos y aspectos cognitivos para aprender. En este sentido, todos sabemos que nuestras emociones, motivaciones y estado de ánimo juegan un papel muy importante en nuestro aprendizaje.

Que desarrollemos habilidades para regular o autocontrolar nuestras emociones en el proceso de aprendizaje va a ser crucial para tener un alto rendimiento académico.

¿Qué es el aprendizaje autorregulado?

Cuando hablamos de aprendizaje autorregulado nos referimos al proceso de gestión intencional que hace un estudiante de sus procesos cognitivos y emocionales que están implicados en su aprendizaje, siendo capaz de escoger las herramientas y recursos que considera más importantes y beneficiosos para aprender. Saber regular el estado emocional de uno y organizarse va a ser primordial para poder conseguir las metas que cada uno se proponga.

Que el estudiante pueda obtener éxito académico y un mejor rendimiento está estrechamente relacionado con su capacidad de autorregulación.

Barry Zimmerman, es uno de los investigadores más destacados de la idea del aprendizaje autorregulado. Este mantiene que la capacidad de autorregularse no es una destreza mental o sinónimo de rendimiento académico, sino un proceso autodirigido a través del cual el estudiante modifica sus capacidades mentales en capacidades académicas.

Por lo tanto, el aprendizaje autorregulado no solo conlleva la dominancia de una habilidad mental, sino que se relaciona con tener una gran automotivación y autoconciencia.

El psicólogo educativo Zimmerman mantiene que la autorregulación no es algo que se herede y haya quien lo tiene y quien no, sino que es más bien un hábito adquirido. Cuando hablamos de que un estudiante aplica el aprendizaje autorregulado, estamos diciendo que es capaz de regular su conducta y dirigirla hacia la consecución de habilidades, contenidos o tareas académicas.

Características del aprendizaje autorregulado

El aprendizaje autorregulado, como ya hemos dicho anteriormente, no es una capacidad que se tenga o no, sino que es una habilidad que se puede entrenar y que ofrece la posibilidad de mejorar aquellas capacidades que necesiten mejorarse, haciendo que la adquisición de contenidos sea más eficaz y autónoma.

Aquellos estudiantes que son capaces de aplicar el aprendizaje autorregulado se comprometen de forma más efectiva para adquirir conocimientos nuevos y hacerlo de una forma más personal.

Durante los aprendizajes autorregulados se produce una involucración más dinámica en el proceso de aprendizaje y se desarrollan más habilidades cognitivas. Controlan sus emociones y regulan sus motivaciones y comportamientos.

De acuerdo a esto, a aquellos que no saben autorregularse se les puede proporcionar las herramientas necesarias para que sean capaces de manejar sus aprendizajes y tengan, así, un mayor rendimiento académico. Vamos a ver algunas de las características que tienen aquellos estudiantes que utilizan el aprendizaje autorregulado.

Desarrollan habilidades metacognitivas

Estas habilidades les ayudan a planificar las tareas que tienen que realizar, ya sean para un trabajo escolar o para el estudio de alguna materia. Por lo tanto, dirigen los procesos mentales necesarios para lograr conseguir la meta que se habían planteado

Controlan sus emociones

Los estudiantes que aplican el aprendizaje autorregulado son capaces de modificar y controlar las emociones que van a beneficiar su aprendizaje. Se sienten motivados, entusiasmados y realizan con satisfacción la tarea que tienen que hacer.

Planifican las tareas

Son capaces de planificar de forma adecuada las tareas que tienen que hacer y son precavidos en el tiempo que les llevará el realizarlas. Para esto, escogerán los mejores recursos y mejor entorno para su aprendizaje y, en caso de no entender algo, preguntarán al profesor o a otros compañeros.

Utilizan estrategias cognitivas

Aquellos que utilizan el aprendizaje autorregulado saben conocer, identificar y utilizar las distintas estrategias cognitivas para ayudarlos a comprender, procesar, organizar, elaborar y recuperar toda la información que se ha dado en los contenidos vistos en el aula.

