Alergia y embarazo: todo lo que debes saber

Existen múltiples causas alérgicas durante el embarazo. Por esto, el manejo correcto de la patología es esencial para el bienestar de la madre y del feto.
Alergia y embarazo: todo lo que debes saber
Maria del Carmen Hernandez

Escrito y verificado por la dermatóloga Maria del Carmen Hernandez.

Última actualización: 20 diciembre, 2022

Una de cada cinco mujeres embarazadas se ve afectada por alergias, en especial por asma y rinitis. Incluso, los síntomas y los signos alérgicos que se presentan antes del embarazo pueden atenuarse o promoverse durante esta etapa. Por esto, es importante conocer qué medicación puede ser utilizada sin provocar daños en el feto ni en la madre.

Causas frecuentes de alergia durante el embarazo

Las mujeres embarazadas que presentan una alergia confirmada deben evitar la exposición, el consumo y el contacto con el alérgeno que lo causa. A su vez, se debe evitar la inhalación de cualquier desencadenante potente del asma, como el polvo de la casa, la caspa de los animales, el polen de algunas plantas, los contaminantes irritantes y el humo del tabaco.

Las alergias afectan con mayor frecuencia el sistema respiratorio alto (conjuntivitis alérgica, rinitis) y bajo (asma alérgico), la superficie cutánea (urticaria y enfermedad atópica) y el compromiso digestivo por determinados alimentos (colitis o esofagitis).

Algunas de las medidas de cuidado e higiene que se recomiendan para no exacerbar los cuadros alérgicos son las siguientes:

  • Ventilar y airear los ambientes.
  • Utilizar la aspiradora para el polvo en lugar del escobillón.
  • Lavarse las manos con frecuencia.
  • Realizar una dieta rica en ácido fólico y antioxidantes, incluida la vitamina C.
  • Evitar el contacto con cremas o perfumes con demasiados químicos.
Si bien siempre existen riesgos al consumir cualquier fármaco para tratar la alergia durante el embarazo, algunos medicamentos cuentan con estudios que respaldan su seguridad.

¿Qué medicamentos son seguros para la alergia durante el embarazo?

El manejo de manera correcta del asma y de la alergia es esencial para el bienestar del bebé y de la madre. A continuación, te contamos cuáles son los medicamentos más seguros para tratar esta afección.

Medicamentos para el asma

Las mujeres que padecen asma requieren tratamiento farmacológico durante el embarazo. Esto es para prevenir episodios importantes para la madre, ya que las exacerbaciones del asma se relacionan con diabetes gestacional, preeclampsia, placenta previa y desprendimiento de placenta.

Los síntomas del asma preexistente pueden mejorar, empeorar o permanecer sin alteraciones durante la gestación. Algunos de los riesgos que provoca un mal manejo de la patología pueden ser los siguientes:

  • Bajo peso al nacer.
  • Parto prematuro.
  • Preeclampsia.
  • Hipoxia.
  • Morbilidad neonatal y materna.

El tratamiento del asma en la embarazada es similar al recomendado para pacientes no embarazadas. Este incluye oxígeno, agonistas beta 2 inhalados (salbutamol o salmeterol) y corticoides (sistémicos u orales).

Tratamiento de la rinitis

El 30 % de las mujeres embarazadas tiene síntomas nasales importantes. Esto se debe a los efectos directos o indirectos de las alteraciones hormonales sobre las glándulas mucosas y el flujo sanguíneo nasal.

Las medidas iniciales no se relacionan con fármacos, sino que incluyen evitar irritantes y alérgenos, junto con lavados nasales con soluciones salinas. Luego, se recurrirá a los antihistamínicos de segunda generación, debido a que son menos sedantes y poseen menos efectos secundarios.

No se recomiendan los medicamentos descongestivos, ya que la constricción de los vasos sanguíneos puede provocar efectos negativos en el feto.

Manejo de la anafilaxia

El tratamiento de los cuadros anafilácticos es similar al de las mujeres no embarazadas. Cualquier alérgeno que pueda provocar anafilaxia en estado no grávido también podría provocarla en la mujer sensibilizada o susceptible.

La anafilaxia puede ser provocada por reacciones a los alimentos o por picaduras de insectos, entre otras. Para el tratamiento se utilizan los mismos medicamentos, tanto para mujeres embarazadas como para las que no lo están.

Tratamiento de la dermatitis atópica

Son bastante frecuentes las dermatosis gestacionales que se caracterizan por la presencia de prurito. La principal medida es evitar los factores desencadenantes y optar por medicación tópica con emolientes que nutran y restablezcan la barrera cutánea.

En general, suele requerir antihistamínicos orales como parte del tratamiento sistémico. De hecho, de acuerdo con estudios de la Clinical allergy and immunology, la clorfeniramina y la difenhidramina son consideradas seguras para utilizar durante el primer trimestre.

No obstante, los antihistamínicos de segunda generación son seguros y la loratadina es uno de los preferidos en el embarazo. En general, se aconseja el uso con precaución durante el último mes de gestación por los posibles efectos en el bebé:

  • Abstinencia.
  • Diarrea.
  • Mala alimentación.
  • Irritabilidad.
  • Temblores.

Medicamentos que se deben evitar durante el embarazo

Según publicaciones de la American College of Allergy, Asthma & Immunology, varios fármacos son considerados inseguros durante el embarazo.

Se debe intentar evitar el consumo de cualquier tipo de medicamento en el primer trimestre, debido a que es la etapa en la que los órganos fetales se encuentran en desarrollo.

Sin embargo, siempre que sea necesario recurrir al uso de alguno de ellos, deben preferirse los fármacos de la categoría B y, en lo posible, que posean solo efecto local (intranasales, inhalados o cutáneos).

Qué se debe tener en cuenta de la alergia en el embarazo

En general, se recomienda no realizar ninguna terapia con fármacos, especialmente durante el primer trimestre del embarazo. En caso de requerirlo, se aconseja la prudencia y siempre consultar con un médico especialista debido a la falta de estudios de seguridad sobre algunos de ellos.



  • Ali Z, Hansen AV, Ulrik CS. Exacerbations of asthma during pregnancy: Impact on pregnancy complications and outcome. J Obstet Gynaecol. 2016 May;36(4):455-61. doi: 10.3109/01443615.2015.1065800. Epub 2015 Oct 14. PMID: 26467747.
  • Schatz M. H1-antihistamines in pregnancy and lactation. Clin Allergy Immunol. 2002;17:421-36. PMID: 12113225.
  • Blaiss MS; Food and Drug Administration (U.S.); ACAAI-ACOG(American College of Allergy, Asthma, and Immunology and American College of Obstetricians and Gynecologists.). Management of rhinitis and asthma in pregnancy. Ann Allergy Asthma Immunol. 2003 Jun;90(6 Suppl 3):16-22. doi: 10.1016/s1081-1206(10)61655-9. PMID: 12839108.
  • Chambers C. Safety of asthma and allergy medications in pregnancy. Immunol Allergy Clin North Am. 2006 Feb;26(1):13-28. doi: 10.1016/j.iac.2005.10.001. PMID: 16443141.

El contenido de Eres Mamá es solo para fines educativos e informativos. En ningún momento sustituye el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.