Prestan atención

Estos estudiantes evitan distraerse y permanecen atentos a la tarea que se les está explicando o están realizando.

Estrategias que ayudan a fomentar el aprendizaje autorregulado

Para desarrollar el aprendizaje autorregulado, es importante que se pueda contar con la ayuda de expertos en educación (pedagogos, profesores, psicólogos educativos, etc.).

A pesar de que este tipo de aprendizaje va evolucionando y perfeccionándose conforme los niños van creciendo y avanzando en los distintos niveles educativos, siempre es recomendable contar con expertos en estos contenidos que enseñen algunas estrategias para que los aprendizajes sean más efectivos y autónomos.

Por esta razón, las estrategias que se dirigen a impulsar el aprendizaje autorregulado tienen que cumplir estos objetivos:

  • Desarrollen la capacidad de saber cuándo una estrategia es mejor que otra.
  • Enseñen habilidades cognitivas, metacognitivas y comportamentales.
  • Desarrollen la motivación de los estudiantes para que apliquen y usen las estrategias que han aprendido.

Sobre el aprendizaje autorregulado

Como has podido ver, el aprendizaje autorregulado puede convertirse en una fantástica capacidad que los estudiantes pueden tener para gestionar sus aprendizajes. Como ya hemos dicho, esta capacidad de autorregulación del aprendizaje no es algo que se herede, sino que puede adquirirlo todo aquel que lo ponga en práctica para mejorar su éxito y rendimiento académico.

Existen distintos modelos didácticos que pueden ayudar a fomentar el aprendizaje autorregulado a todos los estudiantes, independientemente de la edad. La autoobservación, el modelado, el apoyo social y la práctica autorreflexiva pueden ayudar a los estudiantes a practicar el aprendizaje autorregulado.

Te podría interesar...
Eres MamáLeerlo en Eres Mamá
La técnica de la evocación en el aprendizaje: ¿qué es y en qué consiste?

La técnica de la evocación es clave para preparar un examen. ¿Quieres saber por qué y en qué consiste? En este artículo te lo contamos todo.



  • Nuñez, J.C., Solano, P., González – Pienda, J. y Posarió, P. (2006). El aprendizaje autorregulado como medio y meta para la educación. Papeles del Psicólogo, 27(3), 139-146.
  • Torrano, F. y González, M. C. (2004). El aprendizaje autorregulado: presente y futuro de la investigación. Electronic Journal of Research in Educational Psychology, 2(1),1-33.
  • Zimmerman, B.J. (2002). Becoming self-regulated learned: An overview. Theory into Practice, 41, 64-72.

Licenciada en Psicología por la Universidad de Murcia en 2009 (itinerario mixto en psicología clínica y educación). Máster de Práctica Clínica en Salud Mental por la AEPCCC (Asociación Española de Psicología Cognitivo Conductual) en 2010. Acreditada por la European Foundation of Psychology (EFP). Número de colegiado: COP Murcia MU:02396

Curso de Formador de Formadores, Formador Ocupacional, Psicología Infantil, entre otros por la Universidad Antonio de Nebrija. Experiencia como formadora en Escuela de Padres durante 4 años.

Participación en Symposium Internacional sobre Familia y Psicología de la salud, así como, en el estudio para la Identificación de Alumnos con Altas habilidades en Educación Secundaria, organizado por la Universidad de Murcia.

Psicóloga y directora de gabinete de psicología y educación durante 3 años. Redactora para revista online sobre maternidad, educación, bebés, psicología, etc.

Actualmente, trabaja como psicóloga a domicilio, desplazándose a casa del paciente con trastorno mental o emocional, especialmente en problemas educativos y clínicos infanto-juveniles (apoyo y refuerzo a niños con dificultades de aprendizaje, técnicas de estudio y orientación familiar).